«El último disco es como un híbrido entre la música analógica y la digital»

La música como puente emocional. Siempre. Y en tiempos de pandemia y confinamiento, que obligó forzosamente a interrumpir el contacto con el público desde un escenario, están quienes no dejaron que la misma limitara, entorpeciera, cercenara la creatividad. Así fue que se gestaron canciones en cuarentena, que lentamente dieron fuerza a la idea de plasmarlas en un disco. Momentos ganados tal vez por cierta vulnerabilidad ante lo que sucedía en el mundo, donde todo era incertidumbre, pero en los que el poder del pentagrama ayudó para aliviarlos.

El dúo Dominga tuvo sus días lo integran dos músicos santarroseños que desde hace un buen tiempo se instalaron en Buenos Aires, armando un circuito que los ha cobijado en los últimos años. Asomó su nariz en 2014 bajo el formato de banda, y cuando el 2017 transitaba sus últimos pasos, Alejandro Valdez y Aníbal Paz empezaron a recorrer un nuevo camino experimental, conjugando la esencia de la canción lírica y los sonidos del electropop. Computadoras, sintetizadores, procesadores, sirvieron de herramientas para bosquejar la idea. Producidos por Orestes Di Vruno, en 2016 lanzaron el primer EP, llamado La bestia del pasado, y en el 2017 fue el turno de Bailarinas, ambos con tres canciones. El año pasado salió a la luz Inmersión, una sesión en vivo filmada en el estudio Santa Marta, ubicado en pleno barrio de Caballito.

Las redes sociales se convirtieron en el 2020 en escenarios improvisados. Y el encierro obligado despertó deseos creativos. Para los integrantes de Dominga tuvo sus días, todo ese tiempo transcurrido sin poder interactuar con la gente de forma presencial, fue utilizado para componer. Así fue que nacieron nueve canciones, que hoy se transformaron en un proyecto llamado Lxs Chanchxs. Un disco conceptual, producido por Di Vruno, que tiene como dato particular la presentación de un tema en cada mes, arrancando en mayo con el que lleva el nombre del disco, luego salió Salvaje ciudad, y en julio fue Manila. El último viernes 17 fue el turno de Alta Gracia. El nuevo single tuvo su estreno a través de las diferentes plataformas musicales, como Spotify, YouTube, Deezer, Tidal y Apple Music.

«Cuando decidimos grabarlas incorporamos diferentes instrumentos como batería, bajo y guitarra. El nombre del disco tiene mucha fuerza, une un poco la temática, de contar con una identidad entre la propia canción y la utilización de sintetizadores. Es como un híbrido entre la música analógica y la digital. Tenemos una forma de trabajar en la que, si bien estamos nosotros como integrantes, siempre sumamos a otros artistas, ya sean plásticos, diseñadores, fotógrafos, no solo músicos. En este caso lo hicimos para que elaboraran el arte de tapa de cada una de las nueve canciones. Decidimos darle una integridad artística desde lo visual y para ello convocamos a uno diferente para que interprete ese mundo a partir del tema», señaló Paz, en el inicio de una charla con El Lobo Estepario.

En el álbum intervienen los bateristas Sebastián Tano Cavalletti (La Mancha de Rolando) y Rodrigo Gómez (Proyecto Gómez Casa), Johanna del Valle (Willy Crook) en coros y el propio Di Vruno (bajos, sintetizadores). «Para este último proyecto creamos dos personajes que aparecen en nuestras redes sociales, que tienen máscaras que representan chanchos, y de esa forma son la cara visible. Aportan protagonismo desde lo visual y van contando las vicisitudes de la vida misma. Decidimos hacerlo así ya que entendemos que tiene una continuidad con las canciones que hacemos. Desde su nacimiento, Dominga tuvo sus días se ha mantenido tocando con frecuencia, haciendo shows de forma permanente. Ahora hace un año y medio que no nos presentamos en vivo, y lo volveremos a hacer en octubre, en ocasión de la muestra federal Argentina Unida, a realizarse en Tecnópolis. En este caso lo haremos como embajadores de la Patagonia, ya que la participación será como región. Nos produce una gran alegría poder estar otra vez sobre un escenario», destacó Paz.

Compartir

Autor

Raúl Bertone