“Un día me pregunté que sentiría yo siendo pájaro”

Las historias como herramientas para poner palabras e imágenes a enseñanzas positivas a los niños. Escribir una historia no consiste únicamente en amontonar palabras sobre el papel. La auténtica magia consiste en vivir el argumento. Narrar es crear. Narrar es también sentir. A la santarroseña Silvina Barroso, de oficio docente, narradora oral, actriz y titiritera, le gusta mirar alrededor con otros ojos, buscar esa magia invisible que nos acompaña a diario. Y con sus historias se permite jugar con todo ello. La creatividad forma parte de su manera de vivir.
Historias plumíferas, su segundo libro, expone la magia de las palabras para vivenciar sensaciones en los niños, transporta esa vida sobre el papel. Procurando dejar un mensaje. “Hace varios años que vivo en un lugar donde es natural escuchar el canto de los pájaros, junto a los ruidos usuales del bosque: las ramas que se mueven con el viento, los frutos maduros que caen, las alas que vuelan a distintas velocidades, los insectos que se desplazan, los sonidos particulares de la construcción de nidos…A veces, también, se oyen disparos de aire comprimido, impactos de piedras arrojadas con una honda, sonidos de tramperas al cerrarse. Un día me pregunté qué sentiría yo siendo pájaro, gusano o cualquier habitante de este bosque y mi vida corriera peligro permanentemente…Y sin querer (o queriendo) imaginé pequeñas situaciones, los personajes de esta comunidad, sus costumbres, sus particularidades”, cuenta Barroso sobre la temática que aborda su nuevo hijo literario.

A Barroso la viene envolviendo también la experiencia teatral, con sus muñecos y sus títeres nadando con suficiencia en un amplio mar de alternativas expresivas. Muñecos que ella misma recrea en su armado para después darle vida a través de su voz. Historias plasmadas y puestas en escena. En ese sentido se han sucedido Jacinterías (2000), Fafty Pronchi Fafty Krub (2006), ¡¿Dale…que soy pirata?! (2007), Cuentos con títeres (2010, 2011, 2012, 2013), o Vientos (2012). Y así como su anterior libro Eladia y Elina, brujas mellizas es una historia que nació con la obra de teatro para títeres Brujas mellizas, estrenada en el año 2009, ahora sucede algo similar con Historias plumíferas.
“Mientras la escribía, busqué información acerca de leyes de protección animal y di con la Ley Nacional 22.421 de Conservación de la Fauna Silvestre de Argentina y con la Ley Provincial 1.194 de La Pampa, que adhiere a la primera. Tomé solo cuatro artículos que encajaron perfectamente con una de las escenas. Luego, comencé con la fabricación de los títeres, la escenografía, el vestuario, la música…El estreno fue el 11 de mayo de 2014. Más tarde, se sucedieron otras obras de teatro con títeres y cuentos. Pero sentí la necesidad de contar Historias plumíferas de otra manera. Y así se inició otro proceso: volver a escribir, diseñar, dibujar”, destacó.
“Tadeo y Bettina van a jugar, como todos los días, al bosque del barrio…Siempre encuentran algo distinto para sorprenderse…Ese día, sus travesuras harán que descubran otro mundo diferente…”. La presentación del libro tuvo lugar el pasado 7 de mayo en ocasión de la 44° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, y en nuestra provincia tendrá lugar el próximo sábado 9 de junio, a las 17:00 horas, en el Centro Municipal de Cultura (CMC), ubicado en la calle Quintana 172, de Santa Rosa. “Agradezco a mi familia, a Visión 7 Cooperativa Gráfica, Sietesellos Editorial y a todas las personas que hicieron posible que esta historia pueda volar”, concluyó Barroso.

Compartir

Autor

Raúl Bertone