Un cierre de año con paisajes sonoros

Arriba de un escenario. Esa fue la mejor forma de despedir el año. El Ensamble de Vientos y Percusión que depende de la Dirección de Cultura de nuestra ciudad se presentó ante un colmado auditorio de MEdANo ofreciendo un repertorio que comprendió rock sinfónico, interpretando temas de diferentes bandas como Coldplay o Soda Stereo, por citar algunas, sumándose en este caso la voz del cantante Damián Gigena para recrear las obras del grupo liderado por Gustavo Cerati.
El Ensamble, dirigido actualmente por Matías Rach, nació en marzo de 2014 con el objetivo principal de educar el tiempo libre, educar a través de la música en el compañerismo, el respeto, en el valorar el trabajo del otro. Y en ese sentido la música es un medio para lograr todo lo otro. Silvano Fuentes, uno de los profesores que integra el cuerpo docente, fue quien presentó el Pre Ensamble, compuesto por niños de 7 a 13 años de edad que se acercan a la música diariamente mediante una propuesta de taller de prueba y producción musical.
Con una matrícula de 70 alumnos, 40 de los cuales son parte de la formación sinfónica, distintos instrumentos asoman para sostener los paisajes sonoros. Así, clarinetes, flautas, saxofones, trompetas, trombones, cornos franceses, tuba y percusión permiten generar dentro de un Ensamble un ámbito de proyección de estilos y perfiles musicales, el sonido propio que posee cada uno de sus miembros quienes le imprimen de conjunto una homogeneidad tímbrica al formato, en estrecho vínculo con el equilibrio técnico que comienzan a dominar.

Compartir

Autor