La Real Academia, drástica: “Si se aplicara estrictamente el lenguaje inclusivo, no se podría hablar”

La Academia todavía no terminó el trabajo que le encargó el gobierno español sobre lenguaje inclusivo en la Constitución, pero adelantan que su posición no cambia.

¿Alguien esperaba que la Real Academia Española saliera corriendo a escribir “chiques” y celebrar el lenguaje inclusivo. Pues no lo ha hecho, claro. El gobierno español, sin embargo, había encargado un informe sobre “el buen uso del lenguaje inclusivo” en la Constitución española. El trabajo está terminado y salió como era imaginable: “sin muchas diferencias” con respecto al texto que ya elaboró al respecto la institución en 2012, según adelantó uno de los ponentes del informe, Pedro Álvarez de Miranda.

Este académico, que publica un breve ensayo sobre El género y la lengua (Turner),se mostró en la misma línea adelantada por el director de la RAE, Darío Villanueva, quien ya dijo que “no habrá sorpresas” respecto al resultado de este informe. “Lo que se dice es lo que la institución y muchos académicos venimos diciendo hace tiemposobre este tema”, señala Álvarez de Miranda, quien ha insistido en la “confidencialidad” del texto hasta su votación en el pleno.

“Es como si pidieran ahora a la RAE informar sobre el singular y el plural o el pasado, el presente y el futuro. ¿Se va a decir algo distinto de las gramáticas?”, ha ironizado. En la ponencia han participado, además del propio Álvarez de Miranda, los académicos Paz Battaner, Ignacio Bosque e Inés Fernández-Ordóñez.

Precisamente, el lingüista ha explicado que el informe se ha hecho en base a un texto de Ignacio Bosque que ha sido “discutido, perfilado y modificado” por los académicos. Bosque ya había elaborado en el año 2012 el informe Sexismo lingüístico y visibilidad de las mujeres en el que afirmaba que “si se aplicaran las directrices propuestas en las guías de lenguaje no sexista en sus términos más estrictos, no se podría hablar”.

Además, apuntaba que las propuestas que los expertos realizan en estos manuales “no están hechas para ser adaptadas al lenguaje común”. “No hay muchas diferencias con estos razonamientos. Es un documento muy pensado, muy elaborado, razonado y razonable y veremos cómo lo recibe la sociedad española”, ha señalado Álvarez de Miranda.

El académico ha señalado que las fechas para la aprobación del informe en pleno de la institución “se irán a enero”, toda vez que este jueves 13 de diciembre está la elección para nuevo director de la RAE y el jueves siguiente será la presentación de la memoria económica del año. “La academia tiene su ritmo”, ha añadido.

Álvarez de Miranda no ha adelantado el nombre de su candidato para ocupar el cargo de director, si bien ha aseverado que el principal reto al que se enfrentará el elegido por los académicos será el económico. “La situación es delicada y algo habrá que hacer para que la academia, a la que el Estado no puede abandonar, pueda desarrollar su labor”, ha concluido.

Nota: Diario de cultura

Compartir

Autor