Del Viso, el inquieto músico

Un aquilatado interés por el cancionero infantil que se alimenta desde el vamos por su valoración del cancionero popular en su conjunto. Ernesto del Viso continúa aportando sensaciones a la escena, y dicha tarea no hace otra cosa que confirmar su compromiso bien arraigado con la música. El santarroseño se propuso tiempo atrás rescatar canciones y poesías de autores pampeanos, poemas musicalizados con sus líneas melódicas. Por estos días estrenó Canción para Anna, escrita por Edgar Morisoli, y dedicada a su bisnieta Anna Magarita.

Y en el transcurso del pasado mes de noviembre, más precisamente el domingo 21, mostró en sociedad su versión de Lágrima, obra popular del español Francisco de Asís Tárrega Eixea, en ocasión de un nuevo aniversario del nacimiento del compositor, y uno de los máximos exponentes de la guitarra clásica, creador de los métodos que más ha influido en la forma moderna de tocarla. Del Viso abordó la interpretación del Preludio N° 17, dejando su impronta a través de un video, acompañado por la danza contemporánea de la profesora Eva Báez.

«Una verdadera expresión del corazón y alma doloridos. Un tristísimo acontecimiento en la vida de Tárrega, como el fallecimiento de su hija, dio lugar a esta creación. En Lágrima hay todo un aire de inocencia en la primera parte, que sobrevuela asimismo en los 16 compases en que está compuesto. Cuando el talento y el sentimiento se dan la mano, no se requiere una gran extensión melódica para plasmar belleza e inquietud sonora. El desgarro del corazón de papá, se insinúa en el tono menor de esta obra, es decir en la segunda parte. Finalmente retorna al mi mayor inicial, humilde, sensible, limpio de desconsuelos. Hace 130 años que miles de guitarristas la interpretan. Es una obra de iniciación al repertorio clásico de la guitarra española, criolla para nosotros, que aborda todo aquel estudiante en sus comienzos», expresó Del Viso.

Compartir

Autor

Raúl Bertone