«En este contexto es que se me proponen nuevas sensaciones»

La música es magia, provoca sensaciones, emociones y sentimientos, y en ese sentido los niños perciben desde muy corta edad ese amplio abanico de sonidos que emergen en los distintos ámbitos que transitan. En ellos todo eso adquiere un doble valor. La poesía folclórica infantil ofrece continuos ejemplos de supervivencia de la lírica tradicional y es desde el mismo instante de nuestro nacimiento, de boca de nuestras madres, abuelas, la elemental y emotiva poesía de las deliciosas canciones de cuna, cuando ni siquiera sabíamos hablar.

El santarroseño Ernesto del Viso es un músico que ha valorado desde siempre el cancionero infantil, y lo hace desde su valoración del cancionero popular en su conjunto. Junto a Sandra Enrietti se abocó a la tarea de rescatar canciones y poesía de autores pampeanos en la temática infantil, proyecto que cobró vida con la edición de un libro con 34 poemas musicalizados con sus líneas melódicas, ilustrados por alumnos de la Escuela 38 de Santa Rosa. Luego fue grabado por músicos de la provincia, armándose un Coro Escolar y presentándose dicho trabajo en el Teatro Español, el 30 de octubre de 1997. La gestación de ese cancionero dio pie al nacimiento de lo que con el tiempo fue el Grupo Vocal de Integración de Niños Ciegos y Videntes, que tuvo su desarrollo hasta 2003.

Esta tarde, desde las 19:00 horas, Del Viso estará en el cierre de las actividades desarrolladas por la Municipalidad de Toay, programadas en ocasión de celebrarse el Mes de la Niñez. El músico brindará un concierto en vivo por streaming desde la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario, que se podrá seguir a través de la Fanpage en Facebook del citado municipio. Hoy no faltarán en su repertorio canciones como El peludo Valentín, Doña lagartija fina, Del agua sin agua, Indiecito amigo o Ronda pampeana, entre otras. También habrá un show de circo y humor a cargo de Tachita y Sixto. «Se trata de mi primer concierto con esta tecnología, algo nunca pensado por mi, pero así lo deciden los tiempos mundiales que nos tocan vivir. En este contexto es que se me proponen nuevas sensaciones, novísimas experiencias, que canción a canción iré provocando y provocándome con el mensaje a distancia, posible, que nos pueda enviar el niño o la niña o los papis, a medida que progresa en su desarrollo el concierto», comentó el músico pampeano, entrevistado por El Lobo Estepario.

Del Viso, quien comenzó sus estudios de guitarra en 1968 con el Profesor Orlando Hernández, en el Instituto Provincial de Bellas Artes, y debutó como cantor solista de música folclórica argentina en 1979, agregó que «a quien anda solo con su guitarra, como siempre lo hice en estos 23 años que vengo cantando la canción infantil de La Pampa, le faltará el público en la sala. Solo me acompañarán los camarógrafos y el sonidista. A lo lejos, pero cerca en mi corazón e imaginario creado en tantos años de estar juntos, estarán los niños y las niñas. Y uno queda en el medio de todas las ansiedades, de pensar cómo estará acompañado su mensaje cantado. Me acompañan varios colegas como León Gamba, Eureka (Verónica, Laura y Jana), y Perro Salvaje (Vero y Ezequiel). Con varios de ellos entendemos que no debe existir una canción que distinga oyentes pequeños y adultos. El destino lo determinará el tipo de poética».

En ese sentido, Del Viso expresó que «en definitiva, sí creemos que hay canciones buenas y de las otras, aquellas que aquietan y cristalizan la creatividad. Canciones donde el conocimiento aparece lineal y explícito. Mensaje pletórico de liviandad y puro entretenimiento, que nace del estudio de mercado, que marca tendencias, el qué decir y cómo decirlo, para que impacte de una primera vez en la recepción auditiva de la canción infantil. El repertorio que vengo haciendo bajo la nombradía de “Sonidos y palabras para conocer La Pampa”, es un repertorio de canción hecha de pura poesía. Así lo señaló Julio Brum, referente importante de la canción infantil uruguya, en ocasión de desarrollarse en Colombia, el 11° Encuentro de la Canción Infantil de Latinoamérica y el Caribe. Pienso que este concierto también los puede llevar a conocer un montecito de piquillín, y probar esos frutos rojos y negritos. Estarán todos ellos comiendo una partecita de nuestra Pampa floral y arbustiva, y como decía nuestro poeta, el Ruso Massolo, «si se alimentan de Pampa / a la Pampa cantarán».

Compartir

Autor

Raúl Bertone