Árbol Caído

Una poesía de Dardo Cuellar, integrante del Taller de Literatura de Corpico.

¿Qué Dios sopla las hojas

cuando el odio carcome al  árbol?

Encontré una raíz,

con forma de cruz

para que, de tanto en tanto,

pueda creer y sentir esperanza.

Vieja y seca, padece las tormentas.

La lluvia nos  moja a los dos.

Me aferro a  mis sueños

antes que el viento los sople lejos.

Astilla de años, te miro y guardo con mis manos,

esperando que cobijes mis penas.

Siento la tentación de retenerte

para descifrar tu mensaje profético.

¿O solo eres un pedazo de árbol

que una tormenta derribó?

Por Dardo Cuellar

Compartir

Autor

Avatar