Madre e hija en una noche de insomnio

Un mismo árbol verde es la obra inspirada en la búsqueda de la verdad del Genocidio Armenio. Este mes está cumpliendo dos años en cartel desde su estreno en 2015, con el apoyo incondicional de las comunidades armenias, como también de instituciones culturales y educativas. Escrita por Claudia Piñeiro, cuenta con la dirección de Marcelo Di Gennaro y Raúl Martínez, y las actuaciones de Graciela Martínez y María Fernanda Schwindt. En sonido e iluminación los acompaña Emmanuel Rodríguez.
De gira por distintos puntos del país, la obra seleccionada para participar del 13º Festival Iberoamericano de Teatro Cumbre de las Américas, a realizarse en el Centro Cultural Osvaldo Soriano los días 6 al 16 de octubre, se presentará el próximo jueves 12 en la Escuela Normal de nuestra ciudad -calles 1 y 24-, y el viernes 13 en el Aula Magna de la Universidad Nacional de La Pampa -Gil 353-, en Santa Rosa. Ambas funciones comenzarán a las 21:00 horas. La entradas gratuitas deberán ser retiradas en la Delegación del Rectorado en General Pico, en calle 9 N° 1056 Oeste, o en la Oficina Informes de planta baja de Gil 353.
La presentación del Teatro Universitario San Luis con Un mismo árbol verde es impulsada por la Secretaría de Cultura y Extensión Universitaria de la UNLPam, conjuntamente con la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de San Luis y el apoyo del Instituto Nacional del Teatro (INT) y CORPICO. La pieza nació de la fusión de los grupos Gente de Teatro y Teatro Universitario, a la que decidieron llamar Teatro Concertado. Desde su primera vez en escena ha trascendido numerosos ámbitos culturales de San Luis, San Juan, La Rioja, Córdoba, Buenos Aires y Montevideo (Uruguay).
Un mismo árbol verde refleja la vida de Dora y Silvia. No pueden acercarse; los fantasmas de ambas se lo impiden. Sobre todo el fantasma de la ausencia de Anush, una hija desaparecida durante la última dictadura militar que Dora no puede olvidar. Anush es quien sigue separando a Silvia de su madre. Porque nada de lo que haga Silvia alcanza; y nada de lo que haga su madre sirve. La historia las atraviesa, las golpea, las aleja. Pero en esa misma historia, está la Metzma, la abuela armenia que con sus relatos tendió un puente –acaso el único posible- que aún hoy las acerca con su recuerdo, llevándolas de la mano a través de su propio desierto desde el genocidio armenio, hasta una tragedia más próxima, a la que Dora y Silvia sobreviven como pueden. Cuando pase la noche, y los fantasmas se escondan de la luz del día, será para ellas el momento de una nueva oportunidad. Un renacer. Tal vez puedan reparar, al fin, el desencuentro al que fueran condenadas. Tal vez.
Está inspirada en hechos reales. No solo el del genocidio de los armenios que destruyó más de un millón y medio de vidas, sino también del que tuvo lugar en nuestro país durante la dictadura y en la búsqueda de la verdad impulsada por la Fundación Luisa Hairabedian. La Justicia argentina hizo lugar a la demanda por el derecho a la verdad que promovió Gregorio Hairabedian, argentino nativo, hijo de Hovannes Hairabedian y Luisa Barsumian, ante la negación sistemática del Estado de Turquía del genocidio cometido contra el pueblo armenio durante los años 1915 y 1923, entre cuyas víctimas se encontraban su familia paterna y materna, radicados en Palú y Zeitún, respectivamente.
Dependiente de la Secretaría de Extensión de la UNSL, los elencos de Teatro Universitario cuentan con una larga historia. En la actualidad, sus directores son el mencionado Di Gennaro y Marcela Aravena. En los inicios hubo obras con la dirección de Alberto Ligaluppi, Alberto Palasí, Alejo Sosa, Gerardo Penini, Luis Rezzano y Sohar Ruiz. Luego hubo muchas que fueron producto de los talleres de extensión que brindaban Di Gennaro; el actor, asistente de dirección y director de Potestad, Guillermo Marone (1960-2011); y la actriz y directora del elenco de Teatro Integrador Piedra libre para todos, Cecilia Etchegaray.

Compartir

Autor

Raúl Bertone