“Lo que decimos lleva la mirada de lo que está pasando”

Sostiene con firmeza una bandera llamada trova, atada a esa canción comprometida. Una manera de volcar el propio sentir en una canción, aportando por una sociedad más humana, inclusiva y de igualdad de géneros. Carla Giannini Eguiluz vive en Buenos Aires desde hace muchos años, ciudad que la cobijó una vez arribada desde su Chile natal. Allí donde el aire impregnado de la inmensa Violeta Parra forjó, moldeó, su camino musical. Giannini es una entendedora profunda de la obra que plasmó esa visionaria trasandina.
Instalada desde el vamos en el colectivo de las trovadoras, recorre escenarios con su voz y su cuatro, un instrumento de la familia de la guitarra. Voluntades plasmadas, compromiso con el entorno, cantando para hacer saber lo que sucede. “Es una necesidad de expresión, de una comunicación expresiva del sentir, de la emoción. En el caso de las trovadoras, específicamente, tiene que ver también con nuestro vínculo, con nuestro tiempo y nuestra historia. Lo que decimos lleva la mirada de lo que está pasando, de la situación, de la historicidad también”, contó durante la entrevista con El Lobo Estepario.
Voz solista del grupo Calycanto, grabó con Lito Nebbia Homenaje a Violeta Parra bajo el sello Melopea. Su obra Música para las Casas de Neruda fue ganadora de FONDART Chile. Ha tocado junto a Inti Illimani, León Giecco e Isabel Parra, siendo distinguida como una de las trasandinas destacadas en la difusión de la cultura de su país en Argentina. Ha llevado su música por Latinoamérica y Europa, y su canción Boleto de ida fue cortina de cierre de Lo mejor de mi tierra, emitido por TVN de Chile señal internacional. Ha actuado en La ballena azul, bajo la dirección musical de Pablo Fraguela, organizó en nuestro país Mil guitarras por Victor Jara, y produjo el disco Después de vivir un siglo Argentina celebra a Violeta Parra. Es Maestra de Entrenamiento Vocal con la Técnica de Canto Italiano Antiguo.
Consultada por la escena actual que muestra la música popular, Giannini señaló que “en Argentina ayudan mucho las escuelas o conservatorios que se han forjado, saliendo una camada de chicos muy talentosos, impregnados de nuestra música popular de raíz folclórica, y con esos conocimientos lo fusionan, al igual que nosotros, con los ruidos más urbanos que tenemos en nuestra formación. Insisto que el tema de las escuelas en este país es muy importante. En el caso de Chile está la ruta que ha dejado la cueca brava, que surgió como una luz, una llama encendida, invitando a los jóvenes a comprender este baile y esta música desde otro lugar, como sucedió aquí con el tango. Ha cambiado mucho ese sistema de la cueca del patrón y la chinita bailando, se baila en los barrios mas periféricos de Santiago, han llevado a una exposición maravillosa de nuestra cueca urbana”.
Finalmente sostuvo que “tanto aquí como allá nuestra música popular está en una nueva búsqueda, seguramente no esté desarrollada totalmente pero en cualquier momento va a sentirse, va a ocupar mucho espacio en la escena actual, a lo que sumo el movimiento de la mujer con su instrumento y con su manera de ver las cosas, algo totalmente propio, único y sensible, que ayudó a que esta ruta sea cada vez más poderosa”. Así, en estos tiempos históricos que se viven, de cambios de paradigma, Giannini reafirma sus ideales, sus sueños y su compromiso social. Volando su mirada de mujer por sus palabras transformadas en música.

1) Qué le hubiese gustado ser?
Lo que soy está bien y creo que también lo que seré. Pienso que volvería a desarrollar los mismos oficios que ejerzo hoy. Me siento agradecida de haber podido elegir los caminos.

2) ¿Quisiera cambiar de trabajo?
Hoy, de ninguna manera. Amo lo que hago. Eso no significa que mañana busque, pruebe y me comprometa con otras labores.

3) ¿Un lugar para vivir en el mundo?
Varios, todos. He sido por ahora muy feliz en Chile y en Argentina, pero creo que también lo puedo ser en otros lugares. Podemos adecuarnos, nuestro cuerpo se adapta a todos los climas; podemos cambiar muy seguido la piel. Quizás un lugar donde morir, frente al mar; Algarrobo, Valparaíso, Chiloé.

4) ¿Qué desea para su vejez?
Seguir aprendiendo; seguir enseñando. Leer, ver películas, cantar, bailar, hacer yoga, meditar, escribir canciones. Contemplar y hacer un poco más de silencio.

