«BARON-B no para y no va a parar de generar cosas, sea como sea»

«Como ya casi todos saben, hace varios años que integro BARON-B junto a Emilio Galletti y Daniel Alvarado, y se trata de una formación que nos ha sentado muy bien por suerte, no solamente en lo musical sino también en lo humano. La actualidad nos plantea esta situación a raíz de la pandemia que estamos viviendo, con una cuarentena que se hizo más larga de lo que cualquiera podía llegar a imaginar, aún así en nuestra provincia, donde estamos mucho mejor que en los centros urbanos más grandes. Pero no podemos confiarnos, por lo que debemos respetarla y cuidarnos. Cuando se desató todo esto del coronavirus, los tres decidimos continuar desde nuestros hogares, atento a que no podíamos juntarnos para ensayar, y fue así que descubrimos una nueva manera de trabajar. Hoy estamos en un proceso plenamente compositivo, que coincidió casi sin pensarlo con el comienzo del primer anuncio de la cuarentena, un poco antes tal vez. De esa forma surgió la idea de grabar cosas en nuestros hogares, y pasarnos las ideas por correo electrónico o WhatsApp, terminando de cerrar cuestiones que estaban dando vueltas y encontrándonos con cosas que fueron apareciendo. Llegamos a hacer unas 15 canciones nuevas que más adelante le daremos forma en un estudio, pero algunas ya están grabadas, por lo que seguramente haremos una difusión en dos o tres partes, ya que actualmente es más difícil sacar un disco, y las bandas presentan una canción por vez o algún video. Esa es la idea, presentar todo ese material en partes, ojalá suceda a fin de año y en el 2021, pero bueno, no sabemos cuándo va a terminar toda esta pesadilla, por lo que tampoco los tiempos dependen tanto de nosotros. Igualmente nadie nos apura, lo hacemos porque nos gusta y si bien no vivimos de esto, tratamos de hacerlo lo más profesional posible. En cuanto a la escena, hoy no solo se trata de tocar en vivo sino que hay muchas formas de dar a conocer lo que uno hace a partir del avance de la tecnología y las comunicaciones. Debemos ser realistas, todos sabemos que las bandas de rock no contamos con muchos espacios para tocar, y si bien BARON-B se ha caracterizado por tocar mucho en vivo, y es lo que más nos gusta, la realidad es que cuando termine todo esto no significará que los bares o los reductos se llenarán de bandas de rock, de hecho eso no sucedía antes de la pandemia. Dicho esto, tampoco sabemos qué va a pasar con las reuniones sociales y culturales, todo es un poco incierto aún, por lo que no me atrevo a hacer futurología. Lo que sí puedo asegurar, algo que pensamos los tres, es que BARON-B no para y no va a parar de generar cosas, sea como sea. Hace más de 20 años que estamos en el ruedo, hay que ir acomodándose a todo lo nuevo, pero el objetivo siempre es el mismo, llevar el estandarte del rock lo más alto que se pueda. Obviamente no es nada fácil, hoy el rock ha sido dejado a un lado por los grandes medios de comunicación y eso afecta a los músicos de este género que les cuesta llegar a las nuevas generaciones».

Hernán Braun

Nació en General Pico el 6 de agosto de 1980. A los 13 años tuvo su primer contacto con la guitarra, cuando su padre le regaló una criolla. Comenzó a estudiar conceptos básicos de guitarra y lectura musical con el profesor Daniel Sosa. A los 15 tuvo su primera guitarra eléctrica, y nunca más dejó el instrumento. Su primer grupo fue Plug, un trío conformado con amigos del barrio que mayormente hacía covers de Nirvana. Transcurrido un tiempo, integró La Norton Blues Band, recorriendo escenarios de la provincia y alrededores, mostrándose con una decena de canciones propias y temas de Pappo, La Mississippi, Memphis La Blusera, Jaf, etc. Luego fue convocado para tocar la guitarra en La Nebulosa, un grupo de alumnos de secundaria que intervino y ganó en un concurso llamado Santa Rock, en 1998. En febrero del ’99 nació BARON-B, ya en formato de trío, junto al bajista de La Nebulosa, y un baterista amigo. En ese momento Braun comenzó a cantar, además de tocar la guitarra. La banda, que muestra hoy a Daniel Alvarado en batería y a Emilio Galletti en bajo, lleva más de 20 años en la ruta, compartió escenario con grupos como La Renga o Almafuerte, y editó dos discos: Más allá del frenesí (2004) y Luces y sombras (2014). Además volvió a tocar con La Norton Blues Band algunos años más y una vez disuelta esa formación, con el baterista decidió formar El Rufián, que durante una década hizo covers de Dire Straits, Led Zeppelin, Deep Purple, The Doors, Rolling Stones, U2, Stone Temple Pilots, Pearl Jam y también de grupos nacionales. Integró también algunos dúos acústicos, y en 2019 se presentó con Modo Nocturno, un grupo que coquetea con el rock de los ’80 y el hard rock.

Compartir

Autor

Raúl Bertone