Massara y Beascochea abrirán el ciclo Extramuros

La Casa de La Pampa y la Asociación Pampeana de Escritores (APE) inaugurarán el próximo jueves 17 de mayo la edición 2018 del ciclo Extramuros. La actividad en la sede ubicada en la calle Suipacha 346 comprenderá desde las 20:00 horas la conferencia Tierra plana/plana tierra. Las formas del contar, de la que participarán los novelistas Horacio Beascochea y Héctor Massara. La coordinación del panel estará a cargo de Sergio De Matteo.
Los escritores pampeanos titulan casi igual sus novelas. La tierra plana (Ediciones I Rojo), en el primer caso, y Tierraplana (Ediciones El Lobo Estepario), en el segundo. Una cuestión simbólica que se resuelve en las formas del contar. Historias, tramas, metáforas y personajes nutren a la escritura, a la serie literaria. Dos universos que dialogan entre títulos para enriquecer la literatura pampeana y nacional.
El ciclo Extramuros es un espacio de reflexión literaria que tiene por finalidad compartir en la ciudad de Buenos Aires las voces de los escritores y poetas pampeanos. Un lugar de encuentro que permita potenciar sus obras, interpelarlas e integrarlas en nuevos circuitos de opinión y circulación, y observar los diálogos con otras disciplinas artísticas y filosóficas.

Fragmento de La tierra plana: “En la tierra del llano las voces se confunden con el viento y los espíritus ocultos agitan ramas y espantan silencios. A veces traen lamentos de viejos guerreros, sus gritos de guerra, sus cantos de amores perdidos, sus batallas antiguas, encanecidas como las cenizas de este fuego.
En la tierra del llano el sol corre tan despacio que se aburre. Una brisa impredecible recorre los campos, agita los pastos y refresca en las noches de verano. Los animales se habitúan a la quietud, al galopar de las caballadas, a los gritos de los hombres y a la furia de la guerra y el miedo.
En la tierra del llano el horizonte es gris, sangre, verde y divide la llanura del cielo; los hombres son derrotados por la tierra sin fin y enloquecen con los embrujos de Gualichu y sus sueños.
En la tierra del llano vivimos los indios. Primero solos. Ahora con los huincas. Y la tierra buena no alcanza para los dos, por eso quieren corrernos. De antes nos reunimos alrededor del fuego y recordamos nuestro pasado. Las voces hablan de nuestros guerreros, de sus hazañas, sus costumbres viejas y de la guerra, de soles agitados y soles tranquilos pisoteados por la guerra.
En la tierra del llano -aquí- nació el hijo del desierto, el hombre jamás vencido, el de los ojos negros, los que bajan la vista de cualquiera. Su habilidad con la lengua lo hace ser el dueño de la palabra, el dueño del decir. Y un día se convirtió en nuestro cacique. Plantó a Piedra Azul y se quedó en Malal”.

Fragmento de Tierraplana: “Nadie te va a hacer daño Payuca, estos amigos son oficiales de justicia y no tenés idea para qué vinieron. Hay un enorme escándalo, el Interventor no sabía que estabas acá, ya figurabas trasladado a Ushuaia y me parece que te querían limpiar. Acosta está preso acusado del asesinato de Palito y de planear el tuyo. Por ahora está incomunicado, pero apenas suelte la lengua se lo lleva puesto al Director. Te vamos a higienizar un poco y te vas a presentar en la Dirección -miró a los silenciosos oficiales-. Estos amigos me contaron que hay buenas noticias para vos, pero no te van a adelantar nada.
Iban llegando a los baños, un enfermero ayudó a retirarle la bata y el calzoncillo con mucha discreción y le alcanzó una pastilla de jabón, el agua empezó a salir primero fría y luego deliciosamente templada. ¡Buenas noticias!, ya conocía las buenas noticias de los jueces, el Interventor no querría líos políticos, y lo iba a retener bajo su bota. No lo trasladarían al sur, pero envejecería jugando a las bochas con Damacio. Su mente no aceptaba ese destino, y su cuerpo tampoco. Una hoja de afeitar bastaría”.

Compartir

Autor

Raúl Bertone