El horizonte y el cuerpo en el ocaso

Mañana es el último día de la muestra «El horizonte y el cuerpo», de María José Pérez y de la cual participan Ana Arocena y Laura Carnovale. Estará abierto de 7 a 19:30 hs. en Medano. Es una de las primeras muestras que goza de una curaduría. El interés que suscitó generó un análisis de obra por parte de un grupo de estudiantes de Bellas Artes (Cátedra de Lenguaje Visual III), que adjuntamos.

María José Pérez. Profesora de artes visuales, artista visual. Expone sus obras desde el año 2004 en muestras colectivas e individuales. Actualmente trabaja en una escuela primaria y dirige el Espacio de Arte Ruido y Nueces.

Ana C. Arocena Ing. Agronoma y Paisajista Pampeana. Sus proyectos se anclan en el paisaje pampeano,tomando especies nativas entre otras adaptadas. Con profundo respeto por el entorno y su patrón de plantación silvestre .

Laura Carnovale Docente y poeta, escribió Tengo un cielo en la cocina y Piedras verdes.

Fabiana Barreda  nació en Buenos Aires en 1967. Es fotógrafa y performer, curadora y crítica de arte. Es además profesora de psicología del Arte en la Universidad Nacional de Tres de Febrero y de Arte Contemporáneo en el Instituto Universitario de Arte. Dicta seminarios en las carreras de Diseño de Indumentaria, Psicología y Arquitectura de la UBA

Texto de la curadora Babiana Barreda: «El viento acaricia el cuerpo de una mujer, su cabello roza los límites del horizonte. Esta exposición de María José Pérez, es una tesis contemporánea sobre nuevas formas de representar el paisaje y sus conexiones emocionales con el sujeto. El paisaje es la posibilidad de conexión con el infinito y nuestro cuerpo crea a partir de allí una mirada existencial, una en relación a la naturaleza , que nos permite crear una forma de vida espiritual y física. Las obras de la artistas van construyendo un relato, una cartografía : el mapa se inicia con el Cuerpo y culmina en paisaje. El cuerpo nace primero como contemplación , sueño , y autorretrato. La posibilidad de observar el horizonte, los vientos y las fuerzas naturales. Desde esta mirada entran en conexión con Pérez , artistas como Janaina Schape , Ana Mendieta o Elina Brotherus que desde sus performances conectan otra percepción del espacio natural. Son artistas que recrean desde el cuerpo nuestros sentimientos intensos y románticos hacia la madre tierra. Junto al cuerpo emerge la pintura, ella aparece como el territorio de la belleza y la inmensidad. Es en los paisajes , donde frente al cuadro recuperamos la posibilidad de revivir y reinventar ese momento sagrado frente al infinito, al viento, a lo incontrolable y superior. Autores como Caspar Fridierech, Peter Doig , David Hockney, son cita en estas pinturas que permiten representar una nueva forma de espacio. Junto a los cuadros aparecen sus Muñecas, esculturas que desde diferentes escalas, comienzan a poblar el universo mágico que la artista va creando. Estas esculturas pensadas como las pobladoras del paisaje, van desde la más pequeñas, hasta las mayores que son pensadas como un mapa urbano de mujeres Arquetipos en la Ciudad. De la infancia al mundo .De la intimidad de la casa al pueblo total. Mujeres del viento, que pueblan nuestra imaginación. Así la artista crea una comarca , un universo poético, retratando la belleza especial de la Pampa y a la vez creando un imaginario universal de la naturaleza. En esta exposición se unen a la artista , otros colegas y lenguajes que permiten expandir el proyecto a un sistema multimedia. Desde la poesía , la videoinstalación , el arte sonoro y las instalaciones paisajísticas son los aliados estéticos que acompañan a la autora haciendo crecer, las formas de creación en la contemporaneidad. Esta gran muestra nos introduce a la fuerza transformadora de la Naturaleza , esa fuerza poderosa que nos llena de vida en cada despertar.»

Síntesis del análisis de obra de Valeria Quiroga, Mara Gómez y Tatiana Redemi, alumnas de la Cátedra Lenguaje visual III del Instituto Superior de Bellas Artes

“El Horizonte y el Cuerpo”

En el acto inaugural, María José Pérez explicó que “hace ya tiempo estoy trabajando en este proyecto, la serie empieza con los personajes, con las esculturas y sentí que podíamos trabajar juntas con Ana (Arocena) y después surgieron las palabras de Laura (Carnovale) que se sumó al proyecto y formamos un grupo muy lindo, y acá está la producción para que la disfruten”.

