La mejor bailarina del mundo es argentina: Ludmila Pagliero

Mirá el video. “No temo dejar fluir esa locura que me nutre de emoción”, dice la Étoile de la Ópera de París y recientemente galardonada con un Benois de la Danse como mejor bailarina, la argentina se reencuentra hoy y mañana con su público de Buenos Aires; la pasión, como en la vida misma, el motor de su arte.

¿Qué es un buen bailarín? ¿Y cuál el mejor bailarín? Ludmila Pagliero se toma unos segundos para pensarlo, no porque dude de la respuesta, sino porque tiene esa calma tan poco argentina en el hablar. Como el espejito de Blancanieves, hace exactamente dos meses un jurado notable, reunido en el Bolshoi de Moscú, le ha dicho que es ella la mejor del reino: le han otorgado el Benois de la Danse, premio que en este arte es equivalente a un Oscar. Y ahora está aquí, con sus grandes ojos cortazarianos, disfrutando del reencuentro con su país, el que dejó en el fervor quinceañero para lanzarse a una carrera que la llevó hasta una cumbre verdaderamente insospechada. Porque hay que recordar que, más allá del talento de siempre, su caso es único en los tres siglos de historia del tradicional Ballet de la Ópera de París: nunca antes una latinoamericana había sido ungida étoile de esa prestigiosa compañía.

Del fondo de la taza de café Pagliero saca entonces su definción. “Un buen bailarín es un bailarín con mucha pasión; una pasión que lo lleva a entregarse, en la búsqueda de mejorar y descubrir cosas nuevas siempre, incluso en obras que ya bailó cincuenta veces y que sigue haciéndolas con la energía y las ganas de la primera vez. Se necesita pasión como en la vida. Eso me gusta ver de un buen artista, no una estética ni una técnica.” Y para hablar de los mejores, toma el caso de la ucraniana Ulyana Lopatkina (del Mariinsky, de San Petersburgo). “Entra al escenario -dice sobre la pelirroja, de gran porte- y con su forma de moverse te lleva a un mundo desconocido, al suyo. Tiene mística. Es impresionante. Lo que más recuerdo en El lago de los cisnes es su mirada, más que sus brazos y sus piernas. La transformación del blanco al negro. El mejor bailarín es ése que no sabés de dónde salió, o si es un extraterrestre, porque no puede ser que viva aquí. Son las Makarova y los Baryshnikov, o esos monstruos de la danza contemporánea que veo en tantas propuestas de hoy.”
Las funciones de hoy y mañana

Other Dances, la obra de Jerome Robbins que le valió el famoso premio -compartido con otra rioplatense, la uruguaya María Riccetto-, le dio a Pagliero esa libertad de ser uno mismo sin artificios. “No tengo miedo de dejar fluir esa locura, la inventiva y la emoción. Si en el momento de adrenalina, de salir al escenario, me encuadro en lo que hay que hacer, me limito. Entonces: pase lo que pase, hasta si me caigo, voy a dejar que fluya esa locura que me nutre de emociones. No sé si yo formo parte del grupo de «los extraterrestres», pero me insto a seguir ese camino de libertad, de hacer cosas que no había previsto, las que me van a permitir enganchar al público y disfrutar de ese instante presente, no de lo que programé hacer.”-Solamente en un nivel tan alto puede un bailarín clásico pensar así. Es decir, ya alcanzada la perfección técnica e incorporada con naturalidad, podés despreocuparte de ella. Sería imposible si no entender que en un milimetrado Lago de los cisnes quieras “librarte a la locura”.-Por supuesto, lleva mucho trabajo. Ahora puedo hacerlo. Obviamente a los 20 no pensaba así, no era mi prioridad ni mi posibilidad. Pero en la medida en que uno va madurando entiende que lo que te sostiene en una obra de más de dos horas, con el cansancio físico y todo lo que conlleva, no es levantar la pierna diez centímetros más o hacer una pirueta más. Por supuesto, si viene la pirueta, uno la hará contento, pero no es la finalidad del espectáculo.

-Estás en la cima de París. Si seguís la carrera de la Ópera, te falta casi una década para el retiro, a los 42. ¿Qué ves en el horizonte para seguir creciendo?

