La música clásica aliviando la ansiedad

El arte de interpretar la música es la interacción. Todo ese ritual que produce un concierto. Ese estado de fluidez instalado. La interacción de quien interpreta con la orquesta, con el director, con el público. La acústica de cada sala. Esa potente forma de conexión que produce la música. En estos tiempos extraños y peligrosos, la música, más que nunca, alegra el alma. Y los artistas debieron adaptarse a la nueva situación, como una forma de sobrevivir. En ese sentido, las iniciativas online se transformaron en un verdadero signo social en pleno confinamiento. Una manera de decirle a la gente que la música sigue ahí. Que está viva.

El violinista francés Renaud Capuçon grabó durante estos meses pequeños conciertos que fue colgando todas las mañanas en las redes. “No hay público pero es un consuelo. Lo que me resulta más difícil es no compartir, dar y recibir de la gente para la que toco” señaló en su momento. Al igual que Capuçon, una gran cantidad de artistas viene repitiendo esa experiencia en diferentes partes del mundo. Y nuestro país no es la excepción. Este viernes 2, la soprano Cecynés Peralta será protagonista de un nuevo concierto virtual en tiempos de Covid-19. Radicada desde hace más de dos décadas en nuestra provincia, interpretará algunos momentos de la ópera Thaïs, compuesta por Jules Massenet en 1894, basada en la novela de Anatole France.

«La ópera iba a ser estrenada en Buenos Aires durante el pasado mes de abril, con un elenco muy lindo, con la orquesta y el coro de la compañía artística Clásica del Sur, y cuando estábamos ensayando, entramos en cuarentena y finalmente se canceló, como sucedió con toda la cartelera en el mundo. Si bien en Europa las salas retomaron su actividad con aforos reducidos, en nuestro país eso no pasó y en lo que queda del 2020 no habrá ninguna escena posible. El concierto se emitirá a través del primer teatro virtual de Argentina, que se inauguró hace muy poco tiempo, y constituye algo novedoso que surgió a partir de esta situación provocada por el coronavirus», señaló la intérprete y gestora cultural, entrevistada por El Lobo Estepario.

El teatro AMMA de Buenos Aires es una sala virtual dedicada a la presentación de eventos culturales de alta excelencia y centro de referencia para acercar la ópera y el teatro musical al mundo del live streaming. Junto a Peralta aparecerán Eugenia Coronel, Jorge Balagna (Athanael), Ignacio Mandra (violín) y el maestro César Tello (piano), encargado de la dirección musical. El concierto se iniciará a las 21:00 horas y quienes deseen disfrutar de la velada, podrán adquirir sus entradas ingresando a www.teatroamma.com (el evento se podrá seguir a través de este sitio). «La idea fue del maestro Tello, la ópera ya la teníamos armada y la producción para presentarla de forma virtual fue bastante complicada. Él grabó la parte musical, que luego nos envió con todas las indicaciones escénicas para lograr la mejor edición, y nosotros grabamos en nuestras casas, con la vestimenta que se debía utilizar. Utilicé unos pequeños auriculares para escuchar la música por lo que quien me filmaba solo me veía actuando y escuchando mi voz como si estuviera cantando «a capella», agregó la soprano.

Peralta intervino en experiencias similares durante los últimos meses, brindando conciertos online como solista y también junto a otros colegas. Fue invitada, por ejemplo, al concierto de la compañía artística Clásica del Sur, donde intervino con un elenco de artistas de primer nivel, y a la gala lírica virtual del estudio eLeFá. «Por suerte pude mantenerme activa en este tiempo, lo nuestro, al igual que un deportista, es un músculo que requiere del estudio y el entrenamiento vocal. En mi caso lo mantuve siempre, no pasó un día sin que realizara mi rutina, y el hecho de estar activa fue incentivo para poder estudiar. Dar un concierto así no es lo óptimo, de hecho es algo que no me termina de cerrar. El primero que hice fue para eLeFá, donde me concentré y canté, pero fue rarísimo. Mientras cantaba en mi casa y me filmaban iba saliendo en vivo para todo el mundo a través de la plataforma. No se tiene ese marco que te brinda el escenario, la sala, y obviamente el acompañamiento del público. Ahora surge un silencio sepulcral cuando se termina de cantar, y no estaba acostumbrada a eso, sí a que aparecieran los aplausos, que es la respuesta del público. En este caso la respuesta fueron los mensajes enviados en el mismo momento, y que aparecían en la pantalla. No hay como el trato directo con el público, la calidez, poder ver esas caras que se emocionan, o se alegran de acuerdo a lo que se interpreta, la devolución a través de los aplausos. No hay nada como eso, pero es una muy buena alternativa para la situación que vivimos; sin esto, como artistas estaríamos anulados», concluyó.

Compartir

Autor

Raúl Bertone