«La música y la guitarra son mi conexión con el mundo»

«Mi sensación no creo que sea distinta a la de la mayoría de la gente, la misma genera una gran incertidumbre. Mis días de cuarentena no son muy distintos a los normales ya que paso bastante tiempo estudiando, generando cosas a futuro. A mí me gusta mucho caminar, y por ende el encierro me produce una sensación al menos extraña. Como hombre del arte brego para que termine pronto esta situación, donde la mayoría nos encontramos imposibilitados de trabajar. En mi caso, como siempre, la música y la guitarra son mi conexión con el mundo. Esta pandemia obligó a interrumpir la grabación de un disco doble de música pampeana, interpretado por mujeres, en el que tomaba parte gracias a la constante invitación de Chino Adam y de La Hoguera Records. Mi agradecimiento también al Director de cultura local, a MIPA y al INAMU, por su ayuda económica en un momento tan difícil. Se producen nuevos desafíos en lo virtual también, ya que mi desconocimiento en esta tecnología es casi proverbial, aunque siempre hay amigos que ayudan y son los amigos a quienes más añoro en estos momentos. Mi casa, semanalmente y de forma ritual, se convierte en una sala de ensayo, y eso se extraña. Creo que si algo debemos priorizar cuando todo esto pase, serán los afectos, los amigos, la familia. No sé ciertamente si algo cambiará, pienso que somos nosotros quienes debemos cambiar, y obviamente para mejor».

Julio Ortiz

Nació en Arizona (San Luis). Eximio ejecutante de la guitarra, es uno de los mejores exponentes de nuestra provincia. Su infancia y adolescencia transcurrieron en el campo, donde su aire se inundaba de música gracias a la radio y a un viejo tocadiscos. Sus tíos -principalmente Luis-, acompañaron sus primeros pasos con una guitarra, marcando ese camino primigenio. Viviendo en Victorica, acompañó a Las Voces del Pueblo, dúo conformado por los hermanos Luis y Alfredo Gesualdi. Con ellos hizo la primera grabación, participando en el Cancionero de los Ríos, en la década del ’80, con presentaciones en el Teatro Español de Santa Rosa y en diferentes sitios de Buenos Aires. Incluso fue parte de la grabación de dos temas en el sello Melopea, donde aportó el sonido de su guitarra y Lito Nebbia estuvo en los teclados. Puede transitar con suficiencia por cualquier terreno, desde el tango al flamenco, o desde el jazz a la música clásica. Vive en General Pico desde hace unas tres décadas, formando parte desde el inicio de Grupal Utopía. En todo este tiempo acompañó a innumerables intérpretes y ha sido invitado por diferentes formaciones, apareciendo en escenarios y en grabaciones junto a Graciela Angiono, Juan Carlos Corso, Carlos Bernardini, Laura Paturlanne, Pamela Martín, Héctor Bergonzi, Alberto Lucero, Cacho Arenas, Delfor Sombra, Leticia Pérez, Vero y los jornaleros, el dúo Hernán y Valeria, Guillermo Blanco, entre muchos otros. Desde hace algunos años integra un trío de guitarras (junto a Sergio Panadeiro y Hugo Acevedo), acompañando a Lucía Pirosanto. Formó parte de la grabación del disco Nido Gaucho.

Compartir

Autor

Raúl Bertone