-De a poco voy pidiendo o conversando con la dirección sobre la gente con la que me gustaría trabajar y las obras que quisiera bailar. Obviamente están los grandes ballets, pero siento ganas de experimentar, de ser parte de creaciones nuevas y de descubrir coreógrafos actuales. Desde que me nombraron étoile, en 2012, y por los dos primeros años, fueron todas novedades; ahora ya puedo empezar a proponer más qué hacer. Sé hacia dónde voy en una década: paso mucho tiempo preguntando e investigando sobre cuánto se necesita para montar un Lago, por dónde se empieza, cuántas chicas se necesitan.

-¡Ya te ves dirigiendo una compañía!

-Me encanta entender. Aprender la receta de la torta: hay una lista de ingredientes y un tiempo de cocción, y no se puede pasar, porque si no después es muy difícil recuperarla cuando se cayó. Todo eso me interesa. Tener 40 personas adelante. eso no se inventa, no se puede improvisar. Darle a un grupo una homogeneidad y un alma, no es fácil. Hay que saber comunicarse, no es solamente lindas líneas, lindos pies y todos iguales. Ése es uno de los trabajos más interesantes y difíciles que veo. Entonces pregunto, me paso horas; ya le dije a mi maestra que quiero fotocopias de todas esas carpetas donde guardan las anotaciones de los repositores que vinieron por años a enseñar las obras en la Ópera de París. Son cuadernos que valen oro.

-Viendo tu carrera completa, al principio eras mucho más intuición que reflexión, ¿con la madurez la cuota se dio vuelta?

-Sí, puede ser. Pero soy Libra: una balanza que va tomando pesos y entre esos dos puntos muy importantes que siempre estuvieron en mi vida, a veces se va mucho para un lado y hay que volver a equilibrarla. Con la madurez la intuición pierde peso, es verdad. Por por cómo sucedieron las cosas, llegué a un lugar donde tuve que aprender a adaptarme con arrojo y mucho ojo, porque uno no entra en un mundo desconocido como si no lo fuera; con mucho respeto, tuve que observar a la gente de frente para encontrar mi lugar. Pero muchas veces es el corazón el que manda y no la reflexión. Eso lo aprendí con la madurez.

Ludmila Pagliero 2

-¿Cómo ves la vida más allá de tu pie, qué cosas te importan?

-Cada vez estoy tomando más partido por . [Para. Le cuesta encontrar la idea en castellano]. Cuando era más joven tenía menos conciencia del cuidado de mí misma y del exterior: más lejos de mi pie. Con el tiempo, llegué a tener conciencia. Fumé más de 15 años y recién dejé de un día para el otro porque me di cuenta del daño que me estaba haciendo y que estaba haciendo afuera. Las colillas de cigarrillo son el tercer elemento más contaminante para el planeta. Tuve que llegar a los 33 años para darme cuenta. Ahora mi droga, mi obsesión, es cambiar. Empecé con un proyecto de no utilizar plásticos, no compro botellas, estoy haciendo pequeñas cosas, reciclaje, compost, tratando de limpiarme, acomodarme y reorganizarme, de no comer carne, de hacer todo lo que pueda ser bueno y sano para mí y para el mundo.

-¿En un rol de activista?

-No, el cambio es fuerte, así que mi activismo por el momento es doméstico. Me encantaría hacer mucho más, pero primero tengo que empezar por mí y apoyar proyectos más grandes. [Ludmila se entusiasma contando sobre un documental francés que muestra la vida en comunidades donde la gente crea su propia moneda para adquirir lo que precisa, donde la gente va por la calle y encuentra plantas de las que servirse un puñado de menta o basílico]. Antes de salir a levantar una bandera por el planeta tenés que cambiar tu vida.

-Más allá de la carrera del bailarín que tiene implícita un grado de soledad, la mayoría de las cosas que te interesan fuera de la danza (la montaña, el paisajismo), también son solitarias.

-Sí, viajo sola, por ejemplo, y me gusta exponerme al mundo desconocido y ver qué es lo que encuentro en el camino. La gente. Quizá me molestaba hace un tiempo la soledad que se desprende del desarraigo, que me costó manejar, y hoy, ya sin esa angustia, la disfruto de otra manera. Antes era una soledad impuesta, ahora es electiva.

-¿Qué te estimula, qué te da miedo?

-Me estimula la aventura. Me da mucho miedo la rutina.

-Suena un poco paradójico: para un bailarín la rutina pareciera ser una parte importante.

