“Tengo la necesidad de dejar el rastro”

El elemento de la sensibilidad del artista es un don natural. Aflora en los momentos más impensados. El artista crea de un modo instintivo, porque en su interior no cesa de fraguar la colaboración entre el elemento sensible y el elemento consciente que nos indica ya el sentido de la obra de arte. Hegel afirmaba que el hombre es un ser anfibio, que vive en dos mundos, el de los sentidos y el del espíritu, y que el arte, solo el arte, reúne estos dos mundos y supera esta escisión.
La artista plástica Ana Kljajo transita su vida envuelta en una atmósfera representativa, haciendo de su labor un serio compromiso con las exigencias de su sensibilidad artística. “Lo mío es muy gestual, podría decir que trabajo con el cuerpo, en grandes planos, capa sobre capa, con transparencias, y me gusta realizar un esgrafiado sobre la obra, dibujar. Tengo la necesidad de dejar el rastro. Cuando estoy pintando no tengo noción del tiempo, no me doy cuenta, no necesito nada. Espero seguir así por mucho tiempo. Cuando pinto me transformo, sigo las formas como si algo estuviera empujando mi mano, buscando imágenes, buscando la luz”, dijo en el inicio de la entrevista con Lobo Estepario.
Nacida en Buenos Aires el 28 de diciembre de 1951, de padres croatas, Kljajo comenzó la carrera de kinesiología en la UBA que no finalizó para venirse a General Pico, donde actualmente reside. Estudió en el Instituto Superior de Bellas Artes, obteniendo el título de Maestra de Artes Visuales en 1997, y Profesora de Dibujo en la Especialidad de Pintura en 1998. Desde entonces expone en diferentes salones y galerías de nuestra provincia, y en otras ciudades, además de realizar diferentes cursos y talleres de perfeccionamiento. También actuó como jurado, obtuvo premios y realizó exposiciones grupales, algunas de ellas en Capital Federal, y en el exterior.
“Siempre busco crecer como artista, nutrirme. Digo que estoy aprendiendo, y creo que la mejor obra es la que está por llegar. Desde que me recibí por suerte sigo trabajando. Tengo mi espacio-taller donde trabajo en forma personal y con alumnos. Creo que la gente tiene una fantasía de lo que es el taller, crear, dibujar, pintar. Me parece que se imaginan un poco lo que ven en las películas. Y la realidad es muy distinta, a veces estás mucho tiempo para concentrarte, mirar la tela en blanco, “pensar y poder ver”. Estar en ese espacio me hace muy bien, es mi lugar. Trato de desconectarme de la calle, de aislarme, me preparo el mate, es un ritual que no puede faltar, pongo la radio muy bajito o una música suave, pienso en la paleta que voy a usar, y cuando más o menos lo tengo, empiezo a manchar”, agregó. El artista es eso. Un creador que conecta con el inconsciente planetario. La plástica es actividad y concierto. Y en ese sentido Kljajo viaja a través de la conceptuación de la idea.

1) ¿Qué le hubiese gustado ser?
Comenzaría diciendo que soy mujer, madre, pintora, docente, abuela. Y me hubiese gustado ser muchas cosas más, por ejemplo, fotógrafa, escultora o bailarina. También me hubiese encantado poder expresarme escribiendo. Quizás todavía pueda ser algo de eso.

2) ¿Quisiera cambiar de trabajo?
Si tuviera que elegir de nuevo, volvería a elegir la misma carrera. Solamente me hubiera gustado haberla hecho un tiempo antes, más joven. Las circunstancias se dieron así.

3) ¿Un lugar para vivir en el mundo?
Creo que si no fuera este lugar donde vivo, donde tengo mis afectos, mis amores, mi trabajo, podría ser algún lugar de Croacia. Me fascinó cuando la pude conocer. Soy hija de croatas.

4) ¿Qué desea para su vejez?
Estar bien conectada, tener “todas las luces”, valerme por mi misma.

5) ¿Qué mejoraría de su cuerpo?
Mi columna.

