Ese derecho de ejercer la libertad artística

El próximo sábado 25 de octubre estará en nuestra ciudad Diego Boris, presidente del recientemente creado Instituto Nacional de la Música (INAMU), para brindar una charla informativa abierta en las instalaciones de Ciriaco Bar (calle 24 esquina 23). En el transcurso de la misma, Boris detallará los objetivos de la entidad enfocada en el fomento de la actividad musical creada a partir de la Ley Nacional de la Música sancionada a fines de 2012.
La actividad se iniciará a las 18:30 horas, y contará con la organización de Músicos Independientes Piquenses Asociados (MIPA), la Asociación de Músicos de Salliqueló (AMS) y el Movimiento por la Identidad y la Cultura Nacional (MICUNA). El evento es abierto, de entrada libre y para músicos de todos los géneros, así como para gestores culturales, productores de espectáculos o representantes de instituciones a quienes les interese la labor del instituto, como público en general. Los nuevos esquemas de fomento a la actividad musical, respecto de su circulación y difusión, así como los circuitos de música en vivo, serán parte del temario que abordará Boris. La financiación del Instituto está establecida en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, y corresponde al 2 por ciento de lo que recauda la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audivisual (AFSCA) en todo concepto.
La Ley de la Música fue sancionada por el Congreso Nacional el 28 de noviembre de 2012, disponiendo la creación del Instituto Nacional de la Música (INAMU). Con el objetivo de promover, fomentar y estimular la actividad musical en todo el territorio, fomentar la producción fonográfica, y proteger la música en vivo a través de la creación de circuitos regionales, el INAMU actúa en el ámbito de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, apuntando al fomento, apoyo, preservación y difusión de la actividad musical en general y la nacional en particular.

Diego Boris, presidente del INAMU.

Diego Boris, presidente del INAMU.

La citada Ley, entre otros tantos beneficios, permite: 1) Federalizar el fomento a la producción musical, con la instalación de sedes en cada región cultural; 2) Incentivar la organización de los diferentes actores de la actividad musical garantizando, a su vez, la participación en las distintas regiones culturales de organizaciones de músicos con personería jurídica en cada región o provincia. Esta participación definirá los parámetros a utilizar para la distribución de parte de los beneficios otorgados por el Instituto en esa región cultural; 3) Mejorar las condiciones en las que se desarrolla la música en vivo con la creación de circuitos estables de música en vivo en cada región cultural del país (integrando espacios estatales, privados y comunitarios); 4) Afianzar la relación entre los músicos y los sectores de nuestra sociedad que tienen dificultades para acceder a esta manifestación del arte. La creación de un circuito cultural social permitirá cumplir con este objetivo; 5) Mejorar la difusión de la música nacional en los medios de comunicación; 6) Favorecer la formación integral del músico, poniendo énfasis no sólo en su instrucción artística, sino también en el conocimiento profundo y organizado de los distintos derechos intelectuales y laborales que intervienen en la actividad musical; 7) Optimizar la distribución de recursos otorgando herramientas que solucionen una de las instancias del proceso de producción de fonogramas; 8) Que músicos nacionales puedan tocar de teloneros de artistas internacionales con resguardo de sus derechos laborales e intelectuales.

Compartir

Autor