-Sí, pero nunca es lo mismo, porque todos los días los pasos no salen igual ni el cuerpo te duele de la misma forma. Me refiero al miedo a que la rutina te haga perder la pasión. A ver: a mí me gustan mucho las plantas y para cuidarlas tengo que tener una rutina: trabajar la tierra, darles agua, pero está ese momento en que se abre y sale la flor. Está la rutina y está la magia.

-¿Qué hecho marcó principalmente tu vida?

-El día de la nominación a étoile en la Ópera me marcó. Pero la verdad es que si no me hubiesen propuesto ese contrato en Chile cuando tenía 16 años habría dejado la danza y no habría hecho todo lo que hice hasta ahora. Hubiera tenido una vida completamente diferente porque estaba a punto de dejar todo acá, no veía posibilidades ni camino, veía una pared.

-Y ahora volvés a Chile a bailar, después de las funciones del fin de semana en Buenos Aires.

-Es la rueda que gira, porque desde entonces no volví a Chile a bailar. Me genera una emoción especial esta gira que pasa por las mismas rutas que tomé hace muchos años y que conozco muy bien, y me reencuentra con lugares, amigos, gente que conozco. Es la posibilidad de cerrar el círculo y también de sanar situaciones, porque me fui muy rápido, casi sin tiempo de despedirme. Vuelvo ahora a recorrer el camino de otra forma.

-Hasta hace poco volver a la Argentina era un deseo, pero en el último año largo ya lo hiciste varias veces. ¿Estás reconstruyendo el vínculo con tu país?

-Sí, va arrancando algo… La ansiedad se va calmando, tomo el tiempo de encontrarme con la gente, crear nuevos lazos, reconectarme con mi argentinidad en expresiones, aunque mi acento sea un poco raro. Creo vínculos que no pude crear cuando era chica; mis lazos eran la compañerita de la escuela. En este momento mi vida está muy linda.

-En general tu forma de ser o de mostrarte no está muy relacionada con el estereotipo del bailarín que no levanta la mirada de su zapatilla, de la exigencia física, el sacrificio, la competencia. ¿Avalás o refutás ese cliché?

-No lo elijo para mi vida, y no soy la excepción. Una vez más vuelvo a la locura: a mí me gusta la gente que toma riesgos, que disfruta de la vida tanto como de la danza. Que puede hacer los tres actos de La Bella Durmiente y a la noche está saltando en la discoteca, pero que a la mañana siguiente está en la clase igual. Me gusta vivir de forma intensa. No me llena humanamente la vida estereotipada del bailarín; más bien me hace sentir vacía, condicionada a una sola cosa, con un nivel intelectual bajo. Yo estoy pensando en el ballet y trabajando mucho, pero si no tengo tiempo de estar yendo a lugares, salgo mucho a través de la lectura, me instruyo. Leer me saca de ese mundo y me nutre.

265.indd

A los 8 años, comienza sus clases de danza. Enseguida sobresale por sus aptitudes e ingresa al Instituto Superior de Arte del Colón, donde cursa la carrera de danza, mientras se perfecciona en el estudio de la mítica Olga Ferri.

En el umbral del nuevo siglo se va a Chile con un contrato para sumarse al Ballet del Municipal de Santiago, que dirigía Ricardo Bustamante.

En 2003, gana la medalla de plata en el competencia internacional de Nueva York y obtiene un contrato anual en el American Ballet Theatre. No obstante, opta por un ingreso de tres meses como refuerzo en la Ópera de París. “Si querés que te conozca todo el mundo y ganar bien, quedate en el ABT; si querés ser una gran artista, andá a París”, le aconsejó Ferri.

Por su interpretación de Other Dances y Carmen, ganó en 2009 el concurso de primera bailarina.

Tras una función de La Bayadera transmitida en cines del mundo, en 2012 la nombran sorpresivamente étoile (estrella): de los 150 integrantes de la compañía, sólo una decena alcanza esta categoría. Hacía dos años que no interpretaba el rol y había salido esa noche en un reemplazo de último momento. Así, a los 28, se convirtió en la primera étoile latinoamericana en coronarse en París.

2016. La Bayadera fue también su primer ballet completo en el escenario del Teatro Colón.

2017. Gana el Benois de la Danse a la mejor bailarina, un premio equivalente al Oscar para la danza.

Fuente: Constanza Bertolini, La Nación.

Compartir

Autor