La música es capaz de todo

Puede aliviarte la nostalgia. O avivarla. Puede llevarte a otros paisajes. Transportarte a otros tiempos. Es capaz de devolverte sentimientos escondidos. La música es capaz de todo. Ese interrogante que dejó abierto Bertolt Brecht “¿Habrá que cantar en los tiempos difíciles?”, es respondido con acierto por la soprano Gladys Martino cada vez que se sube a un escenario. El canto vuela, con sus alas: armonía y eternidad escribió Rubén Darío en El canto errante, y es con un selecto repertorio y una sólida interpretación como esta exponente del canto lírico, que es la mayor expresión del arte musical, ofrece algunas de las respuestas que se le pueda dar a la inquietud brechtiana, insinuando una respuesta actualizada.
Martino, radicada desde hace muchos años en la ciudad de Santa Rosa, ha mantenido una permanente disciplina, sumada a muchos años de estudio y una buena técnica vocal, y todo eso hace al dominio que ejerce a ese instrumento propio del cuerpo humano. Acostumbrada a incursionar en salas del exterior, este año vivirá una nueva y hermosa experiencia cuando en el mes de octubre se presente, acompañada por el pianista Alejandro Graziani, en la Embajada Argentina en París.
Martino, quien cantó en la capital francesa en el año 2014 en La Maison de L’ Argentine, ya confirmó, ensayó y envió el programa que presentarán en dicha velada lírica. “La invitación para la actuación la recibimos en octubre del año pasado desde París y todo surgió porque yo estaré cantando en las ciudades españolas de Madrid y Cuenca en los primeros días de octubre bajo la dirección del maestro Javier Tortajada, compartiendo escenario con la soprano Pilar Iturriaga. Eso hizo que en un momento pensáramos con Alejandro (Graziani) -reside en Alemania-, buscar la posibilidad de actuar en la Embajada Argentina y luego de enviar nuestros respectivos CV, fuimos seleccionados por currículum y trayectorias artísticas entre varios postulantes. Eso nos explicaron en el mail que recibimos”, contó la cantante.
Una artista que se manifiesta con aplomo y confianza en sus posibilidades. Así, Martino dejará escuchar de manera contundente ante diferentes audiencias europeas, su hermoso timbre de voz, su segura entonación y una variedad de matices. “Este año me ofrece una hermosa agenda. En el mes de marzo cantaré en Buenos Aires junto a la mezzosoprano Adriana Alba, bajo la dirección del maestro Hugo Schwab, el Stabat Mater de G.B.Pergolesi. En abril estaré en un espectáculo popular junto a la cantante Sylvia Zabzuk y el cantautor chileno Guido Retamal. Luego en junio viajaré nuevamente a Buenos Aires, para hacer Zarzuela junto a las cantantes líricas Claudia Zuffa, Mimí Deluca y Consuelo Álvarez, dirigidas por el maestro Gerardo Delgado. Mi viaje a Europa será entonces en octubre, presentándome primero en España y posteriormente en Francia”, concluyó la soprano, en ocasión de la charla que mantuvo con El Lobo Estepario.
Martino comenzó sus estudios a muy temprana edad con prestigiosos maestros de Argentina, Italia y Alemania. Debutó cantando diversos títulos de óperas a los 20 años en el Teatro Colón, en el Coro del Instituto Superior de Arte bajo la dirección del maestro Valdo Sciammarella. A los 24 años fue contratada para cantar en el mismo sitio roles protagónicos bajo la dirección de prestigiosos directores argentinos y extranjeros. Asimismo cantó roles protagónicos y recitales en el Teatro Argentino de La Plata, Teatro El Globo, Teatro Liceo, Teatro Avenida, Teatro General San Martín, Teatro Español de Santa Rosa, y diversas salas de provincias argentinas. Su canto continuó proyectándose en recitales desde 1994 hasta la actualidad, en países como Estados Unidos, Canadá, Italia, España, Chile, Uruguay y Alemania, obteniendo de este último país una excelente crítica en el diario Heilbronner Stimme. En Santa Rosa se desempeña como maestra de canto del Coro María Inmaculada de la Iglesia Catedral, y de intérpretes solistas. Graziani, en tanto, vive en Stuttgart, y tiene un reconocido y amplio camino musical transitado en Europa.

Alejandro Graziani y Gladys Martino.

Alejandro Graziani y Gladys Martino.

El programa del concierto en París

Tre giorni son che Nina, de Giovanni Battista Pergolesi.
Ogni pena più spietata, de Giovanni Battista Pergolesi.
O del mio dolce ardor, de Christoph W.von Gluck.
Stornellatrice, de Ottorino Respighi.
Plaisir d’amour, de Jean Paul Martini.
À Chloris, de Reynaldo Hahn.
Bonjour, Suzon, de Léo Delibes.
Adieux de l’Hôtesse Arabe, de Georges Bizet.

Canciones argentinas

Carlos Guastavino: La rosa y el sauce (letra Francisco Silva), El clavel del aire blanco (León Benarós) y Piececitos (Gabriela Mistral).
Astor Piazzolla: Los pájaros perdidos (Mario Trejo).

 

 

HABANERA por Gladys Martino y Alejandro Graziani from Gladys Maritno on Vimeo.

Compartir

Autor

Raúl Bertone