«De lo único que estoy seguro es que nada podrá cambiar lo que produce el arte»

«Al comienzo solo tenía amargura debido a que producto del aislamiento obligatorio se suspendieron varios conciertos muy importantes que tenía confirmados para este 2020, además de viajes. Ahora solo queda esperar que todo eso se pueda reprogramar. Luego me encontré en casa ¡las 24 horas!. Como casi todos pensaban, mis objetivos eran aprender muchos idiomas, no parar de limpiar y hacer mucho ejercicio. A los pocos días solo dormía más y me dedicaba a pensar ¡qué comer…! Tengo la suerte de tener un sueldo, y es por ello que no tengo problemas en lo económico. No soy millonario, solo tengo un sueldo que me ayuda a solventar los gastos. De todas maneras me angustia saber que hay colegas que están empezando a sufrir cada vez más la falta de trabajo. En lo personal me di cuenta que no salía mucho, y la verdad es que no me afectó tanto no poder estar en la calle. Por momentos supongo que el hecho de haber transcurrido mis primeros 20 años de vida en un pueblo de 8000 habitantes (Intendente Alvear), donde la vida social es más pasiva que en una ciudad como Buenos Aires, me ayudó bastante. Lo que me «alimenta» cada día es mi profesión. Con mis instrumentos realizo videos para difundir a los compositores argentinos que escribieron para saxofón, además de seguir estudiando con el objetivo de tomar clases y conciertos futuros. Convivo con mi pareja, que es saxofonista y pampeana también (Estefanía Schanton), y eso ayuda. Entre los dos estamos pensando y elaborando todo el tiempo nuevos proyectos. Me genera mucha ansiedad saber cómo vamos a continuar cuando termine todo esto. Para los músicos es impensado no estar en contacto directo con nuestros colegas, aunque disfruto cómo se está transformando la manera de trabajar, de enseñar y expresar el arte. Principalmente en la música. Siempre supe que los conciertos en vivo iban a desaparecer, pero nunca imaginé que viviría ese comienzo. Es probable que los conciertos no sean vía Zoom, como ya lo están haciendo, pero hay que ir a los extremos para encontrar una forma más adecuada, que no sé cuál será. Pero seguramente nos va a permitir seguir disfrutando de la música y todas las artes. También puede pasar que el año que viene vuelva todo a como estaba y aquí no ha pasado nada, aunque tengo serias dudas sobre eso. De a poco todo se va transformar y así como nuestros padres o abuelos tienen que actualizar su forma de vida todo el tiempo, en pocos años seremos nosotros los que estaremos «renegando» con las nuevas formas. De lo único que estoy seguro es que nada podrá cambiar lo que produce el arte. Las emociones no las puede transmitir, procesar ni ennteder una máquina. Ahora comienza un momento de transición, donde todos los que nos dedicamos a la música, o a otras ramas del arte, debemos buscar la formar de seguir expresándonos para que llegue nuestro mensaje a través de cada obra».

Alejandro Bidegain

Nació en Intendente Alvear el 14 de enero de 1981. A los ocho años comenzó a incursionar en la Banda Sinfónica de su localidad transitando un largo camino que ofreció como arista destacada, con el transcurrir de los años, su egreso en la UNA (Universidad Nacional de Artes), en la carrera de Licenciatura en Artes Musicales, con orientación Saxofón. Allí fue alumno de María Noel Luzardo y Emiliano Barri. Obtuvo el 1° premio en el Concurso para Jóvenes Solistas organizado por la Banda Sinfónica de Filosofía y Letras. En 2005 forma el cuarteto de saxofón 4mil, logrando varias distinciones, como el 1° premio de la categoría Música de Cámara del IX Concurso Bienal Juvenil 2007/2008 organizado por Festivales Musicales de Buenos Aires y el 1º premio del Concurso Nacional de Música de Cámara Música en Plural-Cultura Nación. Tomó parte en las clases magistrales dictadas por los profesores María Noel Luzardo, Emiliano Barri, Fernando Lerman, Diego Núñez, Antonio Felipe Belijar, Arno Bornkamp, Cristophe Bois, Claude Delangle, Carl-Emmanuel Fisbach, Rodrigo Vila. En distintas ocasiones fue convocado por la Orquesta Sinfónica Nacional, la Orquesta Estable del teatro Colón, la Orquesta Sinfónica del teatro Argentino de La Plata y la Filarmónica del Colón. Con 4Mil estrenó el primer concierto escrito para cuarteto de saxos y orquesta de un compositor argentino (Alejandro Rutty), en las ciudades brasileñas de Porto Alegre y Tatuí, además de grabar dos discos. También integra junto a Estefanía Schanton el dúo Skat, la Banda de Concierto de Gendarmería Nacional (desde el año 2006), el Ensamble de música contemporánea Contemporary Alive y dirige el Ensamble Ácrux.

Compartir

Autor

Raúl Bertone