“Es un gran abrazo al alma”

La música mitigando aquellos momentos invadidos por la tristeza. La música haciéndole un guiño cuando depositaba su mirada en el horizonte. El deseo de cantar algún día. Y como la vida misma, las sensaciones desperdigadas, acunando ese anhelo que se fue cristalizando lentamente. La piquense Eli Fernández vive por estos días horas de felicidad plena. Su nombre instalado en las nominaciones para los Premios Gardel 2019 es el mejor motivo para ese estado que transita la artista radicada en la ciudad de Córdoba. Su primer disco llamado Canto soy, que salió del horno hace apenas un año, recogió merecimientos para integrar la categoría Mejor Álbum Artista Femenina de Folclore junto a Jallalla (Micaela Chauque), Jaaukanigás (Patricia Gómez), Convicción (Rocío Araujo) y Poder decir (Ceci Méndez). La ceremonia de entrega se llevará a cabo el 14 de mayo en Mendoza.
“Nunca imaginé que podía quedar seleccionada para los Premios Gardel, que son los más importantes de la música argentina. La convocatoria se abre todos los años en el mes de febrero, a través de CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas). Como mi disco es reciente tuve la inquietud de mandarlo, obviamente había hecho todos los trámites legales que se deben hacer en su momento, y reitero, nunca pensé que Canto soy podía quedar nominado entre los cinco mejores discos de folclore femenino del país. Estoy muy feliz y emocionada, es un gran reconocimiento ya que se trata de mi primer trabajo por lo que me llena de orgullo y de incentivo para seguir adelante. Además estoy junto a otras cuatro enormes artistas que admiro. Es increíble suceda eso. Es un gran abrazo al alma”, señaló Fernández, entrevistada por El Lobo Estepario.
Después de integrar varias formaciones, inició su camino solista en 2015 y en 2018 hizo realidad Canto soy, con arreglos y producción del músico y compositor bonaerense Néstor Basurto. La placa contiene diez canciones, dos pertenecen a la cantante pampeana, y el resto a destacados compositores como Raúl Carnota, Miguel Condomí, Abel Tesoriere y el propio Basurto, entre otros. El disco fue grabado en co-producción de los estudios El Yeite (Capital Federal) e Islandia Estudio (Unquillo, Córdoba), con la participación de exponentes de la talla del citado Basurto, Leandro Marquesano, Diego Gazzaniga, Victor Carrión, Pamela Merchán, Lucas Lacolla, Miguel Rivaynera, Sebastián Palacios, Luciano Scalera, Lucas Monzón y Gabriel Juncos, entre otros. La masterización estuvo a cargo de Rubén Ordóñez, en la mezcla intervino Sebastián Palacios y la gráfica pertenece a la artista Florencia Benassi.
“Este disco es, como lo dice a través del título, el canto que me define, que me representa, me abraza y me contiene, a pesar de los momentos difíciles que he pasado en la vida como la pérdida de mis padres. Realmente el canto siempre estuvo ahí para decirme ¡Arriba, hay que levantarse, la vida sigue…!!. Y este es un motivo para seguir, nada más ni nada menos que cantar. El disco significa eso. Y de pronto, que tanto esfuerzo y tanto amor puesto en ese trabajo sea reconocido con esta nominación, bueno, es increíble. Se trató de un trabajo en conjunto, fue un verdadero equipo. Además, que haya dos canciones mías es otro plus. En el verano estuvimos haciendo prensa junto a Juan Revelli durante los nueve días del Festival de Cosquín, el trabajo también se fue para Brasil y Uruguay, y todo eso es muy importante también para darle otro marco al trabajo”, concluyó Fernández.

Compartir

Autor

Raúl Bertone