«Buscando en lo espiritual nuestro mundo interior»

«Este momento de reclusión para quienes hacemos lírica no es nuevo, en mi vida artística siempre he tenido momentos de reclusión muy estrictos, justamente para preservar mi salud antes de conciertos u óperas cuando debía interpretar roles. El compromiso siempre fue grande, pues nuestra voz debe sonar limpia, afinada, buscando en lo espiritual nuestro mundo interior; de allí podrá aflorar lo bello, lo armónico. Eso es el Arte. Esto habla de una riqueza inconmensurable que los artistas obtenemos a través de la reclusión, poder aislarnos…En este momento crítico de pandemia, me vuelco a ese mundo interior ¡para poder sobrevivir y no decaer! Sigo entrenando mi voz, estudiando para interpretar nuevas obras y así , además, poder acompañar desde mi buen ánimo a los ánimos que de pronto decaen en mis seres queridos, que son muchísimos en este mundo. No soy superwoman, simplemente soy una artista que puedo volar con mi canto e irme de esta tierra a través de la elevación espiritual que me genera la música. Con respecto al lucro cesante, ya lo recuperaremos con nuestros trabajos, lo importante es que nos mantegamos todos vivos».

Gladys Martino

Nació en Buenos Aires. Comenzó sus estudios de canto y música a muy temprana edad con prestigiosos maestros de Argentina, Italia y Alemania. Debutó a los 20 años en el Colón cantando diversos títulos de óperas, integrando el Coro del Instituto Superior de Arte bajo la dirección del maestro Valdo Sciammarella. A los 24 años fue contratada como solista para cantar en el mismo sitio y asimismo cantó roles protagónicos y recitales en los teatros Argentino de La Plata, El Globo, Liceo, Avenida, General San Martín, Español de Santa Rosa, y diversas salas de provincias argentinas. Su canto continuó proyectándose en recitales desde 1994 hasta la actualidad, en países como EEUU, Canadá, Italia, España, Chile, Uruguay y Alemania, siendo la tierra teutona la última estación que recientemente cobijó su arte, acompañada por el maestro Alejandro Graziani.

Compartir

Autor

Raúl Bertone