Un corto de animación argentino ganó un premio comparado con el Oscar

MIRÁ EL VIDEO. En Tenerife. “Belisario: El pequeño gran héroe del cosmos” relata a través de un ratón la historia aeroespacial de nuestro país.

Un corto argentino fue premiado como la Mejor Obra Innovadora Iberoamericana en los Premios Quirino, en la isla de Tenerife, considerados como el galardón más importante en materia de animación, comparable a los Oscars que otorga la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Se trata de “Belisario: El pequeño gran héroe del cosmos”, con un metraje de 30 minutos en el que se aborda la historia de la astronáutica nacional.

La estatuilla fue entregada este sábado por la noche al director platense Hernán Moyano, quien junto con Pablo Santamaría, coordinador del área de producción audiovisual del Planetario Ciudad de La Plata, escribieron el guión. Fue supervisado por el ingeniero Pablo de León, autor del libro “Historia de la actividad espacial en la Argentina” y director del Laboratorio de trajes espaciales de la universidad de North Dakota en los Estados Unidos.

“La verdad es que todavía no lo creo. Y no lo digo con falsa modestia, ya que estaba muy complicado, aunque tenía expectativas. En total se presentaron 400 obras, de las que seleccionaron 44 y sólo 9 fueron premiadas. Competimos contra Brasil, México y España, que en materia de animación, están muy por delante de nuestras posibilidades. Entiendo que lo que evaluaron fue el concepto del proyecto, porque en materia técnica, el resto contaba con presupuestos millonarios”, le contó Moyano a Clarín.

La particularidad de Belisario, desarrollada por primera vez en nuestro continente, es que fue rodado en Fulldome, un formato de proyección inversivo basado en películas panorámicas en 360º dentro de una estructura de domo, que tiene la capacidad de generar la sensación de 3D pero sin necesidad de recurrir a lentes especiales. Este formato audiovisual tiene el tamaño de tres cines juntos y el doble de calidad y es el sistema utilizado por la mayoría de los planetarios del mundo.

La trama está centrada en las aventuras de un pequeño ratón astronauta, a través del cual se relata la rica historia aeroespacial de la Argentina. Está pensada para un público infantil entre seis y diez años.

“Para los chicos, este tipo de filmación es algo único, ya que constituye una experiencia para todos los sentidos, con mucha información girando sobre sus cabezas. Sin embargo, lograrlo fue un gran desafío técnico, ya que la mayor parte de la industria utiliza el concepto de pantalla rectangular y tuvieron que adaptarse a un modelo que es circular”, detalla Moyano.

La historia de los proyectos y desarrollos aeroespaciales argentinos es una temática aún poco conocida por el público no especializado. Esta actividad se desarrolló activamente entre las décadas de 1960 y 1980, destacándose el lanzamiento de cohetes de fabricación nacional con ratones, e incluso un mono, en cápsulas apropiadamente acondicionadas, el uso de cohetes sonda para el estudio de la alta atmósfera, entre otros hechos relevantes. Ahora los productores tiene el proyecto de crear una serie animada que retratará alguno de estos hechos a lo largo de sus 13 capítulos.

El ratón Belisario, de raza Wistar, fue el primer ser vivo argentino en ser lanzado en un cohete y regresar a la Tierra sano y salvo. Este roedor blanco y chiquitito, que nació en el Instituto de Biología Celular de la Universidad de Córdoba, se lo vistió con un arnés diseñado especialmente a su talla.

El hecho ocurrió un 11 de abril de 1967, cuando todavía faltaban 2 años para que el hombre lograra pisar la Luna y fallecían los tres tripulantes de la misión Apolo 1. Logró volar a una altura de 2.300 metros a bordo de una cápsula que se montó sobre un cohete de diseño nacional llamado Yarará. A los 28 segundos de su trayectoria vertical, se abrió el paracaídas y 50 minutos más tarde, lograron rescatarlo con vida.

“Otro de los motivos de asombro fue el presupuesto que utilizamos para la producción, que fue de 150 mil pesos. Muchas de las productoras nos preguntaban cómo logramos administrar los fondo para lograr un producto tan original”, detalla Moyano.

El jurado internacional estuvo integrado el director y guionista Alê Abreu, la directora de arte de personajes de Pixar Deanna Marsigliese, el productor Gustavo Ferrada, la directora de ventas de Sola Media Barbie Heusinger y la jefa de desarrollo de Xilam Animation Marie-Laurence Turpin.

Los premios Quirino toman el nombre en homenaje al creador del primer largometraje de animación de la historia, el italo-argentino Quirino Cristiani, que en 1917 dirigió “El Apóstol”; una producción argentina en la que se utilizaron 58.000 dibujos hechos a manos y rodados en 35 mm, además de varias maquetas que representaban edificios públicos y las calles de la ciudad de Buenos Aires.

Fuente: Clarín
Nota; Diario de cultura

Compartir

Autor

Avatar