“El disco es un poco mi recorrido musical”

En su formación académica estuvieron Mozart, Bach, Chopin, Liszt o Beethoven, obras clásicas que acompañaron su crecimiento. Pero también la música popular ayudó a dar esos pasos iniciales, conformando un cóctel que con el transcurrir del tiempo le permitió bosquejar y cumplir su derrotero musical. Sebastián Díaz emprendió meses atrás la aventura de un disco que reflejara una parte de ese comienzo, cuando a los nueve años, y de la mano del maestro Domingo Beltramino, se subió por primera vez a un escenario en ocasión de una velada en Peña El Alero. El último trabajo de Díaz se llama Por amor al arte, fue parido en su propio estudio, y el diseño gráfico pertenece a Paula Chirino. El próximo sábado 6 de abril estará presentándolo de forma oficial, desde las 22:00 horas, en el salón de la Comisión de Fomento de barrio El Molino, en calle 6 entre 29 y 31.
“El disco es un poco mi recorrido musical, desde los comienzos con el maestro Beltramino, quien me enseñó y con quien me recibí, hasta viajar después a Buenos Aires para perfeccionarme. A su vez, nunca me quedé quieto y estuve haciendo cosas mías, algunas armonías, componiendo, pero siempre haciendo música popular. En esa época tocábamos mucho con la orquesta del maestro en aquellos bailes familiares, transcurriendo la última etapa de las jornadas danzantes en las escuelas de campo. Después fui creciendo, conocí a otros músicos e integré otras bandas”, contó Díaz, entrevistado por El Lobo Estepario, quien señalara en otra ocasión que la “música es para compartir”.
En estos últimos años ha venido cumpliendo con su tarea docente en los talleres del Centro Cultural Maracó, estando al frente de distintos coros -entre ellos el denominado de la Tercera Edad-, ensayando y saliendo al ruedo con grupos diversos, y brindando sus conocimientos en clases particulares, con la rica experiencia llamada El escondite de mis alumnos. Recibido como Profesor Superior de Órgano y Piano en el Instituto Musical Artístico de Domingo Beltramino, fueron importantes los cursos de perfeccionamiento de piano por los que transitó, asistiendo en calidad de becado durante dos años al Conservatorio Franz Liszt, o Conservatorio Beethoven, ambos de Buenos Aires.
Consultado por el disco, que se encuentra a la venta en varios formatos, Díaz destacó que “he grabado casi todos los géneros musicales que he tocado, desde pasodobles, foxtrot, valses, tangos, milongas, cuarteto, rancheras o cumbia. El nombre que lleva siento que es lo que me identifica, todo lo que hago es por amor, si bien es además un medio de vida, va más allá de lo que uno pueda percibir en dinero. Y eso recobra sentido en este tiempo donde el músico está tan descuidado, y nunca es valorado su trabajo, el estudio, el perfeccionamiento, y todo lo demás. Hago un tributo al pianista Richard Clayderman, que es un poco un referente mío ya que cuando pibe escuchaba mucho su música, como también a Di Blasio. Además de toda la música clásica, en mi formación estuvieron ellos”, concluyó.

Compartir

Autor

Raúl Bertone