María José  buscaba conectar sus ideas con la palabra, es por eso que tras conocer la obra de Laura la invita a sumarse al proyecto. Dice Laura. “me dice que había leído algo mío, que le había gustado y sentía que tenía que ver con su obra. Me propone incluir la palabra en esta muestra de sus pinturas y esculturas y de lo que ya venía hablando con Ana sobre una ambientación que tuviese que ver con la naturaleza, nuestro paisaje, el campo  y el horizonte. Yo me empecé a preguntar de qué manera podía conectar o incluir la palabra en un espacio físico. Nos reunimos  lleve poemas míos que ya tenía porque  lo primero que les dije es que no podía escribir a pedido. Neco me dijo que esa tampoco era la idea, sino que la idea era ver si existía o encontraban un nexo entre la palabra y esta obra de ella y con la idea que tenían en conjunto con Ana.

Yo sentí que tenía ciertos poemas que tenían que ver con todo esto que ellas venían armando, así que desde el vamos hubo una conexión.”

La muestra se presenta como una conjunción de lenguajes. En ella podemos apreciar las escultura y pinturas de María José, junto a las obras literarias de Laura Carnovale  que aparecen escritas en grandes papeles colgados, en el piso de la sala y en audios y las obras de la paisajista Ana Arocena, con instalaciones que constan de cardos, pastos puna y distintos trozos de vegetación autóctona que interfieren en el espacio de la sala.

Lo convencional se conjuga con lo no convencional,  las pinturas y esculturas se complementan  con la literatura (llevada al campo sonoro y de la imagen como si fuera un cuadro y no un libro), y la participación de Ana, que en este caso cumple un rol totalmente artístico sacando elementos de su contexto habitual para recrear el paisaje pampeano en otro espacio.  Basándonos en el texto, entendemos entonces que a partir de la reproducción del paisaje estas tres artistas intervienen en el mismo, lo vuelven a crear o mejor dicho lo recrean.

La participación de Fabiana Barreda, como curadora también es característico de lo contemporáneo.

Desde nuestra apreciación una vez más una artista local trabaja desde la idea del paisaje pampeano y lo representa en su obra. Esto no es nuevo si conocemos un poco el trabajo de varios artistas locales, plásticos, músicos, escritores, etc. no es una crítica pero es necesario remarcarlo porque ante la idea que ya ha sido abordada por muchísimos artistas (y seguramente lo seguirá siendo), María José nos vuelve a mostrar el paisaje pampeano desde una visión totalmente innovadora. 

En primer lugar porque viene desde su percepción y eso ya la hace única, en segundo lugar porque esa percepción está acompañada de recursos técnicos y conceptuales que posicionan a la muestra fuera de las convenciones tradicionales del arte. Vale aclarar además que rara vez hemos apreciado una muestra como la que vimos en nuestra ciudad en donde un tema tan recurrente se vuelve nuevo gracias a la conjunción de varios lenguajes artísticos.

Entonces  para seguir uniendo lazos con el texto que hemos  trabajado de Jiménez, nombraremos tambien y como aspecto relevante el código QR. Un código QR es un código de barras bidimensional cuadrada que puede almacenar los datos codificados. La mayoría del tiempo los datos es un enlace a un sitio web (URL). Los códigos QR permiten interactuar con el mundo a través de su smartphone.

La presencia de este código reafirma la opinión de Jiménez, el arte es una categoría histórica y cultural y los límites de lo que entendemos por arte se han desplazado desde el momento que tenemos una superdisponibilidad de la imagen. Y con la reproducción las imágenes de las obras están al alcance de todos.

Cualquiera que se baje la aplicación adecuada  para poder escanear y leer el código QR, puede adquirir una representación de toda la muestra, imágenes de todas las obras, video arte, audios de los poemas y distintos sonidos de la naturaleza y el texto completo escrito por la curadora. Desde las nuevas convenciones artísticas esto no solo es testimonio de lo que fue la muestra, sino también una recreación de la misma. Porque atravesamos una época en la cual la imagen está basada en la reproducción y es necesario recordar también que desde la segunda mitad del S. XIX los artistas han utilizado otras vías de producción de imagen que no se sitúan en el territorio del arte, se apoyan en el diseño, la publicidad y los medios de comunicación masiva, como los más importantes.

 La obra no solo ocurre en un espacio físico como la sala de Medano, la obra continúa su camino en un simple teléfono, por ejemplo, en múltiples espacios y temporalidades. También nos dice Jiménez que hoy en día por el modo de hacer ya no podemos distinguir entre la imagen mediática de la artística. Desde el momento en que los modos de hacer nos establecen diferencias entre imágenes artísticas y no artísticas, hay una tarea de elección, desvinculización y descontextualización.

Por último, otro aspecto que creemos sobresale tienes que ver con las mismas artistas. Dos de ellas solo provienen del campo del arte, mientras que Ana Arocena es paisajista sin embargo su rol acá la convierte en artista…

Compartir

Autor

Avatar