6) ¿En qué tarea no se siente inteligente?
En la contable.

7) ¿Cuál fue el momento más feliz de su vida?
Siempre digo que la vida está hecha de etapas, circunstancias, distintos momentos. Decir que hubo uno más feliz sería muy difícil, tengo cierto camino recorrido y por suerte varios momentos muy felices. También espero muchos más.

8) ¿Su primer trabajo?
Cuando terminé el secundario, en el verano, estuve dos meses en el laboratorio Pfizer.

9) ¿Cuál es el buen cine?
Me gusta mucho el cine. Que tenga buen argumento, fotografía, música, que me atrape, que le deje algo al espectador. Hay películas en las que algunas escenas no se olvidan.

10) ¿El último libro que leyó?
Los condenados de este mundo, de Juan José Sena.

11) ¿El mejor libro que leyó?
Me gusta mucho Francis Bacon: lógica de la sensación, de Gilles Deleuze, y también otro del mismo autor llamado Pintura. El concepto de diagrama. Los uso asiduamente.

12) ¿Un programa de T.V?
Encuentro en la cúpula, con Lalo Mir, por canal Encuentro.

13) ¿Qué instrumento musical le gustaría tocar?
Me hubiera gustado saber tocar el piano. Cuando chica estudié varios años en Buenos Aires, en mi casa siempre dijeron que para tener una buena formación, además de estudiar en la escuela, había que aprender idiomas y música. Todo formaba parte de la educación.

14) ¿Qué hito de la historia mundial le hubiese gustado vivir personalmente?
Me hubiese gustado mucho estar presente cuando comenzó la caída del Muro de Berlín, “el muro de la vergüenza”, en 1989. Familias enteras divididas y tantas muertes. También me hubiese gustado estar cuando asumió Nelson Mandela la presidencia de Sudáfrica, después de haber pasado 25 años preso por sus convicciones.

15) ¿Cuál fue la vez que más lloró?
Cuando falleció mi mamá. Se accidentó toda mi familia.

16) ¿El mejor político en la historia del país?
Tengo dudas sobre eso.

17) ¿La mejor persona que haya conocido?
Son varias, por suerte. Mi mamá, mis hijos…

18) ¿Usted cree en la justicia de este país?
Lamentablemente no.

19) ¿Qué profesión u oficio nunca ejercería?
Dentista.

20) ¿Un personaje nefasto en nuestra historia?
Podría mencionar a Videla, Galtieri, Menem, y otros más.

21) ¿Le preocupa la muerte?
Me preocupaba mucho cuando mis hijos eran chicos. Ahora es diferente, aunque no pienso en ella.

22) ¿El arte salva?
Pienso que sin el arte no sería posible vivir. Todas las manifestaciones artísticas son necesarias para la vida.
El teatro, el cine, la pintura, la música, la danza, son imprescindibles para el ser humano, reconfortan, hacen bien al alma, desarrollan la creatividad, la sensibilidad. El arte es transformación, adaptación, hace que se encuentren soluciones a diferentes problemas. Producir algo único, personal, reconforta, fortalece la autoestima, y si se agrega belleza, mejor. En cualquier etapa de la vida cantar una canción, bailar, pintar, tocar un instrumento, contribuyen a vivir y desarrollar la autoestima.

23) ¿Qué opina del aborto?
La mujer debe tener total libertad sobre su cuerpo. Creo que hay que estar siempre en el lugar del otro, ponerse en sus zapatos, ver las circunstancias, la contención familiar. Incluso hasta pensar en los abortos que se dicen terapéuticos. Como mujer que soy, con un tramo importante de vida recorrido, y sabiendo que siempre es la mujer la que tiene que poner el cuerpo, digo que hay que analizar muy bien cada circunstancia y cada caso. Por supuesto que siempre defiendo la vida, pero como dije anteriormente, hay que estar en el lugar del otro. Es muy fácil opinar desde afuera.

24) ¿Qué le gustaría saber del futuro?
Qué les espera a mis seres queridos, y también si algún día habrá paz y libertad para todos.

