Estado de encuentro con el otro

Impronta superadora buscando producir y crear. Lo inclusivo como lenguaje poético. El placer de compartir en un espacio colectivo. Acciones que favorecen el sentido de pertenencia a un colectivo, como estado de encuentro con el otro. Esa construcción social del conocimiento como experiencia dialógica. El arte comunitario facilita la elaboración de sentido y la afectividad. La Cooperativa La Comunitaria, en la sede General Pico, llevó a cabo días atrás una actividad consistente en la entrega de diplomas, y la muestra de talleres y proyectos productivos. Los objetivos ante el horizonte que sigue marcando el devenir donde el esfuerzo y las ganas sostienen el impulso renovado. Cuando la palabra hace colectivo, hace comunidad, esa palabra es liberadora.
La jornada desarrollada en las instalaciones del Centro Cultural Comunitario, ubicado en la intersección de las calles 217 y 264, arrancó con una ceremonia originaria de agradecimiento a la Pachamama y pedidos de deseos para el próximo año, para continuar con un tinku, danza originaria colectiva. Ambas actividades estuvieron a cargo de la profesora del taller de Danzas originarias. Luego prosiguió con la inauguración del Árbol de Navidad armado sobre un pino del predio, participando niños y jóvenes de los diferentes talleres.
Cuando la concurrencia de vecinos era importante comenzó la entrega de diplomas y presentes a cargo de los distintos profesores y profesoras de los talleres de formación profesional y culturales (peluquería, muñequería, guitarra, folclore, teatro comunitario, fotografía y edición digital, pasta piedra, educación física), y a su vez cada taller organizó una muestra con sus producciones, sumándose los productivos de carpintería, huerta y forestación, llevado adelante en conjunto con la organización Bio-Región. El grupo de folclore deleitó al público con varias chacareras y zambas y posteriormente hubo una intervención teatral contando los desafíos superados en el año para ensayar en el nuevo espacio.
La Cooperativa destacó la consolidación de los distintos grupos, de proyectos productivos y de promoción ambiental, que significan la posibilidad de que muchas personas de diferentes edades puedan crecer en comunidad, formarse integralmente y acceder a distintos bienes culturales de forma libre y gratuita, donde el trabajo de los talleristas esté reconocido en términos salariales y así muchas familias puedan tener trabajo digno, lo cual es posible por la participación de la Cooperativa en el MTE-CTEP. Los integrantes de La Comunitaria destacaron a su vez la importancia de trabajar en conjunto con otras instituciones y organizaciones del medio que permiten potenciar nuevos proyectos. Expresaron su agradecimiento a Corpico por el comodato de uso del espacio donde funciona el Centro Cultural Comunitario, a la Facultad de Humanas de la UNLPam, al Campito Centenario y a la ONG Bio Región con quienes impulsan proyectos de promoción ambiental.

Compartir

Autor

Raúl Bertone