“Tener el disco es un poco tu credencial musical”

El tango que escuchaba su padre, el folclore que inundaba el aire de su madre. Dos expresiones de la música nuestra que fueron armando en su niñez el mejor refugio. Sirvieron para disparar sensaciones por doquier en su interior. Para refrendar todo lo que ya le sucedía cuando niña. Poder cantar algún día. Y ver en la tele a La Sole actuando en Cosquín fue la llave que abriría esa puerta hacia el camino elegido. Salió al ruedo con público en un acto escolar para celebrar el 25 de mayo. Cuando el fallecimiento de su papá sintió que esa tristeza que habitaba su hogar podía ser de alguna manera mitigada con música. Nunca dejó de hacerlo.
Eli Fernández fue La Torcacita Pampeana acompañando en los escenarios al Palomo González, revelación a los 11 años en la Fiesta del Caballo de Luiggi, premiada en el Festival de La Cumbre, la aparición de músicos que fortalecieron el vínculo con el canto como Mochila Ribeiro, Julio Ortiz, Daniel y Oscar Sosa, y la decisiva presencia de Issac Sosa, que la impulsó un día a armar el bolso y partir hacia la ciudad de Córdoba para comenzar a estudiar en La Colmena. Allí se terminó de forjar ese deseo, y desde 2015, después de integrar algunas formaciones, viene marchando como solista. Este año se hizo realidad su primer disco. Canto Soy contiene los arreglos y la producción del compositor bonaerense Néstor Basurto, consta de 10 canciones, dos pertenecen a la cantante pampeana, y el resto a destacados compositores como Raúl Carnota, Miguel Condomí, Abel Tesoriere y el propio Basurto, entre otros.
El próximo sábado 18 de agosto, Fernández estará en nuestra ciudad para presentar ese trabajo. Ocurrirá en El Desvelo, desde las 22:00 horas, y con la también piquense Gisela Rattalino como artista invitada. Un día antes, ofrecerá su voz y su música en La Porfiada – Casa Cultural, en Santa Rosa, también a partir de las 22:00. El disco fue grabado en co-producción de los estudios El Yeite (Capital Federal) e Islandia Estudio (Unquillo, Córdoba), con la participación de grandes músicos como el citado Basurto, Leandro Marquesano, Diego Gazzaniga, Victor Carrión, Pamela Merchán, Lucas Lacolla, Miguel Rivaynera, Sebastián Palacios, Luciano Scalera, Lucas Monzón y Gabriel Juncos, entre otros. La gráfica estuvo a cargo de la artista Florencia Benassi.
“Estoy muy emocionada ante lo que se viene, es volver a mi casa a cantar y si bien estuve hace poco haciéndolo en la Peña de Jorge Morán, ahora será para presentar mi primer disco, en el lugar donde nací, comencé a dar mis primeros pasos con la música y decidí irme a Córdoba a estudiar. Pico es mi casa, siempre digo que si fuera por mí volvería a La Pampa pero bueno, en Córdoba hice mi nido musical y familiar. Y la vida quiere que sea así. En días compartiré algo tan lindo con la gente que uno quiere y que me vio crecer, nada más ni nada menos. Lo haré acompañada de mi guitarrista Emiliano Arce, es de San Francisco y juntos estamos haciendo la gira. Será un formato acústico e intervendrá también mi pareja Sebastián Palacios en bajo y guitarras. La noche la compartiré con Gisela Rattalino, es una gran cantante y será un honor celebrar el momento con ella. La música tiene que ser compartida”, contó Fernández, entrevistada por El Lobo Estepario.

– ¿Qué sentimiento te despierta este primer disco, un material con el que has buscado plasmar tus vivencias e instantes en el tiempo?
– Mucha emoción. Creo que todo artista sueña con tener su disco, mucho más realizado físicamente, poder tocarlo, palparlo, mirarlo. De pronto se conviertió en realidad un sueño que estuvo siempre conmigo, eso que se anhelaba desde que empecé con la música. En el disco hay mucho amor, si hay algo que lo define es eso, está todo el amor que le tengo a la música y por eso se llama Canto soy. El canto que me define, me abraza y me protege. cada una de las canciones significan algo para mí y por eso fueron grabadas. Pienso que a partir de ahora se empieza a contar la historia, tener el disco es un poco tu credencial musical, poder ir por todos lados presentando lo que uno es, por eso es importante poder pensarlo a un disco, amasarlo, gestarlo. Es como un hijo, lleva su proceso de gestación y en este caso me llevo casi dos años hacerlo. Se fueron pensando las canciones, los arreglos y obviamente se fueron grabando las voces de a poco, calmando primero la ansiedad. Un disco se merece tiempo y paciencia.

– ¿Cómo viviste la presentación días atrás en ese importante espacio cordobés llamado Cocina de Culturas?
– Además de ser un sueño cumplido, el disco es también un gran aprendizaje. La presentación fue hermosa y emotiva en un lugar donde existe un ambiente de respeto, con muy buen sonido y excelente iluminación, un clima ideal para que el artista pueda ser escuchado. Trabajamos con dos o tres meses de anticipación, preparamos el repertorio con diez canciones y tres más que no están en el disco, pero que sí pueden estar en el próximo. Nos pareció interesante exponer esa noche a grandes compositores como Cuchi Leguizamón o el salteño Pablo Mema, además de interpretar el tango Gricel. Hicimos mucha prensa, salió en La Voz del Interior, algo muy lindo, recorrí diferentes radios para ser entrevistada por periodistas de trayectoria en la música. Una linda previa. Estuvieron mis amigos y la gente que había escuchado la propuesta en las diversas notas. Pudieron conocerme, charlamos después. El primer disco es abrir puertas, es como que la historia empieza a ser escrita. Al día siguiente mucha gente escribiéndome mensajes, una caricia al alma que te invita y te dan ganas de seguir adelante.

– ¿Cuánto ha significado la presencia de Néstor Basurto en el disco?
– A Néstor lo admiro desde siempre. Realmente lo sigo desde que soy chica, ya sea desde su formación con Los Andariegos y también por su cercanía con Alfredo Ábalos, con quin estuvo un gran tiempo. Y no quiero olvidarme de sus canciones, cuando lo conocí cantando lo que había escrito fue un viaje de ida, fue ver en una persona a un gran compositor y autor, y además a un gran cantante y arreglador. Durante todo este tiempo que llevó el armado del disco fue un aprendizaje constante a su lado.

– ¿Qué pretendés generar con tu música en ese público que te escucha?
– El disco tiene dos canciones que compuse en diferentes momentos de mi vida, pero las dos hablan de lo importante que es el canto para mí y también lo importante que es conectar con el interior de cada uno. A veces se confunde con la cuestión de que el músico tiene que estar más pendiente del afuera, pero es muy importante que esté conectado con la poesía, con lo que va a decir y con lo que le pasa también. Hay que ser genuino, mirarse para adentro y sacar para afuera lo que pasa. Esas canciones están pensadas de esa forma. Yo quiero cantar y seguir haciendo música por todos los lugares posibles, no pido mucho más en un futuro. Poder seguir conectando.

Compartir

Autor

Raúl Bertone