“Los temas terminan siendo viajes para nosotros”

Una forma de capturar la esencia del paisaje. La pampa que nos desvela no solo moviliza musicalmente a quienes transitan el terreno del folclore. El rock en todas sus ramificaciones también busca convertirse en aquello que bulle en los alrededores. El hombre y su circunstancia, esa férrea ecuación de la que hablara Ortega y Gasset, en la que el inasible territorio es la circunstancia modeladora de una nostalgia tan infinita como el vacío que atenaza a quien la habita. La inmensidad de la llanura agitando la soledad y el silencio.
Mucho de eso tiene La tormenta viaja en formas imperceptibles, el segundo disco de Utracán, un trío que nació años atrás como Mr.Moco, pero que la esencia hoy, las vivencias, fueron moldeando una personalidad como grupo, de ahí la necesidad de identificarse con un nombre que refiere a la pertenencia. De la formación primigenia están Matías Ombroni (bajo, voz) y Cristian Marchesi (guitarra, voz), forjadores en su momento de Rocco, el primer trabajo en estudio, parido en La Hoguera Records en 2015. Lucas Lacolla (batería) es actualmente el restante integrante, para sostenerse en la premisa de un rock instrumental, progresivo, y hasta con algo de psicodelia habitando ese aire musical.
“Existimos desde 2010, cuando por entonces era un proyecto que con el paso del tiempo se transformó en una banda con continuidad escénica. Anduvimos varios años bajo el nombre de Mr. Moco, siempre como un trío y en el que solo el baterista ha cambiado. Utracán fue un nombre que decidimos entre los tres, tomamos esa identidad hace poco tiempo, a partir de la grabación del segundo disco. Musicalmente intentamos representar un poco lo que el paisaje y el clima genera en nosotros, esa sensación a veces de inmensidad. Y de alguna manera se transmite en los temas, que son largos, donde no pueden ser etiquetados, y sabemos que se hacen largos porque terminan siendo viajes para nosotros a la hora de componerlos”, contó Ombroni, entrevistado por El Lobo Estepario.
La tormenta viaja en formas imperceptibles cobija cuatro canciones: Buff El Cachorro, Mul 666, Agrofobia y la que lleva el nombre del disco. Grabado en el mes de agosto, tuvo un primero proceso en el estudio El Attic, en General Rodríguez, y concluyó en Audión, de Capital Federal. Luego de salir al ruedo en Córdoba, la escena para la presentación en sociedad aquí se armó en El Desvelo, semanas atrás, en el marco de otra edición del Ciclo PampaNoise.

– ¿Cómo nació la posibilidad de grabar un disco a la vieja usanza, con toda esa mística dando vueltas?
– Hace unos años conocimos a Gonzalo Villagra, bajista de Los Natas, una banda de culto que es referencial para nosotros. Ellos supieron grabar en El Attic, y cuando vino a General Pico con su nuevo grupo se armó una buena relación, es nacido en Realicó por lo que le encantó volver. De esas charlas surgió la chance de grabar en ese estudio. Gonzalo fue el ingeniero de grabación, y nos hizo todo el mix y mastering. En cuanto al estudio, además de estar muy bien equipado, la particularidad que tiene es que se graba a cinta abierta. Han pasado distintas bandas, que si bien no son de nuestra escucha habitual, son conocidas como Las Pastillas del Abuelo o Cielo Razzo. También grabó Don Vilanova. Tuvimos un proceso de composición previo que fue un poco complicado atento a que los tres miembros de Utracán vivimos en provincias diferentes: Cristian está en Buenos Aires, Lucas en Córdoba y yo en Pico. Todo eso hizo que los métodos que usamos para componer o ensayar necesitaron mucho de internet o de plataformas, mucho trabajo en maquetas. Nos costó un poco más pero también sentimos que nos profesionalizó bastante en ese aspecto, hizo que llegáramos a la grabación en agosto con un nivel de preparación bastante alto. Fueron tres días en El Attic y posteriormente Gonzalo lo terminó en su propio estudio en Capital Federal.

– ¿Qué recepción ha tenido desde el momento que lo subieron a las plataformas digitales?
– Lo estamos mostrando en las plataformas usuales y ha tenido una acogida interesante, con una buena cantidad de reproducciones. A su vez hemos recibido buenas críticas y eso lógicamente nos pone contentos. Todo esto se hizo con mucho esfuerzo, tanto físico, mental como económico. Grabar en esas condiciones cuesta un dinero importante. Ahora estamos relajados y felices de haber podido generar algo así, que las personas lo puedan disfrutar. Es algo muy propio y muy natural que salió reflejado del lugar donde nacimos. En lo que respecta al disco físico, habrá que invertir otro dinero por lo que nos llevará algunos meses más y seguramente a principios del año que viene lo tendremos en nuestra manos para así poder ofrecerlo.

Compartir

Autor

Raúl Bertone