La vida de Charly García, contada con sus propias palabras en un documental

“BIOS. Vida que marcaron la tuya” irá a las 22 y tendrá como relatora a Julieta Venegas. Un García que no se guarda secretos.

“Charly García quiso salir de su dolor. Nadie se salva si no se quiere salvar”, jura Palito Ortega en la serie docu-reality sobre el ícono del rock -sin fronteras- para el ciclo BIOS.

Fue producido por Underground y Charly eligió abrirse con sus luces, glorias y sombras en estos 95 minutos. Sin perder su humor. “¿Che, por qué no trajeron un tigre para hacerme la nota bien de National Geographic?”.

t1dFvvzeN_1200x0__1
Charly, en la presentación de la serie cantando con Rosario Ortega, corista de su banda e hija de su gran amigo Palito. Foto: Martín Bonetto.

BIOS: Charly García recobra su profusa historia creadora, de Sui Generis a Serú Girán, de La Máquina de Hacer Pájaros a su rol solista pionero en el rock y el pop de los años ’80. Y, sin golpes bajos, “su espiral descendente” de los años ‘90 -como dice Pedro Aznar-, hasta su crisis personal total de 2008, cuando Palito Ortega lo cobijó en su quinta Mi negrita, de Luján. “Cuenten todo de mí. Eso sí, ¿podemos agregar algo de Mercedes Sosa conmigo?”, le pidió García a Sebastián Ortega, el director general de Underground e hijo de Palito.

Durante un año, las cámaras lo siguieron en escenas cotidianas y exclusivas en su casa, en el Hotel Faena -entre más sorpresas- y este año en el Teatro Gran Rex, cuando Charly presentó su espectáculo “La Torre de Tesla”. Con una edición trepidante de Luis Barros y dirección de contenido de Javier Berruti, BIOS ofrece imágenes y videos de archivo, pero sobre todo testimonios y grabaciones inéditas. Y la joya: Charly en primera persona, hoy, junto a una conductora o “exploradora”: la cantautora mexicana Julieta Venegas. “Yo le dije a Charly ‘cuéntame lo que quieras’ -recuerda ella sentada con Clarín-. Yo le tiraba líneas y él rememoraba sus vivencias”.

Este domingo, BIOS: Charly García se podrá ver en simultáneo en la App de NatGeo y, desde el lunes, en Flow y Canal 1 HD de Cablevisión. También tendrá repeticiones en la semana por la señal NatGeo, que busca expandirse al target del rock latinoamericano. Cada revelación en BIOS (que el domingo 18 estrenará el documental sobre el mexicano Alex Lora, y, el 25, sobre Gustavo Cerati) humanizará a un creador inagotable como García, que el 23 de octubre festejó 67 años. “Uno de los aportes más grandes del programa es contar cómo vivió su internación en la quinta de papá en Luján, en 2008”, le dice Sebastián Ortega a Clarín. “Se narra el cambio drástico entre su entrada y su salida, ocho meses después”.


Pero no habrá morbo e impacto fácil en BIOS. La sensibilidad de Venegas hace fluir los diálogos con Charly, y su memoria viaja sin esfuerzo. “Yo siempre fui muy fan de él y nunca le di importancia a los aspectos conflictivos de su vida personal”, despeja Venegas. “Para mí, que se tirara del noveno piso en el año 2000 en un hotel de Mendoza era anecdótico. Se le da demasiada importancia. Charly sacó el tema, pero es mucho más grande que eso”.

El ídolo pudo confirmar lo que Venegas intuía. “Él tiene una sensibilidad muy especial. Basta escuchar sus creaciones para entenderlo. Él expandió las posibilidades para cualquiera que escriba canciones”, concibe la mexicana, que hace un año vive en Argentina y el 21 de noviembre dará un concierto de piano solo en Café Vinilo (Gorriti 3780), con entradas agotadas. “En el docu-reality me río bastante, pero digo cosas. Nunca me sentí intimidada por Charly. Siempre me dio mucho espacio. Yo estuve para acompañarlo, y me encantó”.

