«El sueño que nunca esperé en mi vida»

Cuando uno escucha la Sinfonía n° 4 en mi menor, OP 98, por ejemplo, puede dimensionar el genio creador de Johannes Brahms, vivenciar su maravillosa sensibilidad. Claro exponente del romanticismo, el músico alemán nacido en Hamburgo en 1833, dejó como legado una obra de amplios desarrollos temáticos, plena de recursos expresivos. Días atrás, la soprano Gladys Martino estuvo brindando un concierto en la ciudad alemana de Baden-Baden, acompañada por el pianista Alejandro Graziani. Y el lugar que los cobijó fue la casa que Brahms alquilaba en los veranos, para estar cerca de su amigo, ese otro inmenso compositor llamado Robert Schumann, y de su esposa, la pianista Clara Wieck, de quien Brahms estuvo enamorado.

«Haber cantado en la Brahmshaus/Casa de Brahms, fue para mi una gran experiencia. Brahms es mi compositor preferido de canto de cámara del periodo romántico alemán. Tuve 45 días para preparar el viaje y el programa que interpreté junto al maestro Alejandro Graziani, con quien me une una amistad de muchos años. Nos conocimos en el Camping de Música de cámara realizado en Bariloche en 1991, dictado por el eximio Guillermo Opitz. En la ocasión estrenamos como bis un aria argentina, Cual nace hermosa flor, perteneciente a la ópera Chaquira Lieu (1879), de Miguel Rojas», expresó una emocionada Martino, entrevistada por El Lobo Estepario.

La soprano, radicada desde hace muchos años en la ciudad de Santa Rosa, ha mantenido una permanente disciplina, sumada a muchos años de estudio y una buena técnica vocal, y todo eso hace al dominio que ejerce a ese instrumento propio del cuerpo humano. Acostumbrada a incursionar en salas del exterior, volvió a vivir una nueva y hermosa experiencia musical. «Apenas llegamos a Baden-Baden tuvimos una rutina diaria de ensayos, visitamos los cuartos donde Brahms vivía y componía, lectura de obras nuevas, y bibliografia sobre la vida de Clara Schumann. Y sobre Pauline Viardot, excelente cantante y compositora, hija de un linaje familiar que conocían sobremanera la voz humana y para ella componía», agregó Martino.

El dueto interpretó un programa conformado por las obras Mädchenlied (Heyse), O wüsst ich doch den Weg zurück (Groth), Dein blaues auge (Groth), Der tod, das ist die kuhle nacht (Heine), Von ewiger liebe (Wentzig/aus Dem Wendischen), Lerchengesang (Candidus) y Das Madchen spricht (Gruppe), de Brahms; Liebst du um schönheit (Ruckert) y Er ist gekommen (Ruckert), de Clara Schumann; La mésange (Turgenjew/Pomey), Hai Luli (De Maistre), Les deux roses (Pomey), Madrid (De Musset) y Les filles de Cadiz (De Musset), de Pauline Viardot.

«Con Graziani se puede cantar con total libertad y seguridad, es un gran músico, diría un perfecto partenaire que sabe respirar con el cantante. Y qué decir de la amabilidad de quienes son responsables de llevar adelante la casa histórica de Brahms. Muy agradecida con Frau Ute Blumayer y su presidente, sentimos mucha calidez de parte de ellos. Como también del público, que me abrazaba y me besaba al terminar el concierto. Fue un momento inolvidable lo vivido. El sueño que nunca esperé en mi vida», concluyó la artista que comenzara sus estudios de canto con Guillermo Parmigiani y Susana Cardonnet, además de integrar el Coro del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón, dirigida por el maestro Valdo Sciammarella, y actuara como solista contratada del Colón, debutando en el rol de Gretel de la ópera Hansel y Gretel, de Humperdinck.

En los pinares de Júcar

En octubre de 2018, Gladys Martino estuvo en España para el estreno de En los pinares de Júcar, una pieza para dos sopranos y piano del compositor conquense Manuel Millán basado en el poema homónimo de Luis de Góngora. En esa ocasión, junto a la soprano Pilar Iturriaga y el pianista brasileño Alexandre Alcántara, interpretaron la obra dentro del recital que tuvo lugar en el Centro Cultural Nicolás Salmerón, de Madrid, y posteriormente repitieron en el Centro de Arte Casa Zavala de Cuenca. Días atrás, Millán subió un video que registra lo sucedido en el concierto.

Compartir

Autor

Raúl Bertone