“Imaginé como que son luces que se prenden y se apagan”

El jueves estuvo en la Casa de La Pampa, anoche en el escenario de MEdANo de nuestra ciudad y este domingo en La Maroma de Santa Rosa. La mini gira emprendida por el músico y compositor Nicolás Rainone presentando su nuevo disco Ríos de neón. En ocasión de su participación en el ciclo Ñuke Co-Madre Agua, que se viene cumpliendo en la representación provincial en Buenos Aires, estrenó el video del primer corte del disco Tristeza sobre tanta belleza, filmado íntegramente en la localidad de Algarrobo del Águila, bajo la dirección de Hernán Burset.
Rainone, que desde sus inicios se ha involucrado con causas pampeanas como el destierro de los pueblos originarios, reflejado en su primer trabajo Grito pampeano en el patio de la luna, hace sentir esta vez su voz ante la devastación hídrica del noroeste provincial. “El disco está dedicado al Atuel y al Salado. Yo imaginé como que son luces que se prenden y se apagan. De ahí el nombre. Nuestros ríos son un poco eso, se prenden, y se apagan después por mucho tiempo. Es una continuidad de Grito pampeano en el patio de la luna, que termina con la Huella de ida y vuelta. Este arranca con un galope y la última canción es Volver al oeste, con lo cual es cerrar un ciclo”, destacó el músico, que estuvo acompañado en Casa de La Pampa por Hernán Burset (batería, samplers y percusión), Alejandro Terán (viola), Javier Casalla (violín) y Barbarita Palacios (voz).
El disco contiene nueve canciones y aparecen en él dos invitados de lujo como Gustavo Santaolalla y Cecilia Todd, quienes cantaron a dúo con Rainone. La grabación se realizó en los estudios ION y fue mezclado en Buenos Aires, a excepción de un tema que mezcló Santaolalla junto a Aníbal Kerpel en la ciudad de Los Angeles. Las voces, en tanto, fueron grabadas en General Pico. “Yo siento que cuando grabas una voz necesitas conectar mucho con uno mismo y me cuesta ir a un estudio a grabar, pagar la hora, pensar en el tiempo. Por eso siempre grabo en un estudio chiquito que tengo. Y en el caso de la LU, me prestaban los estudios a la noche, que no hay nadie, y era una manera también de conectar con Pico. Estuve un mes y en el medio surgió una canción, que terminé grabando. Es más que nada por una conexión con el pago”, señaló.

Compartir

Autor

Raúl Bertone