5) ¿Qué mejoraría de su cuerpo?
Trato de estar bien cada día. Por hoy mejoraría mi fortaleza y mi flexibilidad. Que el cuerpo refleje el espíritu y viceversa.

6) ¿En qué tarea no se siente inteligente?
En las cosas prácticas. Ser muy distraída no ayuda.

7) ¿Cuál fue el momento más feliz de su vida?
¡Uf! Son muchos. Infinitos, pequeños, grandes, íntimos, expansivos. Algunos que se me vienen rápido a la memoria: cada vez que hice teatro, cada vez que canté, cada vez que bailé. Mirar miles de puestas de sol en Algarrobo. Caminar, meditar, conversar interminable con mi padre. Cuando amé, cuando solté. Cuando encontré amigos viejos, amigos nuevos, mis clases de canto con Susana Rossi, con Alejandro Falcone. Plantar y ver crecer la primera flor, componer. Todas formas de parir. Y por supuesto, cuando Javier me sonrió por primera vez, con ojitos de inocencia pura. Y muchos, muchos más…

8) ¿Su primer trabajo?
Como actriz de teatro infantil en Chile.

9) ¿Cuál es el buen cine?
El que me transforma o me trasporta o me emociona, o me hace reír hasta el llanto, o me deja inmóvil. Indispensable que no salga igual a como entré a a la sala.

10) ¿El último libro que leyó?
El exilio como síntoma. Excelente reflexión de Rossana Cassigoli.

11) ¿El mejor libro que leyó?
Difícil. En cada género alguno…pero memorables Crimen y castigo, de Dostoievski, y El diablo y Dios, de Sartre.

12) ¿Un programa de TV?
Me gustan mucho las historias, meterme en el cuento. Los unitarios. Me gustaba mucho antes Canal Encuentro; los programas de filosofía con Darío Sztajnszrajber, Slavoj Zizek, las entrevistas y los conciertos en el CCK. Y también A fondo, ciclo de entrevistas de los años 70 de Joaquín Soler.

13) ¿Qué músico influyó en su camino?
Violeta Parra, Violeta Parra, Violeta Parra…y después Silvio Rodríguez, Cecilia Todd y Los Beatles.

14) ¿Qué hito de la historia mundial le hubiese gustado vivir personalmente?
La asunción de Allende con toda su previa, trabajos voluntarios, el fervor de la Nueva Canción Chilena, y sobre todo, la certeza de que podíamos construir otro tipo de sociedad.

15) ¿Cuál fue la vez que más lloró?
¡Jaaa! De risa muchas veces. Soy llorona de emoción y no tanto de pena. Creo que cuando partió mi papá, pero enseguida me di cuenta de que seguía cerca de mí…y ahí no más se me fue ese nudo ciego. A veces también lloro de impotencia.

16) ¿El mejor político en la historia de su país?
Salvador Allende, sin duda.

17) ¿La mejor persona que haya conocido?
Mi padre, sin duda.

18) ¿Usted cree en la justicia de su país?
Por ahora creo en la justicia, no en la de mi país. Sí en una gran idea de justicia. Quizás soy un tanto platónica. Pero quiero decir que no lo creo como una utopía, creo que se puede construir y defender. Solo debemos tener una mejor educación y una equidad resuelta y así podremos implementar un estado de conciencia justa, superadora. La justicia debe incluir el bienestar de todos, de lo contrario es imposible llevarla a la práctica.

¿Qué profesión u oficio nunca ejercería?
Ninguna.

20) ¿Un personaje nefasto en la historia chilena?
Pinochet y toda su patota. La CNI y toda la junta militar, y también los que fueron cómplices.

21) ¿Le preocupa la muerte?
No.

22) ¿El arte salva?
Sí. Casi siempre.

23) ¿Qué opina del aborto?
Por supuesto que nadie está a favor del aborto. Todxs tenemos ese mismo pensamiento. Entonces sobre eso no hay pregunta, no es ese el debate pues no hay nadie que no acuerde en eso. El tema es clandestino o legal. Aborto legal, gratuito y seguro. Educación sexual para decidir, anticonceptivo para no abortar y aborto legal para no morir.

24) ¿Qué le gustaría saber del futuro?
Todo y después volver a olvidar. Creo que es así. Llegamos sabiendo, por eso la intuición es tan poderosa en algunos.

25) ¿A quién no dejaría entrar a su casa?
A ningún genocida. A nadie que apoye a un genocida. A Mauricio Macri y algunos de sus secuaces. Y a algunos que me olvido.

26) ¿Donaría sus órganos?
Sí.

27) ¿Recuerda su primera maestra?
Sí. Inés Childe.

