La librería en actividad más antigua del mundo es porteña y queda en Monserrat

“Jóvenes como Belgrano, Castelli y Juan José Paso venían a buscarlos, principalmente los de la revolución francesa, con Robespierre a la cabeza”, cuenta Miguel Avila, dueño de este notable espacio cultural porteño, nacido en 1945 y librero desde los 13. Esta librería es la más antigua de la ciudad, del país, y según una investigación de un escritor europeo, del mundo. Fue declarada Lugar Histórico Nacional y de Interés cultural y patrimonio histórico de la Ciudad de Buenos Aires. “Todos los días abrimos con una convicción: formar lectores”, asegura Miguel, uno de los últimos exponentes de un oficio que se pierde. El 1993 se hizo cargo de la librería antes de que la cadena McDonald’s pusiera allí una sucursal.

Si existe un paraíso para los amantes del libro, este lo es . Alrededor de 300.000 libros antiguos, difíciles de hallar, documentos históricos, pero también volúmenes modernos, enciclopedias y rarezas se exhiben en tarimas, mesas y estanterías que no parecen tener fin. La postal asombra, la vista se pierde en este universo de libros. El aroma del papel, la textura y el color que cobra con el paso del tiempo , la música suave, y la seducción que ejercen sobre la vista los miles de volúmenes con los títulos más variados, determinan un espacio único. “Aquí se gestó el germen de nuestra revolución”, resume Miguel, quien, como un demiurgo, se pasea por su laberinto de papel e historias. Los libros son su vida. “Sin embargo, hay uno que no puedo hallar: la primera edición del Martín Fierro”, confiesa. La obra de Hernández es el título que más venden.

2827955w1000
De botica a librería

La historia de la librería resume la de la ciudad y acompaña a la del país. En 1785 en esta ochava, en aquellos años San Carlos (Alsina) y Santísima Trinidad (Bolívar) existía una “Botica” donde se venían hierbas medicinales, aquí se curaron los heridos de las invasiones inglesas en 1807. Enfrente estaba la Iglesia de San Ignacio, el Colegio San Carlos (Colegio Nacional Buenos Aires) y la Manzana de las Luces, entre otras construcciones que han llegado hasta nuestros días.

En este comercio paraban las carretas que traían a los viajeros que bajaban del puerto, a pocos metros de aquí donde hoy cruza el Metrobus. La “Botica” era atendida por don Francisco Salvio Marull, quien además vendía charque, ginebra, yerbas, elementos propios de una pulpería y uno en particular: libros. “Seguramente los primeros que llegaron fueron títulos religiosos”, afirma Miguel. “El libro es un agente invasor, de a poco va ganando espacio”, sostiene el librero. En 1830, la pulpería y la botica desaparecen y la esquina ya es llamada “Librería del Colegio”, en alusión al Nacional Buenos Aires. Para 1860 la atendía el francés Paul Morta, quien editó además el primer número del Almanaque Agrícola e Industrial de Buenos Aires.

“Acá venían los jóvenes que se nutrían de los libros que llegaban de Europa. Esta librería tiene un valor trascendental en la formación de nuestro país”, confirma Avila. Los clientes que la frecuentaban dan cuenta de esto: Sarmiento, Alberdi, Mitre, Rafael Obligado, Avellaneda, Paul Groussac, entre otros notables.

“Había una particularidad: los políticos y los presidentes de antes eran grandes lectores. Todos venían a buscar sus libros aquí”, explica Avila. La Librería pasó toda la gobernación de Rosas, momentos de crisis y de reorganización nacional, fue testigo del crecimiento de la ciudad de Buenos Aires, pero también de la República. De todos los comercios de la época colonial, es el único que perdura con el mismo rubro. Por esta esquina pasaba Belgrano para ver a María Josefa Ezcurra, quien lo esperaba -a apenas media cuadra de aquí- detrás del cortinado de la ventana de su casa que daba a Potosí (Alsina). Fue la amante secreta del creador de la bandera, juntos tuvieron un hijo que crió Rosas. “Luego de sentaba en el bar de Marcos (enfrente a la librería, hoy una casa de fotografía), esperando ser invitado para jugar al billar”, comenta Miguel.

La esquina se mantuvo sin modificación hasta 1926, cuando el Arzobispado se hizo cargo de su administración y construyó el edificio de Art Decó que hoy se puede ver. En su época dorada, durante la segunda mitad del siglo XX, llegó a tener cuatro plantas. En 1939 se fundó aquí Editorial Sudamericana, que se asoció a la librería y luego la compró. En 1967, la editorial la vendió a una cooperativa de ex empleados y en 1989, por primera vez, cerró sus puertas. “Daba lastima ver en lo que había terminado: un nido de ratas, totalmente abandonada, hasta había personas viviendo adentro”, recuerda Avila.

2827960w1000
Peligro de cierre

La década del 90 golpeó fuerte en la hidalga historia de la “Librería del Colegio”. El abandono del local lo dejó al borde del abismo. La cadena de hamburgueserías McDonald’s había puesto la lupa en él y quería abrir allí un local. La aparición de Miguel Avila tuvo de una importancia cardinal. Una tarde, cuando estaba esperando que su hija saliera del Nacional, se enteró de la posible venta de la librería y su fin en el rubro.

“Me agarró un ataque de nacionalismo, y decidí que no iba a permitir que esa esquina se convirtiera en una hamburguesería” Buscó ayuda en un cura de la iglesia jesuita San Juan Bautista, el padre Arce, y los hilos del destino lo dejaron delante del administrador de los bienes del Arzobispado. “Dios cierra una puerta, pero abre una ventanita”, resume Avila y en 1993 pudo hacerse cargo de la histórica librería, con gestiones del aquel entonces Monseñor Bergoglio. Le costó un año recuperarla, al año siguiente la abrió, permitiendo que los libros continuaran viviendo entre esas paredes.

“El librero debe crear lectores, poder aconsejarlos. Nunca invadirlos, en la librería uno debe sentir que puede quedarse durante horas”, afirma. Ha vendido una primera edición de “La Luna de Enfrente” de Borges a U$S 3.000. “Una primera edición de Don Segundo Sombra puede estar a $40.000”, confirma. Su clientela sigue su catálogo con devoción litúrgica. Entre sus miles de libros están también los planos más antiguos de la Ciudad y una Gramática Castellana del siglo XVII. “Hace unos días vendimos una edición de Don Quijote apócrifo en francés de 1730”, precisa. En el año 2013, el escritor español Jorge Carrión editó “Librerías” (Anagrama), donde realiza una exhaustiva investigación por las mejores librerías de todo el planeta, concluyendo que la “Librería de Avila” es la más antigua del mundo en actividad.

Hace más de dos siglos que la esquina de Alsina y Bolívar vende libros. En los últimos años, los transeúntes pasan ensimismados mirando sus celulares y son pocos los que se detienen a mirar libros. Sin embargo, Avila tiene esperanzas: “Nunca se va a morir el libro, cuando lo tomas y sentís el olor, la textura y el ruido del papel, y comenzás a leer, esa comunión es irreemplazable”, concluye quien hace décadas busca la primera edición del Martín Fierro y aún no la pueda hallar.

Fuente: La Nación, Leandro Vesco
Nota: Diario de cultura

Compartir

Autor