«La fotografía siempre es útil en este mundo inundado de imágenes»

«Lo que me causó en un principio fue sorpresa y asombro. Creo que nadie estaba preparado, o nadie se imaginaba que nos podía pasar algo así a esta altura de la historia, y literalmente se detuviera el mundo. Esto deja consecuencias irreparables como son las muertes, lo que es realmente tremendo. Si no tenemos la vida, todo lo demás no nos sirve para nada. Pero después de eso viene la cuestión económica que no sabemos cuánto mala será. Sí que será compleja y difícil de resolver. Mucho más para los argentinos, sabiendo que nuestra economía ya estaba bastante golpeada. Personalmente, tengo una actividad (librería y juguetería) que fue habilitada a los 30 días de decretarse la cuarentena, por lo que pude empezar a trabajar con los protocolos necesarios, y en ese sentido estoy trabajando, pero tuve mi comercio cerrado durante un mes, sintiendo en carne propia lo que eso significa. De ahí mi solidaridad con toda la gente que no puede trabajar, y realmente atraviesa una situación muy angustiante, principalmente aquellos que no tienen ningún tipo de ingreso, y si bien existe alguna ayuda, la misma es muy poca. En cuanto a la actividad fotográfica, quienes trabajamos cubriendo eventos sabemos que estos no van a volver rápidamente, calculo que será una de las últimas actividades en habilitarse. Y con respecto al rubro por el cual soy un poco más conocido, como es la fotografía de naturaleza y vida salvaje, aproveché el tema de la cuarentena para ordenar material, ya que solemos tener, aquellos que nos dedicamos a viajar permanentemente para realizar ese tipo de imágenes, miles y miles de fotos para clasificar, por lo que la parte buena de este tiempo fue aprovecharlo en ese sentido. De forma activa trabajo diariamente con agencias que venden mis fotos en otras partes del mundo, tanto en el mercado editorial como en páginas web, donde la labor ha seguido pero de una manera atenuada. Al estar mis fotografías relaciondas con revistas y libros especializados en turismo o vida salvaje, enciclopedias de naturaleza, guías de animales o de aves, muchos de esos proyectos se vieron afectados atento a que todo está parado, por lo que no se van a concretar por el momento, y por ende la venta de fotografía tampoco. Esta pandemia dejará cambios en muchas cosas, pero creo que también dependerá de cuánto dure todo esto. Hasta la llegada de una vacuna ese tiempo marcará mucho y si bien algunas situaciones vinieron para quedarse, otras se normalizarán y nos vamos a seguir manejando como hasta hace apenas dos meses atrás. Mientras en nuestra provincia podamos circular, tengo el monte cercano a Macachín, a mi casa, por lo que puedo ir, recorrerlo y hacer algo de mi trabajo, aunque el invierno es una época de baja actividad. La fotografía siempre es útil en este mundo inundado de imágenes, se dice que en cada crisis hay una oportunidad, y muchos fotógrafos pudieron aprovecharla. Hay una alta demanda de imágenes que tienen que ver con retratar situaciones de la pandemia, y son usadas a diario en medios gráficos del mundo. En lo económico, todos estamos cobrando menos, las agencias internacionales enviaron un correo electrónico por lo que tenemos que poner nuestro granito de arena en un momento donde se vende menos. Eso produjo que bajaran nuestras comisiones para poder llevar la crisis adelante».

Gabriel Rojo

Nació en Macachín el 24 de diciembre de 1969. Comenzó a interesarse por la fotografía en 1985, estudiando con el  reconocido fotógrafo santarroseño Horacio Echaniz. En sus comienzos realizó seminarios con algunas personalidades del mundo de la fotografía como Roland Laboye (Francia), Earlye Hudnall y Judie Dater (EEUU), y Daniel Barraco (Argentina). En su extensa carrera ha cosechado más de 150 premios y 350 aceptaciones en Salones de Arte Fotográfico en diferentes partes del mundo. Recibió los siguientes títulos honoríficos: Artista Argentino Fotógrafo (AAF) de la Federación Argentina de Fotografía (1996); Artista de la Federación Internacional de Arte Fotográfico (1998); Destacado Fotógrafo Argentino (DFA) de la Federación Argentina de Fotografía (2001); Excelencia (EFIAP) de la Federación Internacional de Arte Fotográfico (2001); Sobresaliente Artista de la Federación Argentina de Fotografía (2008). Actualmente toda su producción está orientada a la fotografía de Historia Natural. Ganó en tres ocasiones el Gran Premio de Honor Cóndor de la Federación Argentina de Fotografía. Sus fotografías han sido incluidas en exposiciones colectivas, publicadas en catálogos, revistas (National Geographic, BBC Wildlife Magazine), libros, enciclopedias, sitios web, etc. Fue finalista en varias ediciones del prestigioso certamen de vida salvaje BBC Wildlife Photographer of the year. Es representado en Inglaterra por la agencia Nature Picture Library (ex BBC Natural History Unit), y en Argentina por Fotoscopio. Actualmente su archivo de fotografías de Historia Natural cuenta con 25000 imágenes de Sudamérica, Sudáfrica y Antártida.

Compartir

Autor

Raúl Bertone