Elogio de la soledad literaria: separarse un rato del mundo

“Horas y horas acodada sobre un escritorio silencioso, en una habitación cerrada donde el mundo en guerra era puesto en suspenso y el mundo en letras comenzaba”. Así describe el escritor e investigador argentino Carlos Skliar a LA NACION la “atmósfera” en la que escribía la poeta rusa Marina Tsvietáieva como ejemplo de una experiencia compartida por sus pares escritores y sobre la que muchos se han ocupado y se ocupan en sus obras: la soledad.

2728130w1033

Hoy que la soledad se está convirtiendo para algunas sociedades desarrolladas en un problema al que atender hasta con políticas públicas, como es el caso del Reino Unido donde recientemente se designó una “ministra de la soledad”, desde la literatura llegan intentos de rescate.

Fuente: La Nación – Silvina Premat

Nota: Diario de cultura

Compartir

Autor