«La conciencia de la fragilidad humana, será memoria de las nuevas generaciones»

«Esta pandemia, este suceso histórico, me encuentra parado en una isla pequeña, rodeado de un océano de incertidumbre. Más allá que la evolución de cada persona es absolutamente singular, esta supuesta “seguridad ilusoria de futuro”, sumada a los temores de la condición de salud de los seres queridos, agrega más agua al océano antes mencionado. Por otro lado, soy consciente que nadie fue entrenado para una cuarentena, así que, personalmente, administro mi tiempo que me facilita regular las ansiedades; potencio la empatía, tratando de ponerme en el lugar de las personas que se encuentran en situaciones más extremas y reflexiono sobre los valores, ya que “guardándome” cuido a los demás, y creo firmemente que la unión y la comunión de un pueblo es el camino para el desarrollo y solución de muchos problemas. Lo urgente se ha concentrado en resolver lo inmediato, generando dificultad, por lo menos en mi caso, de poder imaginar las consecuencias sociales y horizontes futuros. Lo que sí puedo asegurar es que la conciencia de la fragilidad humana, será memoria de las nuevas generaciones. En lo que respecta al ambiente artístico, la aparición del COVID-19 ha sacudido sus bases mismas y está poniendo a prueba todos los mecanismos y capacidades. Todo aquello que fue diseñado durante mucho tiempo debió modificarse de manera repentina. La Cultura y los Museos están demostrando su enorme potencial como conector social ya que, y más en estos tiempos, no solo cumplen una función educativa y patrimonial, sino casi también moral, evitando que se erosione la voluntad de acción».

Pablo Ramos

Nació en Santa Rosa. Profesor de Arte en Artes Visuales, se encuentra actualmente cursando el último año de la Tecnicatura Superior en Artes Visuales. Ha realizado diferentes muestras, tanto grupales como individuales, obteniendo premios en distintos salones. En el año 2014 creó Churrinche, un Espacio Taller Independiente que cobijó a diversidad de artistas para dar capacitaciones, y con el que representaron a La Pampa en el Premio Desafío, en la Bienal de Chaco de Esculturas, con un homenaje a Raúl Fernández Olivi. El trabajo realizado fue emplazado frente a una escuela primaria chaqueña. Además de docente, se desempeña en el Área Educativa de la Casa Museo Olga Orozco y en el Área de Curaduría y Montaje de la sala Eduardo Di Nardo, en Medasur.

Compartir

Autor

Raúl Bertone