“Hablamos de la criminal decisión de que los trenes dejaran de pasar”

¿Cómo podría un hombre despertar la verdad en los demás? Artísticamente, desde luego. El verdadero problema consiste en que al arte no se llega fácilmente, un abismo lo rodea, y mucho menos en estos tiempos de difusos límites y profusos impostores, donde se vuelca una carretillada de escombros en un museo y se cobra entrada, o donde se publican libros cuyos escritores desconocen los más elementales procedimientos técnicos. Pero si en el propio Instituto de Bellas Artes de General Pico se escuchó en clase decir que “todo acción es artística”, qué cosa podría esperarse en su consecución. Hay que prestar atención entonces, no hay más remedio si no queremos ser engañados. Es necesario observar la intensión de profundidad y el estadío desde el cual se crea, por partes iguales.
En el caso de Harina, una obra de Carolina Tejeda y Román Podolsky que cuenta con la actuación de María Emilia Sapegno y la dirección de Leticia Hernando, y que se estrenará en nuestra ciudad mañana sábado 6 de junio a partir de las 20.30 hs. en Ruido y Nueces (calle 17 esq.14), hay que evaluar el vínculo e intimidad que consiguió Leticia con el teatro y lo que el teatro hizo con ella.
En Harina, Leticia Hernando nos habla de la ausencia del tren y su vínculo con la infinita soledad, fragmentos de país que se quedaron sin movimiento. Harina es una suerte de documental en vivo que registra la vida de Rosalía, una sobreviviente, alguien que se quedó con sus recuerdos cuando todos se iban.
Abajo, un repaso a la trayectoria de Leticia y de cómo llega su ópera prima a General Pico, en voz propia, para que no queden dudas, para que vayamos a ver una obra de teatro.

Comienzos en teatro
“Hace más de 20 años comencé a hacer teatro con Pedro Di Nardo, para mí, el mejor maestro de aquellos tiempos y parte fundamental de la historia teatral de nuestra provincia. Siendo su asistente, comenzó a interesarme mucho la dirección teatral, y fue Pedro quien comenzó a brindarme herramientas para que pueda encaminarme por esos rumbos. Todavía no había terminado el colegio secundario y recuerdo que mi mejor plan para las tardes era ir a visitarlo a Pedro a sus “Sellos Di Nardo” y entre mate y mate hablábamos de teatro e imaginábamos obras juntos… Pedro me transmitió toda su pasión y amor por este mundo…”

Buenos Aires y la suerte
“Luego, pude viajar a Buenos Aires para capacitarme. Allá pude formarme en diversas disciplinas, y nunca dejé de trabajar mucho en proyectos personales y ajenos en materia cultural. Quizás porque la prioridad era el sustento económico, y tuve la suerte de quedar maravillada y abocada completamente a mi trabajo como agente de prensa, abandoné ese primer deseo de la dirección.
Viví 15 años en Buenos Aires y quizás la parte más importante de mi actividad fue ver obras de teatro y ensayos casi todos los días, con un vínculo permanente con maestros y teatristas que admiro mucho, y que sin dudas, hoy puedo decir que esa experiencia es mi capital más preciado.
“Los últimos años en la gran capital, me tuvieron también involucrada en proyectos de gestión cultural, y eso viene a cuento porque me acuerdo muy claramente que me convocaron para que junto a un grupo de trabajo pensemos una plataforma cultural para Capital Federal, y fue ahí que sentí que algo estaba mal, que yo en realidad tenía la necesidad de trabajar en mi provincia y desde ahí pensar cómo podemos estar mejor… Y fue casi mágico, porque al parecer, mi deseo llamó a la buena suerte y rápidamente me ofrecieron trabajo y volví a mi lugar.”

Primer obra como directora
“Mi sueño de dirigir fue posible porque el año pasado el Instituto Nacional de Teatro (INT) invitó a un profesor para que más allá de ofrecernos herramientas teóricas y prácticas, tenga un seguimiento sobre nuestros proyectos para que puedan convertirse en obras de teatro. Y fue en ese trabajo que provocó Adrián Canale, que muchas de las cosas que yo tenía ganas de contar, pude plasmarlas en una obra de teatro y a través de una artista maravillosa y tan sensible como es María Emilia Sapegno.”

