«En mi caso el escape es la madera, la motosierra y la creación»

«El escultor, por lo general, es materia, pensamiento y acción en una charla muda entre la obra y el yo interior, pero nadie está preparado para que le corten las alas. Cuando alguien te dice «no podés salir», se complica. Ahí sí uno extraña el contacto con la familia, los amigos. Igualmente nos pueden prohibir salir, pero no volar con nuestra imaginación, y en mi caso el escape es la madera, la motosierra y la creación. Hoy la tecnología nos permite estar conectados, intercambiar ideas o prenderse en empresas, como las dos virtuales en las que intervine. La primera fue un encuentro internacional promovido por el escultor Sebastián Novak, en Chaco, y el último fue realizado por el tallista entrerriano Gustavo Da Silva Macorio. Mi padre Roberto Omar Vivas fue mi maestro y mis primeros juguetes, los que me llamaron la atención, fueron las herramientas de talla. Cuando tenía siete años realicé mi primera escultura, y conservo una talla que hice en labores en la Escuela 26, cuando estaba en segundo grado. El secundario lo inicié en el Industrial, abandoné en segundo año para subirme a un ring y así fue como el boxeo me llevó a vivir a Santa Fe. Después me casé, tuve a mis hijos, dejé el deporte y trabajé. Cuando me separé, los crié solo, vivieron conmigo, y siempre acompañado de los formones, la madera y el oficio. Después de muchos años sin tocar un libro, terminé el secundario yendo al colegio nocturno y pasé cuatro años por el Instituto de Bellas Artes. Me dediqué de lleno al arte, a viajar con mi trabajo, y hoy mis obras están en Bariloche, Neuquén, Córdoba, San Luis, Misiones, y en casi toda la Pampa. Trabajé 12 años para un exportador de arte nativo, y mis trabajos, casi 100 piezas, esculturas de pequeño tamaño, eran enviadas a diferentes países de Europa bajo la marca del exportador. Hoy gano menos, pero cada obra mía lleva mi marca: Ruca Huitrú (en mapuche, ruca=casa, huitrú=caldén). Mi taller es la Casa del caldén».

Ricardo Oscar Vivas

Nació en General Pico, el 23 de marzo de 1967. Su formación esencialmente es autodidacta, siendo su abuelo y su padre quienes le brindaron los principales conocimientos que le permitieron trabajar tanto la madera como otros materiales. Estudió Profesorado en Artes Visuales en el ISBA. Sus increíbles y bellas esculturas se encuentran en diferentes plazas, paseos y espacios públicos de Relmo, Arata, Anchorena, La Maruja, Trenel, General Pico, Neuquén, Eduardo Castex y Toay, entre otros puntos del país. Expuso sus trabajos tallados en Colón, Trenque Lauquen, Realicó, General Pico, Ingeniero Luiggi, Toay y Castex.

Anchorena, San Luis.
Anchorena, San Luis.
Relmo.
Relmo.
Trenel.
Compartir

Autor

Raúl Bertone