Canto que alimenta el concepto de pampeanidad

Ñuque mapu. Voz de mujer que habla por sus hijos con intenciones de canto-homenaje. La voz que canta es el sonido que interpreta la voluntad del agradecimiento. Y esta vez la mujer como la misma tierra o como la pampa más allá de sexos, colores de dioses y creencias. Habla por los que no hablan, con la voz de la mapu, habla desde las fertilidades y los nacimientos, y lo hace al pasito lento de la música..
Recorriendo el trazo tranquilo y suave del paisaje. De la comarca que nos acuna a cielo abierto y horizontes prolongados, que demora el abrazo generado que desciende hacia la morada celeste del agua o remonta despacito desde las bardas toda la majestuosidad que al accidente, pone el ande. Desde este silencio que somos se eleva la voz. Por la antiguedad del propósito irrenunciable de sumar. Gozando del vuelo de otros pájaros, con el sonoro aleteo de su andar firme y seguro, recordándonos que estamos juntos para escuchar la voluntad de la mapu.
El próximo viernes 31 del corriente Nélida Ramos estará rindiendo homenaje a Julio Domínguez “El Bardino”, en la sede de la Casa de La Pampa (Suipacha 346, Buenos Aires). Acompañada por Julio Argentino Aguirre y Juan Bautista Domínguez, la cantante pampeana presentará, desde las 20:00 horas, “Requiem para Julio Domínguez”, un espectáculo que incluye poesía, música y audiovisuales. Entre otras obras, interpretará Milonga baya, Coplas para Diego Solitario, Pampeana y Sobre la huella. La entrada es libre y gratuita.

Nélida Ramos.

Nélida Ramos.

Entrañable poeta del oeste pampeano

Parajes y personajes de la región aparecen vívidos en sus cuecas, milongas y zambas, rescatándolos del olvido para volverse imprescindibles a la hora de definir nuestra identidad. Obras como “La Chilquita” y “Milonga Baya” son como banderas identificatorias de un paisaje y de un canto que alimenta y define -al decir de muchos-, el concepto de pampeanidad.
“Cuando digo tu nombre mi Comarca/ un resuello animal bulle en mi pecho/ deben ser los que anduvieron el pasado/ caracol leche de mar hace milenios”, le cantó a “su” lugar. Julio Domínguez «El Bardino» nació en el puesto El Divisadero, al sur de Algarrobo del Águila, el 20 de diciembre de 1933. En 1948, al instalarse el dique Los Nihuiles, queda sin agua el oeste pampeano y sus habitantes se ven obligados a emigrar. Dominguez llegó con su familia a Santa Rosa, pasada su adolescencia; allí desempeña distintas tareas, desde lustra botas llegando luego a ser mozo. En el Club Santa Rosa conoce y empieza a conectarse con poetas como Juan Carlos Bustriazo Ortiz, Edgar Morisoli, Ana María Lasalle, Julio Colombato Norberto Righi, entre otros. Con Righi establece una vinculación amistosa y este al leer alguno de sus textos le dijo a sus compañeros: «Ha nacido un nuevo poeta para La Pampa».
Pronto da a conocer sus canciones, que lo elevan a tal popularidad que él mismo se sorprendió. Acompañado de una guitarra (marca Tango) comenzó a interpretar milongas, en lugar de las zambas y chacareras de moda en nuestro país a partir del Festival de Cosquín. Su debut fue en el teatro Alberdi de San Miguel de Tucumán. Luego de recorrer varios escenarios pampeanos, con una temática que causó admiración por lo novedoso del vocabulario, se hace acreedor del apelativo de «El Bardino» por su lealtad con la zona del oeste provincial.
Entre sus obras se destacan Tríptico para el Oeste, Canto al Bardino, Rastro Bardino, A Orillas de Santa Rosa, Comarca, entre otros. Parte de su obra permanece inédita. Varias de sus canciones alcanzaron gran popularidad como La Chilquita y Milonga Baya. Sus dos últimas ediciones son No tan cuentos. Cuentos y relatos de La Pampa (2004) y Guitarra marca Tango (2005). El Bardino fue socio fundador de la Asociación Pampeana de Escritores y de Coarte (primera cooperativa pampeana de trabajo artístico). Entre los premios más relevantes se destaca el “Testimonio”, otorgado por el Gobierno de La Pampa (rubro poesía) en 1999. En octubre de ese mismo año, la Cámara de Diputados le otorga la distinción de “Pampeano Destacado”. En junio de 2001 fue invitado a Cuba donde ofreció una conferencia en el marco del encuentro denominado La Décima Espinela, origen y proyección en América Latina. Falleció el 11 de febrero de 2007.

Compartir

Autor