Fluyendo como el agua desde sus canciones

En una noche a puro folclore la Casa de La Pampa celebró un nuevo encuentro del ciclo Ñuke Co-Madre Agua, con la participación de Sylvia Zabzuk y María Laura Caballero. El evento –organizado conjuntamente con la Asociación Argentina de Autores y Compositores (Sadaic)- tuvo lugar en la delegación pampeana en Buenos Aires bajo el nombre Mujeres Agua.
Pampeana por adopción –nació en Oberá, Misiones, pero reside desde hace más de veinte años en La Pampa- Zabzuk agradeció la invitación. “Venir a cantar a Casa de La Pampa es algo que anhelaba hace mucho tiempo. Me siento muy feliz de estar acá, muy orgullosa de representar a La Pampa aún con mi tonada y mis ritmos misioneros. Me siento también pampeana por ese modo lento de andar, por ese modo lento de sentir y a la vez intenso”, señaló la compositora.
Zabzuk confesó que llegó a La Pampa “huyendo” del ritmo de vida vertiginoso y alocado de Buenos Aires. “La verdad es que le debo muchísimo a la provincia porque todo mi trabajo artístico fuerte como solista, como guitarrista y como compositora lo hice desde Santa Rosa. Todo mi quehacer artístico fue desde La Pampa hacia el mundo, porque tuve la suerte de llevar mi música por varios lados”, afirmó. Acompañada por Fernando Bruno en percusión, se lució con un variado repertorio de temas propios, entre los que se destacó Chadileuvú, una canción dedicada al río Atuel que ya no corre por La Pampa.
A lo largo de su carrera compartió grabaciones y presentaciones con artistas como Jorge Marziali, Rafael Amor, Teresa Parodi, Carmen Guzmán y el Chango Spasiuk, entro otros. Cuenta en su haber con cuatro discos editados: A su modo (1997), De piedra y agua (2004), El río bajo el río (2009) y Pequeños milagros (2014).
Como invitada especial participó la charanguista María Laura Caballero. “Fue una sorpresa muy agradable que me convocaran de la Casa de La Pampa porque yo nací en General Pico y de muy chiquita me fui a vivir a Pehuajó y luego a Capital Federal. Siempre con algunas vueltas a La Pampa porque uno lleva su lugar de nacimiento siempre en el corazón”, señaló Caballero.
“Mi primer acercamiento con la música fue a través de la guitarra. Después terminé haciendo la carrera en el conservatorio de Buenos Aires, donde descubrí la carrera de Etnomusicología y ahí es donde justamente conocí el charango. Me enganché con el charango en un taller de Rolando Goldman y no paré. Fue como un flash con el instrumento”, confiesa la joven.
El repertorio de Caballero –que incluye un mix de temas propios y de otros autores- recorre el país a lo largo y a lo ancho. “Si bien por naturaleza el primer acercamiento que uno hace es con la música andina, luego fui traspasando el folclore argentino de las distintas regiones por el charango, por eso también hago alguna música pampeana”, aclaró. En Casa de La Pampa sacó a relucir su costado más pampeano al interpretar una original versión en charango de la Huella de ida y vuelta, el clásico compuesto por Roberto Yacomuzzi y Lalo Molina.
Caballero participó como instrumentista en diversas formaciones de música folclórica, e integró la Orquesta Argentina de Charangos y la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías de la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Como solista editó dos discos: Charango, dímelo tú (2010) y Desde la misma huella (2014). En tanto, realizó presentaciones en todo el país, Bolivia, Chile, Cuba, y EEUU, compartiendo escenario con Juan Falú, Rolando Goldman, Lilián Saba, Marcelo Chiodi, Ramón Ayala, Guillermo Zarba y Sara Mamani, entre otros.

Compartir

Autor

Raúl Bertone