El arte como camino de escape

César González tiene 29 años y bajo el pseudónimo Camilo Blajaquis presentó en 2010 su primer libro de poesía La venganza del cordero atado. Durante un buen tiempo su vida transcurrió encerrado en institutos y penales, viviendo esa realidad que enfrentan muchos jóvenes que como él fueron privados de su libertad. Nacido en 1989 en la Villa Carlos Gardel, la literatura en esos días fue como aire puro para respirar, y comenzó a marcar su nuevo rumbo. Tiene editados otros dos libros: Crónica de una libertad condicional (2014) y Retórica al suspiro de queja (2015). Es fundador, director y editor de la revista ¿Todo piola?, de contenido literario socio-político, donde escriben jóvenes de villas y barrios populares, personas privadas de su libertad, intelectuales, militantes, artistas.
González estará mañana viernes 23 en nuestra ciudad para ofrecer una conferencia denominada El terror del Estado. Tendrá lugar desde las 10:00 horas en la Facultad de Ciencias Humanas (calles 9 y 110), en conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, que tiene lugar en nuestro país cada 24 de marzo. Por la tarde, a las 19:00 horas, se presentará en el bar El Desvelo, ubicado en calle 24 entre 51 y 53, donde participará de una charla y lectura de poesía. El Desvelo estará cumpliendo dos años el fin de semana y planea celebrarlo el domingo, con la presentación desde las 23:00 horas de la banda santarroseña de jazz Skunk Groove, integrada por Chelo Porcel, Marcos Datri y Willians Vlek.

González y el cine

El cine ocupa también hoy un espacio destacado en la vinculación de González con el arte. Dirigió y produjo los cortometrajes El cuento de la mala pipa (2010), Mundo aparte (2011), No a la idolatría (2012), Condicional (2012) y Guachines (2014), este último con más de un millón y medio de reproducciones en Youtube. En 2013 filmó el largometraje de ficción Diagnóstico esperanza, película que solo en proyecciones en cines tanto independientes como dependientes del INCAA superó ampliamente la brecha de las 100.000 personas. En diciembre de 2013 fue subida a Youtube, y lleva más de 800.000 reproducciones. Resultó el film ganador de la competencia oficial del FECICO 2013 (Festival del cine del Conurbano) y fue galardonada con el Premio 2014 del Festival LASA, Chicago, EEUU, al MéritoenelCine. Compitió en el Marfici 2013 (Festival internacional de cine independiente de Mar del Plata). En 2015 González produjo ¿Qué puede un cuerpo?, subida a Youtube en marzo de 2015, y que lleva más de 1.300.000 reproducciones. Fue también alma mater de la serie documental Corte rancho (Encuentro, 2013), filmado en distintas villas de Buenos Aires, siendo uno de los programas más vistos en dicho canal, por lo que a raíz del éxito entre el público volvió a reproducirse por la pantalla de la TV Pública. Escribió y dirigió Exomologesis, realizada de forma independiente en 2017. Ahora planea estrenar el largometraje de ficción Atenas.
Entre febrero y marzo de 2017 González visitó varios países de Europa, comenzando en Alemania donde fue invitado por el canal estatal DW para el programa La voz de tus derechos, conducido por la filóloga y periodista cubana Yoani Sánchez. En Berlín también exhibió parte de su trabajo cinematográfico y poético, ante una sala colmada en la Embajada Argentina. En Italia estuvo en la ciudad de Ferrara, invitado por la ARCI (Asociación Recreativa y Cultural Italiana, de más de 60 años de vida, defensora de los Derechos Humanos y la promoción del cine de autor entre otras funciones) a presentar su trabajo en distintas escuelas secundarias y a exhibir sus películas en las sedes de la Asociación. En España dio más de ocho conferencias en la Universidad de Valladolid, en la Universidad Autónoma de Madrid y estuvo proyectando su trabajo cinematográfico con debate en la librería Traficante de sueños invitado por el filósofo Amador Fernández Savater, hijo del prestigioso filósofo Fernando Savater. Fue invitado también a distintos Festivales de cine en Montevideo (Uruguay), La Paz (Bolivia) y San José (Costa Rica).

