Grupal Utopía registró su impronta en el cancionero pampeano

Un disco nunca se acaba. Y su espíritu hace que cada uno adquiera su propia personalidad. Un disco es disparador de ambientes, sonidos, letras. En su construcción se conjugan ansiedad y expectativa. Ponerlo después en oídos y en el corazón de quien escucha será sinónimo de alegría. Una sensación que gana por estos días a los integrantes de Grupal Utopía, quienes ven cristalizado en Pampeanos el deseo de registrar con su impronta la poética de estos lares.

El tercer trabajo en estudio de la formación fue forjado en formato EP, y contiene cinco canciones. Las vicisitudes de un año totalmente atípico instalaron en algún momento ciertas dudas, que obligaron a descartar dos temas inéditos, pero el impulso que viene acompañando a Utopía desde hace más de dos décadas finalmente tuvo el mejor corolario, pudiendo concretar el objetivo antes de que concluya el 2020.

El grupo salió en los últimos tiempos al rescate de nuestro cancionero, alimentando de esa manera la base de un repertorio que ha venido exponiendo zambas, chacareras y huaynos, además de nuevas canciones, como las versiones propias de Oración del remanso (Jorge Fandermole), Para una niña del oeste (Heraldo Hernández), Solo le pido a Dios (León Gieco), Milonga Baya (Jorge Domínguez El Bardino) o Huella de ida y vuelta (Roberto Yacomuzzi-Lalo Molina). Esta última integra el EP, donde también aparecen la cueca chalilera La Chilquita (del citado Julio Domínguez y Guillermo Mareque), El Montesino (Carlos Figueroa), la zamba inédita Ríos de arena (Pablo Ribeiro) y la huella Como los cardos rusos (Roberto Palmer).

Participaron de la grabación Mario Ribeiro (segunda guitarra, dirección, voz, coros y arreglos vocales), Julio Ortiz (primera guitarra, arreglos), Diego Avalos (guitarra base, voz y coros), Néstor Tobarías (voz y coros), Héctor Bossi (voz y coros), Alberto Esperanza (percusión, batería) y Nazareno Ribeiro (bajo eléctrico). A la hora de las bases instrumentales, estuvieron como invitados el guitarrista Santiago Chaico Coronel y el tecladista Fabricio Martínez, quien integrara Utopía. Los temas fueron grabados en La Hoguera Récords (Chino Adam y Pecho Giménez), y Mochiazu, ambos estudios de nuestra ciudad, y en Triada, de CABA. El diseño y dirección de arte de tapa fue de Sebastián Gómez.

De esta manera Utopía asumió el desafío de recrear piezas que habitan el repertorio pampeano. Un trabajo de estudio que se erige en un mecanismo de cohesión grupal. Siempre han tejido ilusiones en forma de disco, pero nunca lo forzaron. La premisa desde el vamos fue consolidar una idea musical sobre el escenario, un proyecto en cuanto a sonido y estilo, y respetarla a lo largo de los años. Ese ha sido un compromiso que se mantuvo inalterable desde que el grupo fuera parido en 1995, con una formación inicial que contó con la presencia de los actuales integrantes Tobarías, Ortiz, Mario Ribeiro y Beto Esperanza, además de Ricardo Miner y Walter Mochila Ribeiro. Los interesados en adquirir Pampeanos pueden solicitarlo comunicándose con el número telefónico 2302-15417427.

Compartir

Autor

Raúl Bertone