Un día tano a puro ritmo y baile

La inmigración italiana fue la mayor en nuestro país. En la Argentina no hay rincón ni sector donde no aparezca la presencia de tanos. Sin contar la época del descubrimiento, los italianos llegaron desde muy temprano, en los orígenes del país. Entre los años 1878-1925 llegaron aquí 2,5 millones de italianos, un aluvión inmigratorio. Humildes trabajadores, pero también individuos prestigiosos, con ideas, principios, filosofías. Hace algunos días se celebró en el predio de El Dorrego, en el barrio de Colegiales, una nueva versión de Buenos Aires Celebra Italia, formando parte de un programa dedicado a la península, abarcando su música, teatro, cine, danza, artes plásticas y gastronomía.
En la ocasión dijo presente el cuerpo de baile La vita ballando, perteneciente a la Asociación Italiana XX de Septiembre de Socorros Mutuos de nuestra ciudad, compartiendo la grilla y el escenario con otros grupos que representaron a diferentes entidades del interior del país. La delegación piquense estuvo integrada por las bailarinas Claudia Panero, Graciela Campanari, Mónica Natal, Silvia Salto y Dévora Freire, esta última es además quien dirige el cuerpo. La vita ballando comenzó su derrotero en abril de 2016 y a lo largo de este tiempo fueron muchos los sitios que supieron de la entrega y energía depositada por cada una de las 10 exponentes que habitualmente forman parte de esta propuesta donde la emoción se hace danza.

Compartir

Autor

Raúl Bertone