El folklore vestido de gala

En una conferencia de prensa brindada por autoridades de General Pico y los responsables del Ballet Folklórico Nacional, que se llevó a cabo en Médano, la directora de Cultura anunció que debido al mal clima, la presentación del Ballet se realizará en el Cine Teatro Pico y no en el paseo ferroviario como se había previsto en un principio. La velada será esta noche a las 21:00, con entrada gratuita y por orden de llegada.

Omar Fiordelmondo, bailarín, maestro y actual director, destacó el Ballet como heredero del trabajo de Norma Viola y Santiago Ayala, El Chúcaro, quienes lo formaron en 1990. El espectáculo que viene a ofrecer a Pico se llama “Bodas de Plata”, que es una compilación de obras de los maestros nombrados y de coreógrafos destacados de los últimos años.

“No hay muchos países en el mundo que tengan un ballet nacional, para nosotros es un gran logro, no solamente por la conservación de las raíces, sino por la exposición de un cuerpo estable que nos representa a nivel nacional e internacional”, señaló el director, e indicó de qué se trataría el taller que dictaría horas después: danzas de salón no populares, que suelen dejarse de lado en las academias.

Un maestro de maestros

Al repasar el currículum de Omar Fiordelmondo, asombra que esté en la ciudad ofreciendo un taller gratuito de su arte, la danza. El director del Ballet Folkórico Nacional es reconocido en Argentina por su desempeño como bailarín, profesor y jurado en importantes certámenes, además del título mencionado, que desempeña desde 2012. Internacionalmente, representó al país ante la UNESCO, en Turquía, en el Vaticano; a la vez que ha realizado 32 giras artísticas por América, Europa y Asia como director del Ballet El Cimarrón.

Fiordelmondo inició la clase en El Viejo Galpón, de la que participaron más de 50 personas, contando cómo se introdujeron las danzas que luego fueron tradicionales en nuestro país: venían desde el Alto Perú, desde Chile pasando por la región cuyana, o desde el Río de La Plata. Luego habló del folklore, que debe ser empírico, oral, funcional, anónimo, regional y popular, elementos que ha de tener una danza para ser considerada folklórica, todo con tal simpleza y amplitud que los asistentes podían seguir sentados en el suelo escuchándolo mucho tiempo más.

“Los límites geográficos los puso el hombre, pero la costumbre, la forma de vida, abarca a toda una región. Un pájaro no cambia de plumaje o canta diferente cuando vuela a Brasil o cruza el río y pasa de nuevo al lado argentino. Con las danzas pasa lo mismo…”

Instruido  en las culturas del país y conocedor de las tradiciones en detalle  (que se ponen de manifiesto en la vestimenta de los bailarines, por ejemplo, o en las variantes que van tomando las danzas de acuerdo a la región), el maestro le otorga un papel clave al hecho de buscar la primera documentación de cada danza: cómo era originalmente, cómo se introdujo, quiénes y dónde la bailaban; ya que si no hubiese un registro de todo eso se puede enseñar una mentira.

clase_fiordelmondo1

“Al no tener una estructura a nivel nacional para que se enseñe el folklore de manera obligatoria en las escuelas primarias, todo lo que nosotros podemos  mantener vigente es gracias a los maestros de academias. Pero ojo, eso no nos da autoridad para que cambiemos las danzas, porque en algunos casos, como no hay documentos se improvisa o se crean cosas que en realidad no eran así.”, resaltó, antes de pasar a la enseñanza práctica de un baile no popular como los lanceros.

Al mismo tiempo que se desarrollaba esta clase en El Viejo Galpón, el bailarín Leandro Bosco, en reemplazo de la subdirectora Margarita Fernández que no pudo venir, ofreció el taller de entrenamiento en la danza en el Cine Teatro Pico.

 

 

 

Compartir

Autor