«Cuando recuperemos la supuesta “normalidad”, tendremos que ser creativos para superar lastres indeseables»

«En México, la cuarentena no es obligatoria, pero desde el principio la he observado cabalmente. Soy bastante casero, así que mi vida poco ha cambiado debido a ella. Llevo bastante tiempo en un proceso de cambio, por lo que trato de aprovechar el tiempo disponible para hacer cosas nuevas u otras que ya venía haciendo de mejor manera. Mi expectativa de cara al futuro es aprovechar los nuevos vientos que en muchos sentidos dejará esta pandemia. Tecnologías como Zoom se han popularizado para dar talleres, charlas o encuentros, y creo que es una opción muy interesante para estos días y para el futuro. Ya es obvio que hay actividades y labores que se seguirán realizando de esta manera. Hace días probé este medio para dar una charla de fotografía con buenos resultados. Esta experiencia me llevó a pensar seriamente en dictar un taller, tarea a la que hasta estos días no lograba darle forma. La realización de contenidos editoriales, mi especialidad, seguramente sufrirá cambios y recortes. Si queremos continuar con nuestra fotografía, nos tendremos que adecuar y ver las cosas desde otra perspectiva. Pero es imposible ahora afirmar nada, ya que el nuevo escenario será algo que tendremos que ir configurando entre todos y las nuevas oportunidades aparecerán en el camino. Ya veremos…Hoy salí a tomar fotos a la calle y la sensación es que algo ha cambiado. No podría precisar, pero sentí una extraña desconexión en las pocas personas con las que me crucé. Seguramente deberemos superar la sensación de sospecha de los demás, dejar de sentir al otro como una amenaza latente. Esto llevará un tiempo, más aun considerando el tamaño del problema en esta ciudad. Cuando recuperemos la supuesta “normalidad”, tendremos que ser creativos para superar lastres indeseables y lograr que las cosas funcionen mejor que antes. Tengo confianza en que estos raros meses de confinamiento, finalmente valdrán la pena. Las ventanas, mi balcón y hasta la azotea son ahora mis mejores aliados para tomar fotos. Les comparto algunas imágenes de estas semanas».

Gustavo Gatto

Nacido en Santa Rosa el 26 de marzo de 1959, ciudad a la que regresa en cuanta oportunidad se produce, se radicó en México en 1982, desarrollándose en la fotografía de reportaje, para especializarse en fotografía editorial en 1989. Sus trabajos fueron publicados en importantes revistas y libros de Europa y América, abarcando una temática variada. Posee un archivo que se conforma con más de 18.000 imágenes, y su obra ha sido expuesta en muestras individuales y colectivas en Argentina y México, mereciendo además diversos premios y reconocimientos, y entre los más importantes se encuentran Primer Premio del Concurso Interamericano de Fotografía de la O.E.A., Washington, D.C, E.E.U.U (1984), Premio Adquisición del Concurso Nacional de Arte (VIII Encuentro Nacional de Arte Joven), INBA, Aguascalientes, México (1988), Segundo Premio Internacional y Sexto Premio Nacional del Segundo Concurso Internacional de fotografía de la revista Geomundo, México, D.F. (1993) y Segundo Premio del Primer Concurso de Fotografía Turística de México, Cámara Nacional de Comercio (1999), entre otros. En 1990 fundó la agencia de fotografía editorial GattoStock, de la que es director, y desde 1998 promociona sus servicios en la web. Junto con otros destacados fotógrafos mexicanos, fundó la primera agencia de fotografía on-line de México, que comenzó a funcionar a mediados del 2001.

«Amor en cuarentena».
«Azotea».
«Amor en cuarentena II».
«Ganando las calles desiertas».
«Ganando las calles desiertas II».
Compartir

Autor

Raúl Bertone