Venegas vibra con “su momento favorito”, que no se verá en pantalla. “Fue el primer día en su casa, ya con cámaras. Hablamos sobre Prince, del que es muy fan, y al que yo una vez conocí”. Charly le dijo: ‘¿Escuchaste la versión que hizo Prince de A Case of You, de Joni Mitchell? Pongámosla”. Venegas pensó que iba a llorar. “Fue un momento cumbre de mi vida. Estaba oyendo a Prince cantar a Joni Mitchell junto a Charly, que puso gesto de niño asombrado y me dijo: ‘¡Qué genio!’”.

En otro instante de BIOS, que adelantó el trailer promocional, él le sonríe a la mexicana. “Soy zurdo, tengo la mitad del bigote blanco, tengo oído absoluto, me tiro de un noveno piso y me salvo. Soy un freak, un monstruo, y a mucha honra”. Venegas reflexionó en silencio cuando el Bicolor le dijo “la vida se parece cada vez más a un reality show”. O cuando le confió cómo compuso la canción Los dinosaurios, con la que ella lo descubrió en México. “Su voz y su piano me mataron. Algo intuía sobre la letra, pero con Charly fui entendiendo cómo retrata a los desaparecidos y desmenuza la Historia argentina”.

En el docu-reality cantarán otra, con Venegas al piano, mirándose a los ojos. “Julieta, que no nos pongan en un mismo programa de cómo sobreviven las ratas en el Ártico”, bromea luego. ¿Qué sienten desde National Geographic? “Al principio teníamos dudas y miedos, pero Charly estuvo súper dispuesto”, dice Fernando Semenzato, vicepresidente senior de programación y producción de NatGeo. “Conmueve lo que contaron sus seres queridos y los que lo acompañaron siempre. Se han hecho varias biografías de Charly, pero ninguna tuvo un material inédito y con él tan cálido”, amplía Diego Reck, vicepresidente ejecutivo de la señal para América Latina.

Ambos celebran los testimonios de Pedro Aznar, David Lebón, Billy Bond, León Gieco, Willy Iturri, Joe Blaney, Rosario y Palito Ortega -entre muchos más-, quienes abren nuevas facetas de Charly, entre el éxito, la oscuridad y la ternura. “Si bien es un homenaje con mucho ritmo -siente Reck-, no contamos sólo lo alegre y lo divertido. Mostramos su universo completo y Charly aceptó: fue impresionante su lucidez. ¿Qué mejor que narrar nuestra Historia a través de alguien que, más allá de todas las polémicas, marcó generaciones con su música?”.

En algún momento, Charly tocará Chopin en el piano de cola Steinway del conservatorio Thibaud-Piazzini, del barrio porteño de Almagro, donde estudió de pibe y donde todo comenzó. A su lado, Venegas hará leves preguntas y, tal vez, jugará entonando una vez más. Envuelta en los colores que García percibe en cada nota musical. La naturaleza de una especie única, pero que jamás correrá peligro de extinción.

GUSTAVO CERATI, LA BIO QUE VENDRÁ
Charly García fue el pionero, pero tendrá un puente en el siguiente docu-reality local que planeó NatGeo: el 25 de noviembre a las 22 llegará el de Gustavo Cerati. Y pondrán cuerpo e imágenes Charly Alberti, Zeta Bosio, Benito y Lisa (sus hijos) y Laura Cerati (su hermana menor), entre muchos más. “Gustavo Cerati también es único. Él y Charly son personajes que no puedes clasificar”, dice Julieta Venegas. Y Sebastián Ortega asegura: “Para estos personajes ineludibles del rock argentino y latinoamericano pudimos aportar una mirada mucho más personal e íntima”.

Diego Reck, VP ejecutivo de NatGeo para América Latina, marca un plus. “Como Gustavo Cerati no está presente, su documental tendrá un dejo distinto. Su mamá, Lilian Clark, y toda la familia, nos ayudaron mucho. No hay un segundo en que no sientas una emoción divina”. Reck devela: “Nos enfocamos en Cerati y Charly porque los eligió el público de NatGeo mediante una encuesta privada que hicimos a miles de personas en nuestras redes sociales, de México a la Argentina. La gente votó por ellos”.

Fuente:Patricio Féminis, Clarín.

Compartir

Autor