La música y el skate fueron de la mano

Las tablas con rueditas. Nacido en California en los primeros años de los ’70, el skate se fue incorporando en la sociedad hasta transformarse en fuerte referencia urbana. El cemento, las esquinas, las barandas, fueron, son, su hábitat natural. Algunos pasan varias horas al día, otros lo usan hasta como medio de locomoción. Nuestra ciudad no ha sido indiferente. Jóvenes adaptándose a una superficie, las posibilidades que se abren arriba de una tabla. El skate como una manera de crear y repensar nuevas formas de afrontar un desafío. Los límites que la imaginación provee, atrapando el ímpetu de quienes buscan romper con el determinismo de las distintas estructuras que ofrece la jungla de cemento.
Desde hace algún tiempo los cultores del skate tienen aquí su espacio. Instalado en el Paseo Ferroviario, el llamado Skate Park concentra esas sensaciones. Y el último sábado la música se ligó para compartir un objetivo: recaudar fondos que permitan mejorar las instalaciones, el mantenimiento de la pista y sostener el desarrollo de la actividad que viene encarando la Asociación Pampeana de Skate, conformada por los propios skaters, integrantes del ISEF y el grupo de padres que colabora con la Escuelita implementada a través del Taller Barrial Carlos Berg, Pacífico y la Cooperativa La Comunitaria.
En ese sentido, una nueva edición del Festival JRock fue la mejora manera de acompañar ese deseo. La Coordinación de Programas Juveniles del Municipio local apoyó la idea, y de forma conjunta con la Asociación, que se encargó de la cantina, los sorteos, una exhibición y una competencia de skateboarding, se sumó a la organización aportando el escenario, el sonido y la presencia de bandas que cumplieron largamente con la premisa. Así desfilaron Las Porras, Fénix, Tiago Ponce, Anunakis, Radioactivo, los santarroseños de Rey Momo y el cierre a cargo de Mamalokura. Desde los orígenes el skate estuvo relacionado con la música. El rock, el hardcore, el rap, el hip hop…Otra vez fueron de la mano.

Compartir

Autor

Raúl Bertone