Así escribe

ayer hierro hoy niño

ayer me confinaron en el peor infierno
la sociedad cuando te olvida
el hierro habitaba en mi
toda mi esperanza
era morir matando
y hoy suplico a la vida
no negarme su saludo

ayer la psicóloga
se reía de mis planes
hoy no necesito su autorización
para dar el próximo paso

hoy ya no bebo del sol
en pequeños rectángulos
ayer yo era un niño
condenado a ser adulto
hoy soy un adulto

implorando niñez.

ciudad panóptica

el escenario es un colectivo
el aire que se respira es tristeza
no hay peor cárcel que la mirada del otro.
miran por la ventanilla
y sus miradas se pierden.
desean ser otra cosa
pero les divierte este caos.
llego a mi destino y me bajo.
me espera una reunión de
intelectuales de turno.
sus ideas agarraron un piquete
a mi los piqueteros me dejaron pasar.
antes que ahogarme decido marcharme.
vuelvo al lugar donde mejor me refugio
busco esa cueva donde nadie me encuentre.
ahí, donde puedo ser.
ahí, donde no obedezco.
en la soledad, en el único consuelo.
lo que observo es que hay mucho anhelo
se anhelan caricias, se anhela verdad.
hasta las veredas sufren por
esa multitud que se queja de la lluvia
porque moja su ropa nueva
porque los retrasa en el trabajo..
aunque el mundo es mas grande de lo que dicen
percibo que nos achicaron el tiempo…

re-diseñando la moral

descifrar molecularmente las distintas facetas, mascaras y trajes
bajo los que se camufla este sistema de ficción, pone en riesgo la salud,
por eso siempre será mas productivo sembrar una sonrisa
que cosechar atardeceres de angustia.
sumergir nuestra mente hasta los pensamientos más poblados y profundos
requiere un gran sacrificio, exige enamorar a la vida,
anhela desembarcar en territorios desconocidos.
redefinamos la existencia misma, y todo cuanto hay en el planeta.
exploremos, aprendamos, caminemos, lleguemos y después recién sentirse verdad.
respiremos lucidez. véase como fracaso esconder falsedad en nuestras miradas.
interroguemos al viento y a la muerte, pero primero emborrachémonos de coherencia.
hay que desacelerar nuestra idea de tiempo,
reinventemos los conceptos meta, objetivo, ganar, ser.
reinventemos el amor.

liberemos nuestros odios cautivos. levantemos la autoestima a la resignación,
que se refleje en nuestros rostros la mueca del compromiso.
que se nos permita al fin ser asesinos y matemos sin piedad a nuestros miedos.
no hay mejor escuela que la soledad, es allí donde esta el tesoro escondido,
es allí donde espera ansiosa la libertad.
seria importante apurarse, el universo ya nos tuvo mucha paciencia,
nuestra especie esta jugando con fuego.
animarse a tal sensación, a tan alta elevación, no es violar ninguna ley,
no es atreverse, es simplemente despertarse en una eterna primavera.
tampoco nos olvidemos de las lagrimas, el llanto lo traemos para descubrir la puerta
que nos lleva a la reflexión como esencia, a la comprensión como cultura.
aunque la lagrima, nuestra herida abierta debe guiarse con cautela, nuestro dolor no tiene que
rendirles cuentas a nadie, ni brindar explicaciones.

que sea anarquista, que lo consideren insano, que sea un puro artista.
¿por qué el pesimismo? la humanidad inventó la guerra, pero primero inventó la esperanza.
inventa a sus tiranos, pero más recuerda y honra a sus libertadores.
colecciona milenaria destrucción, milenaria avaricia, milenario egoísmo,
pero siempre rogará por un poco de cariño.
seremos expertos en arruinar, pero más expertos somos en crear.
a esta altura ya percibe el caos toda raza, todo color de piel, toda nación.
se sospecha y se olfatea que todo está al revés, sabe que un día habrá que hacerse cargo, pero
prefiere dejarlo para mañana.

Compartir

Autor

Raúl Bertone