28) ¿Qué opina de la religión?
Difícil que un pueblo viva sin ella. Está visto que hay una necesidad de aferrarse a alguna creencia organizada. Yo le tengo mucho respeto a la fe, no tanto a la religión.

29) ¿Una película?
Tres: Moliére, de Mnouchkine; 12 Monos, de Gilliam, y 8 ½, de Fellini.

30) ¿Cuál es la persona que más le gustaría ver en estos momentos?
Mi padre, sin duda. Y Susana Rossi, mi maestra de canto.

31) ¿Le molesta que fumen al lado suyo?
Sí.

32) ¿Qué sabe o recuerda de la dictadura militar?
Como recuerdos, las marchas de poquísima gente y marchas multitudinarias, mucho miedo y mucha emoción, gases lacrimógenos, pañuelos, hogueras de quema de libros en mi casa (mi casa como escondite de refugiados). Mucho miedo, corridas, escapadas del “guanaco”, mi escuela de danza bombardeada, La Moneda bombardeada. Mucho miedo. Estudiantes organizados, teatro militante, compañeros del Frente Patriótico, familiares exiliados. Anuncio de conflicto con Argentina. Mucha angustia. Apoyo de Pinochet a Malvinas. Mucha tristeza. La esperanza de escuchar que Pinochet sería enjuiciado. Canciones de Violeta, Silvio, Inti Illimani, Quilapayún, Víctor Jara. Militancia y compromiso. Muerte de Víctor Jara. Mucho miedo. Pero a la vez, la fortaleza, y la confianza en que un pueblo unido lograría defender a ultranza el retorno a la democracia. Vuelve la democracia a Chile en 1989, Chile, la alegría ya viene, su eslogan. Mucha emoción de ver lo que logramos todos los que pusimos el cuerpo a la resistencia. Lo que pienso: Nunca más.

33) ¿Cuál es su idea de la felicidad?
Plenitud. Estados plenos posibles.

34) ¿Qué es lo que más valora en sus amigos?
Después de mucho tiempo aprendí que los quiero como son.

35) ¿A quién le gustaría parecerse físicamente?
¡Jaaa!. A la Mantra, una hermosa gatita.

36) ¿A quién le gustaría parecerse intelectualmente?
¡A tantos! No puedo nombrar uno, son demasiados. Quizás más en la inteligencia, el talento creativo, a Violeta por supuesto.

37) ¿Le niega o le negó el saludo a alguien?
No aún.

38) ¿Qué le gustaría saber ante todo?
Encontrar esos maravillosos estados de meditación.

39) ¿Qué otro instrumento musical le gustaría tocar?
Absolutamente todos.

40) ¿Su peor defecto?
Quizás un poco egoísta, por distracción, pero egoísta al fin.

41) ¿Qué le gusta regalar?
Me encanta regalar cualquier cosa, desde un dibujo naif hecho en una servilleta hasta un piano.

42) ¿Qué piensa del periodismo en general?
Que como todo, cuando está llevado con honestidad es magnífico, nos ayuda a entender, a informarnos, a analizar. Necesitamos aprender a leer y escuchar las informaciones que nos dan como verdaderas. Por supuesto que hoy, la mayoría de los periodistas no cumplen esta función. Está corrompido en su concepto. Un referente es Víctor Hugo Morales. O Liliana Daunes.

43) ¿Justificaría en algún caso la tortura y aún la muerte?
No.

44) Se incendia su casa, solo puede llevarse una cosa, ¿cuál?
Mi cuatro venezolano.

45) ¿Una canción?
Muchísimas. Todo Chico Buarque, toda Violeta, todo el CD Mediterráneo. Creo que si pudiera juntar estas dos sería una magnífica síntesis de los estados más basales por los que pasa el ser humano: Maldigo del alto cielo y Gracias a la vida.

46) ¿Cuál lugar de la casa es el mejor para leer?
Patiecito al sol o el dormitorio.

47) ¿Si fuese presidente, qué es lo primero que haría?
En Chile, educación, y salud gratis y pública. En general, impuestos a los que más tienen y repartición equitativa de los recursos. Igualdad de oportunidades. Reforma agraria. Inversión en la producción y control de importaciones. Todo lo contrario de lo que está pasando hoy ¿no?. Ah, yoga y meditación obligatoria en las escuelas.

48) ¿Si fuese Dios, qué es lo primero que haría?
¿Qué Dios? ¿Cuál de todos?.

49) ¿Cuál fue la persona que más lo ayudó?
Muchas. Incontables.

50) ¿Se arrepiente de algo?
Quizás de no haber estudiado más instrumentos de niña y de no haber encontrado el camino del yoga antes. Pero si todo me llevo hasta aquí, ha sido bienvenido.

Compartir

Autor

Raúl Bertone