“Yo estuve desterrado, fue muy bravo”

El músico y poeta Rafael Amor se presentó en Casa de La Pampa para brindar un recital basado en textos musicalizados que pertenecieron a su padre Francisco, recordado cantor de la orquesta de Canaro, en el marco del ciclo Ñuke Co-Madre Agua, que tiene como finalidad visibilizar la problemática hídrica de La Pampa y mantener vivo el espíritu de reivindicación de la provincia sobre sus recursos naturales, en especial el río Atuel. Rafael mamó desde pequeño el espíritu profundamente pampeano arraigado en el sentir de su padre, nacido en Bahía Blanca pero radicado desde muy chico en nuestra provincia.
“Mi abuelo, un gallego que era el encargado de la confitería del Ferrocarril Sur, un buen día tiene como destino Toay, Santa Rosa de Toay, como decía mi padre, quien era muy chico, tenía unos seis años. Ahí nació mi tío Rafael y se crió mi papá. Toda su infancia estuvo rodeada por esa magia pampeana. Él nunca olvidó eso y lo dice en sus canciones: ‘Si hoy hago vida pueblera, no olvido aquel pago criollo, porque yo soy sin embrollo pampeano por donde quiera”, relató Amor, después de interpretar ante un importante marco de público una serie de canciones y poesías que será parte de su nuevo disco.
“En el mes de noviembre voy a ir a Paraná, donde grabo siempre en casa del Dúo Enarmonía, de Haydeé Chaparro y Guido Tonina, y vamos a grabar, tranquilamente, entre asados y mates, un disco en homenaje a mi padre, que se lo merece. Ha sido uno de los fundadores de todo esto. Era muy amigo de Yupanqui, de Buenaventura Luna. Un hombre muy bohemio que trabajó mucho con Canaro, fue cantor de su orquesta e hizo varias películas como Viento norte, la primera superproducción argentina, con Muiño, Alippi, Rosita Quiroga y Magaña, estuvo en Napoleón con Pepe Arias, El muchacho de la orquesta, Facundo y otras. Siempre cantando, salvo en Napoleón donde hizo de galán joven, de estanciero que llega a Buenos Aires. Fue un hombre muy querido en el ambiente”, recordó Amor.
El cantor interpretó algunos clásicos de su autoría como No me llames extranjero, En el camino aprendí y Corazón libre, este último popularizado por la Negra Mercedes Sosa. De extensa trayectoria como poeta, músico y compositor, triunfó en España, donde vivió tras el golpe militar en 1976. En Europa compartió escenarios con Alfredo Zitarrosa, Los Chalchaleros, Alberto Cortez, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina. “Yo estuve desterrado, hay una diferencia con el exilio, uno puede estar exiliado económicamente o culturalmente en el país, pero el destierro es como cuando uno es chiquito y al salir del colegio no están esperándote ni tu mamá ni tu papá ni tu hermano mayor. Eso es el destierro. Soñaba a cada rato con las calles de Buenos Aires, con los amigos. Fue muy bravo”, concluyó.

Tal mar

En la previa del show de Amor se proyectó el videoclip Tal mar, del grupo pampeano Catalinatom, liderado por Juani De Pián y Mauricio Flores. El clip fue declarado recientemente de interés legislativo por la Comisión de los Ríos Interprovinciales de la Legislatura pampeana.

Estampa y arcilla

En el marco del ciclo de Artes Visuales 2018 la Casa de La Pampa inaugurará el próximo jueves 4 de octubre, a las 20:00 horas, la muestra Estampa y arcilla, de la grabadora Marta Arangoa y la escultora Delia Kroll. Las obras, pese a que transitan por caminos diferentes, se unen, se entrelazan, se buscan y confluyen en sobrias texturas, de trazos firmes y colores discretos, sin estridencias, con apenas algunos brillos que resaltan el ocre de la tierra, lo justo y necesario para interaccionar en una hermosa obra con un solo espíritu: la madre naturaleza.
Ya sumergidos en la observación de la misma nos encontramos con propuestas atemporales, de una visión antigua, tan arcaica como la tierra misma y además con una revalorización estética de los símbolos propios de nuestra Patria Grande. Ambas están unidas por la construcción de imágenes y formas donde conviven inequívocamente nuestra tierra, aire, agua y fuego, donde se ha desarrollado la larga historia registrada de la humanidad. Arangoa confiesa su debilidad por el color azul, lo plasma en sus más variados y sutiles tonos, pero también ha servido de base para crear recurrentemente los colores de la tierra que usa mayoritariamente Kroll, desde el marrón claro, un rojo riojano o misionero, o un gris levemente verdoso precordillerano. En síntesis, hay muchas cosas más que la pampeanidad que une a estas artistas y en la observación de sus obras queda el testimonio de estas mujeres profundamente compenetradas y consustanciadas con la tierra y en el tiempo y el espacio que habitan.
El cierre musical del evento estará a cargo de la cantante Eugenia Brown, en un intento por dialogar con la obra desde el universo de la black music y el neosoul. Brown nació en la localidad de Maisonnave, desde temprana edad incursionó cantando en bares y eventos, y a los 18 años se trasladó a La Plata donde realizó estudios de música y perfeccionó su técnica vocal, participando en diversos proyectos y escenarios del circuito platense. En el año 2014 editó su primer trabajo discográfico con reversiones de canciones populares y en 2015 editó un CD con reversiones de temas soul. Actualmente se encuentra finalizando su primer disco integrado por composiciones propias y realizando presentaciones en Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires.

Compartir

Autor

Raúl Bertone