25) ¿A quién no dejaría entrar a su casa?
No sé. Tendría que estar en esa circunstancia.

26) ¿Donaría sus órganos?
Sí.

27) ¿Recuerda su primera maestra?
No.

28) ¿Qué opina de la religión?
La religión siempre se usó como instrumento de dominación. La fe es otra cosa.

29) ¿Una película?
Los puentes de Madison, de Clint Eastwood.

30) ¿Cuál es la persona que más le gustaría ver en estos momentos?
A las personas queridas que ya no están.

31) ¿Le molesta que fumen al lado suyo?
Sí.

32) ¿Qué sabe o recuerda de la dictadura militar?
Yo vivía en Buenos Aires en ese entonces, estudiaba kinesiología en la UBA, viajaba en tren todos los días. No sabíamos qué iba a pasar, si volvíamos a casa. Vivíamos en estado de sitio permanente, de muchas cosas no estábamos enterados. Recuerdo que mis padres tenían mucho miedo, soy hija de inmigrantes refugiados de la Segunda Guerra, eso quiere decir mucho. La primera argentina de mi familia. Todo se vivía de otra manera. Después de casada vine a vivir a Pico, acá era todo tan distinto, como más lejano. Además en ese entonces las comunicaciones tardaban horas. Para nosotros fue muy difícil.

33) ¿Cuál es su idea de la felicidad?
La felicidad para mí es simple. Compartir con mis seres queridos, ver a mis nietos y sentir sus abrazos, jugar con ellos, leer cuentos, andar en cuatro patas, escuchar sus ocurrencias. Y viajar.

34) ¿Qué es lo que más valora en sus amigos?
Que estén cuando los necesito, y que sean sinceros.

35) ¿A quién le gustaría parecerse físicamente?
A nadie, soy yo.

36) ¿A quién le gustaría parecerse intelectualmente?
No sé.

37) ¿Le niega o le negó el saludo a alguien?
Sí.

38) ¿Qué le gustaría saber ante todo?
Siempre la verdad.

39) ¿Qué artista influyó en su carrera?
Creo que uno tiene varias influencias, siempre se está buscando algo, se está investigando, y se reciben sus influencias aunque algunos lo nieguen. Hay varios artistas que me atraen mucho, sobre todo por la fuerza de sus trabajos, lo que transmiten, y también su manera “de hacer”. Podría mencionar a Egon Schiele, Jorge Abot y Eduardo Hoffmann.

40) ¿Su peor defecto?
Soy bastante controladora. Como dice Pilar Sordo, “las mujeres nos ocupamos de todo”. Tengo que trabajar eso.

41) ¿Qué le gusta regalar?
Cuando regalo lo hago pensando en la persona para quien regalo, cómo es, qué le gustaría, qué necesita, así que no tengo algo puntual para regalar. Siempre es diferente, y depende, reitero, de la persona.

42) ¿Qué piensa del periodismo en general?
Pienso que el periodismo debería tener mucho cuidado cuando tiene un micrófono o escribe, dejar de influenciar a la gente como si no tuviera criterio propio. Es muy importante esa función y deberían tratar a todos con más respeto.

43) ¿Justificaría en algún caso la tortura y aún la muerte?
No.

44) Se incendia su casa, sólo puede llevarse una cosa, ¿cuál?
Supongo que me llevaría las fotos.

45) ¿Una canción?
Imagine, de John Lennon.

46) ¿Cuál lugar de la casa es el mejor para leer?
El living.

47) ¿Si fuese presidente, qué es lo primero que haría?
Rodearme de gente que sabe, honesta y que esté en la diaria, que viva la realidad para entender de verdad a la gente.

48) ¿Si fuese Dios, qué es lo primero que haría?
Nunca se me ocurriría estar en ese lugar. ¡Qué pregunta!

49) ¿Cuál fue la persona que más lo ayudó?
Mi familia y mis amigos, no puedo decir una sola persona.

50) ¿Se arrepiente de algo?
Sí, de muchas cosas.

Compartir

Autor

Raúl Bertone