“Acercar este rinconcito del norte pampeano a lugares impensados”

“No es una película histórica ni de investigación, es una película sobre la reconstrucción de la memoria y del vacío mismo”, expresó en su momento la realizadora piquense Franca González Serra en una entrevista con El Lobo Estepario, previo a la presentación aquí de Miró. Las huellas del olvido. En el sendero creativo profesional desde 1998, cuando aquella serie llamada Nosotros mismos, Franca viene ganando reconocimientos con su última creación. Por estos días convive con la feliz noticia de que será uno de los ocho films que competirán en la Sección Oficial de Documentales de la 25° Mostra de Cine Latinoamericano de Cataluña, a realizarse los días 6 al 13 de junio organizada por el Ayuntamiento de Lleida y el Centro Latinoamericano. Las proyecciones de todos los títulos serán al Espai Funàtic y tendrán lugar en el Auditorio del Centro de Culturas y Cooperación Transfronteriza del Campus de Cappont, abiertas a todo el público.
“Este bello e intenso recorrido de la película a nivel internacional me ha permitido acercar este rinconcito del norte pampeano a lugares impensados. Representa un modo de difundir nuestra profunda identidad en tierras lejanísimas, allí donde nunca se habló de La Pampa ni de sus habitantes”, contó la directora pampeana, consultada por este diario digital de cultura. Miró. Las huellas del olvido, se estrenó el 7 de junio de 2018 en el Festival de Cine de General Pico, donde recibió el Premio del Público a la Mejor Película Nacional. Desde entonces, ha sido seleccionada para las competencias oficiales del 20º BAFICI (Buenos Aires), 16º DocLisboa (Portugal) y 22º Festival de Málaga (España). Ahora integra la lista de ocho realizaciones, cuatro de ellas argentinas, que competirán en Lleida, junto a Viaje a los pueblos fumigados (Pino Solanas), Charco, canciones del Río de la Plata (Julián Chalde), Los 120, la brigada del café (María Laura Vásquez), Yeses (Miguel Forneiro, España), Madame Cinema (Jonathan Reverón, Venezuela), Espero Tuz (re)volta (Eliza Capai, Brasil), y The Smiling Lombana (Daniela Abad, Colombia).
González Serra agregó que “también me ha permitido comprobar que la condición de migrante es común a todas las épocas y destinos. En el Festival de Málaga, una mujer mayor se acercó a agradecerme porque la película le permitió imaginar de un modo muy íntimo las vicisitudes por las que habrían pasado sus tíos cuando inmigraron a la Argentina. Allí también, un muchacho de 25 años, inmigrante africano en España, me comentó que se identificaba plenamente con los conflictos que plantea la película, que él mismo padece a diario. Esa resonancia personal de quien ve el film perteneciendo a otras culturas y geografías, es lo que más me satisface a la hora de estrenar la película lejos de casa”.
En 2010 un grupo de arqueólogos de la Universidad de Buenos Aires dio con las tapadas ruinas de ese pequeño pueblo llamado Mariano Miró, en el norte pampeano, de cuya vida breve -de 1901 a 1911-, casi nada sobrevivió de él en la memoria de los pobladores de la zona. En la soledad del campo donde solo se erige una estación de tren un buen día alumnos de la Escuela Rural N° 65 hallaron distintos elementos que daban cuenta de vida urbana. Fue entonces como la Subsecretaría de Cultura tomó partido y convocó al citado equipo de arqueólogos. Las familias que se marcharon hace más de un siglo de ese sitio terminarían fundando Alta Italia y Aguas Buenas, hoy Hilario Lagos. Recluido al ostracismo de la memoria tras padecer ese abrupto final, González Serra se encargó de indagar, de rescatar historias.
La impronta de la piquense, su mirada muy personal, está plasmada en este trabajo, donde expone todos los elementos que ofrece el lenguaje documental, como lo hizo anteriormente en Rituales sonoros Candombe, Japón a través de los mares, Tierra sin mal, 1420, la aventura de educar, Atrás de la vía, Liniers, el trazo simple de las cosas, Tótem y Al fin del mundo. El 5 de julio del año pasado tuvo su estreno mundial en Buenos Aires y permaneció en cartel durante dos meses y medio en las salas de los cines Gaumont y MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires). Tras recibir excelentes críticas de la prensa especializada, se estrenó en numerosas salas del interior del país, distribuida por Compañía de Cine. Durante el segundo semestre de 2019 tendrá su estreno comercial en Ecuador, país co-productor del film, y a partir del 9 de julio se podrá ver gratis en Cine.ar (http://cine.ar/) desde cualquier lugar del país. Se puede adquirir en DVD. En La Pampa, sin gastos de envío, se puede solicitar llamando al número telefónico 2302-333959.

Compartir

Autor

Raúl Bertone