Estela Canto y Jorge Luis Borges: un romance con toques cinematográficos

MIRÁ LOS VIDEOS. Hay una película argentina. Y otra de origen y protagonistas inesperados.

Los 7 kilómetros que caminaron el día en que Jorge Luis Borges se enamoró de Estela Canto.

Los paseos tomados de la mano.

Las charlas sobre George Bernard Shaw.

El café y el vaso de leche en un bar de avenida de Mayo.

Los besos.

Los abrazos.

Los tangos cantados.

“El Aleph” dedicado.

La Divina comedia recitada.

Doña Leonor Acevedo y la relación panópticamente vigilada.

Borges: “Se adivina que estoy pensando en ti”.

Canto: “No podemos casarnos si antes no nos acostamos”.

La historia de Estela y Georgie estaba destinada al cine.

De acá

En septiembre de 2000 se estrenó en la Argentina Un amor de Borges, película dirigida por Javier Torre y protagonizada por Jean Pierre Noher e Inés Sastre.

“Inspirado en el recuerdo de Estela Canto y su libro Borges a contraluz“, se lee en el comienzo del filme, que contó con Alejandro Vaccaro como “asesor histórico y literario”.


“Estela, por lo que se desprendió de la investigación para el papel, era una mujer muy transgresora, muy diferente a Borges que venía de una familia conservadora ─le dice Noher a Clarín─. Ella había coqueteado con el comunismo, tenía ideas muy revolucionarias, era una figura muy particular.”

Según el actor, Canto “era de aquellas mujeres que se hicieron valer en una época en la que la mujer estaba muy desvalorizada”. Y produjo en Borges una “atracción muy especial”.

Estela Canto y Jorge Luis Borges: un romance con toques cinematográficos
Escena de la película “Un amor de Borges” (2000).

“Cuando Javier Torre me ofreció el papel de Borges ─añade─ me agarró una conmoción fuerte porque arrancábamos a filmar en sólo 6 semanas. Empecé a comer cualquier cosa para engordar, a trabajar la voz y hacer mucha investigación. Fue una experiencia excelente, un placer absoluto.”

De allá

“Leí una entrevista en el diario El País de España a un señor que fue médico y trató a Borges sobre su eventual impotencia, el doctor Kohan Miller. También leí que Silvina Bullrich había dicho que Borges era virgen. Eso y los rumores persistentes y la sexualidad de Borges me llevaron a Estela Canto y su relación. Me generó interés su relación sustentada en malos entendidos: el encuentro entre 2 personas con diferentes formas de ver la vida.”

El escritor chileno Omar Pérez Santiago le resume así a Claríncómo fue que terminó escribiendo el guión de la película La novia de Borges, estrenada en 1990… en Suecia, con actores y parlamentos en sueco.

Ocurrió en la sala del Konsthallen de Malmö, la más importante institución de arte de la región. El filme dura 45 minutos y se presentó en festivales.

Pérez Santiago conoció en el país nórdico al director peruano Ricardo Arroyo y ya habían trabajado juntos en el cortometraje Plikten, El deber.

La novia de Borges no se llegó a hacer en español. Y la única excepción en el elenco sueco fue la argentina Gloria Leyland, que interpretó a la madre del escritor, doña Leonor Acevedo.

En YouTube hay 2 fragmentos.

1: GEORGIE Y LA MAMÁ


Suena el teléfono. El ruido queda colgando en la pieza. Vuelve a sonar. La madre lanza una mirada acuchillada a su hijo. Borges se levanta evitando su mirada y contesta.

—Usted está llorando…, Estela…, cálmese, voy ahora para allá…, encontrémonos en el café. Sí…, ahora mismo.

Borges cuelga y va a colocarse el abrigo. La madre se levanta. Ya no puede controlarse. Le habla duro.

—Creo que esta situación es ya humillante, es una vergüenza. Todos se ríen de ti. Ella juega contigo. Es una mujer mala, es una bruja.

—Madre, ella me necesita…, no está bien…

—¡Qué ciego eres! Ella viene aquí, insulta a tu madre en su propia casa y tú te vas corriendo tras ella. ¿Y yo? No te preocupas por cómo yo me siento.

—Madre, no es así…

—No te preocupas de tu madre…

—Madre…

Borges se abrocha el abrigo.

—¿Saldrás?

—Sí, madre, le prometí que iría…

—¿A qué hora vuelves?

—Pronto, madre, pronto…

—No deseo cenar sola… ¿En una hora?

Ella negocia, chantajea, presiona.

—2, madre.

—Una hora y media… Tu madre no desea cenar sola…

—Bien, madre: una hora y media.

2: CHARLA DE PAREJA


—Es extraño, Estela: me parece haberla conocido hace mucho tiempo. Quizás la historia es un círculo y nada es ya que no haya sido y que no será.

—Georgie, no me dirás que tú también perteneces a la secta de los monótonos. La explicación es más simple: yo te conocí de niña. Tenía 10 años. Tú pasabas frente a mi casa cada día. Yo te observaba desde la puerta.

—El tiempo es un arduo y tembloroso problema.

—Sí, pero tú eres el mismo.

—¿Usted cree?

—La misma silueta. Concentrado, irritante, casi ridículo. A mí, en cambio, me gustan los hombres que me necesiten. Un hombre que me recuerde que soy una hembra, un animal. Ahora soy adulta.

—Joseph Conrad, ¿lo has leído?

—Un poco largo. Una historia de amor debe ser imprevista, como una flor, un olor. Lo único que uno puede hacer es sonreír débilmente o exclamar: “¡Aaah…!”.

—El amor, una flor un poco peligrosa.

—¿Qué es el amor? Explícame qué es el amor, Georgie.

—Bueno, si yo logro entender…

—¿Entender? El amor no se necesita entender, uno debe perder la conciencia. Pasión, desesperación. Uno debe morir en los brazos del amante. ¿No lo has sentido así, Georgie?

—No, Estela, en verdad no.

Homenaje internacional

En 1993 el chileno Omar Pérez Santiago editó el guión como libro, con el mismo título: La novia de Borges. Era una nouvelle o, según le dice a Clarín vía Facebook, “realidades ficcionadas”.

—¿Qué representaron en tu carrera la película y el posterior libro?

—He sido un admirador del poeta: yo lo viví todo como un homenaje.

—¿Se conocía la historia de Estela Canto y Borges en Suecia?

—No. Borges había sido traducido por Lasse Söderberg, pero era en los años 80. Borges era un escritor para iniciados, es decir para literatos. Hoy, sin embargo, Borges es una estrella pop en el mundo.

La novia de Borges
Estela Canto y Jorge Luis Borges: un romance con toques cinematográficos
El libro tuvo una segunda edición y se agotó.

—¿Sorprendió que un escritor chileno y un director peruano estrenaran en Suecia una película sobre un escritor y una traductora, ambos argentinos?

—Mucho. Y circuló la idea de que había una pequeña cofradía medio secreta de adoración a Borges. Muy al estilo borgeano.

—Habiendo investigado sobre la vida de Estela, ¿cómo la definirías?

—Moderna, libertaria y feminista.

Fuente: Clarin. Nota Diario de cultura

Compartir

Autor