Sobre Harina
“Sin dudas, el gran valor de esta obra está puesto en la interpretación de María Emilia, para quien es su primer trabajo teatral. En ella encontré una artista inteligente, atrevida y despojada de prejuicios, cualidades que favorecieron el trabajo y convirtieron este proceso en puro placer.
“Creo que lo que más disfruté de este proceso fue trabajar minuciosamente junto a la actriz, cada detalle de este hermoso personaje. En cada ensayo puedo disfrutar de la obra, emocionarme y divertirme como si fuese la primera vez que la veo.”

¿Por qué Harina?
“Creo que en mi generación se debe hablar de temas que vivimos en carne propia y nos marcaron fuertemente, como fue el vacío, en todos los sentidos, que sufrimos en los `90. En ese apogeo Neoliberal, no sólo se despreció y terminó con la dignidad de las instituciones públicas, sino que el cierre de fábricas, empresas, y la terrible y criminal decisión de que los trenes dejaran de pasar, convirtieron a comunidades en pueblos fantasmas y la esperanza de la gente por un futuro mejor y posible, se perdieron por completo.
“Harina habla de eso, de una mujer que nos comparte sus recuerdos, lo único que tiene, sus anécdotas más preciadas en donde hay familia, amigos, vecinos y un tren siempre presente. Ella vivió un pasado en comunidad, y su presente es de soledad y silencio.”

Evolución
“Hay una adaptación con respecto a la obra original y tiene que ver con algunas anécdotas nuestras que se mezclan con la ficción, más una fuerte identidad de estos lares, de nuestra región. La harina está presente quizás como símbolo de toda esa destrucción que en lo personal, no quiero que olvidemos.
“Se puede decir que “Harina” vino con un pan bajo el brazo, porque apenas la mostramos como trabajo de fin de seminario, nos invitan a participar de la 1º Fiesta Nacional del Trigo y el Pan / LX Fiesta Provincial del Trigo en Eduardo Castex, y esto gracias al grupo de teatro “Es lo que hay” de esa localidad.
Y ahora nos toca ir a Gral Pico, a “Ruido y Nueces”, una sala independiente que más allá de ser cálida y adecuada para esta puesta, tiene nuevamente a un grupo de teatro que se comprometió con la obra, así que los amigos a quienes agradecemos en esta oportunidad es a “Casiopea”.
“Y tenemos pendiente estrenar en Santa Rosa, antes de seguir visitando otras localidades, así que en cuanto reabra la ATTP, estaremos mostrando Harina ahí mismo.”

Agradecimiento
“Para mí es muy importante trabajar con gente que admiro y en Harina tengo el honor de que en cada rol esté la persona indicada para ayudarnos a contar esta historia: Dagna Faidutti (fotografía), María Florencia Mirasson (diseño gráfico) y Natalia Sapegno (asesoramiento en Arte).”

Localidades: $80
Capacidad limitada – Reservas: (02302) 15 57 67 87

Compartir

Autor

Eduardo Senac

Eduardo Senac ha sido director de la revista literaria “Sueños”, condujo los programas radiales Confortablemente adormecidos (música) y Babel (literatura), también fue co-creador (junto a Ibero Arroyo y Raúl Bertone) y director (desde 2003 hasta el 2008) el suplemento cultural “La Galera”, editado semanalmente por el diario La Reforma. Ha publicado “Instrucciones para ser un Quijote” (1° ed.: 2003; 2° Ed.: 2004, 3° Ed.: Llanto de mudo, 2009); “El vals del duende” (Sueños, 2005); “La precisión de la fiebre” (Llanto de mudo, 2006); “Satori” (2008). También dirigió las publicaciones “El Diario del Siglo” editado por el diario La Reforma en ocasión de cumplirse los 100 años de General Pico, y el “Libro del Centenario” en ocasión de historiar los 100 años de la Biblioteca Estrada también de esa ciudad. El Concejo Deliberante de General Pico declaró de “Interés Cultural” los libros “Instrucciones para ser un Quijote” y “La precisión de la fiebre”, presentados en la Feria Nacional del Libro de Tucumán y en la Feria Nacional del Libro de Entre Ríos, respectivamente. Publicado por distintos diarios y revistas del país, recibió los elogios de Alejandro Dolina y Daniel Posse: "Es uno de los mejores escritores del país", coincidieron. No participa en certámenes y concursos.