«Me siento como un espectador en una realidad (ya no ficción) igualmente distópica»

«En sus primeros momentos fue una sensación de irrealidad, ver que se hacía real lo que solo había conocido en historias de ficción distópicas. Con el tiempo, la sorpresa y sensación de pesadilla que no termina, se convirtió en comprender que era la oportunidad que buscaban quienes mueven los hilos más gruesos de este mundo cada vez más globalizado, a la vez más fuera de control, para la “gente de a pie”. Ahora me siento como un espectador en una realidad (ya no ficción) igualmente distópica, tratando de encontrar una forma de no seguirle el juego. Aunque me relaciono con personas que piensan similar a mí, me inquieta ver a la sociedad tan dormida, comprando una historia oficial en parte real y en parte orquestrada. Creo que el futuro de todo esto se aleja de cualquier situación beneficiosa para el pueblo, la gente laburante. Creo que se harán más grandes las brechas entre distintos sectores de la sociedad, aunque, a la vez, un crecimiento de cierta resistencia a este nuevo orden social (y a la vez desorden de lo natural). Ese balance siempre estará presente. Desde el punto de vista artístico veo que han surgido nuevas motivaciones para crear. El auténtico artista siempre reflejará su interior según sus experiencias, y esta cuarentena es un disparador muy fuerte de esas expresiones. Por contrario, hay algunas expresiones artísticas, como el teatro, que se han visto afectadas por las limitaciones impuestas. Pero creo que no es un impedimento rígido. Quienes han visto limitadas sus acciones artísticas encontrarán otra vía de escape para expresarse. Creo que es una oportunidad de crecimiento individual como colectivo. Desde mucho antes de la cuarentena, por esta llamada pandemia mi tiempo se enfocó en crear nuevas historias. Sigo haciéndolo, aunque con un objetivo más específico, divagando menos en ciertos aspectos, por deseo interior, principalmente, aunque también por necesidad económica. Creo que esta situación no es algo que vaya a “pasar”. Creo que la magnitud y seriedad que ha tomado hará que cambie la forma en que esta sociedad se relacione y reaccione a ciertas situaciones. Ni malo ni bueno, un poco más de cada cosa. Todo depende de si lo vemos como una tragedia o una oportunidad para aprender a vivir mejor en este mundo».

Hernán Molina

De formación autodidacta, desde muy joven incursionó tanto en el dibujo como en el arte de crear historietas. En 2009 ese pasatiempo se convirtió en una vocación que asumió con seriedad al comenzar una tira semanal llamada Gris, publicada en el portal de noticias Maracó Digital de forma contínua durante dos años. Ese material fue recopilado en el libro Todo Gris (Ayesha Literatura Ediciones – Agosto de 2011). Casi de forma paralela, en 2010 participó, junto a dibujantes e historietistas de nuestra provincia, en la creación de la revista HB, primera publicación antológica de historietas de La Pampa, transitando ya su sexto año de vida. En 2017 dio el gran salto a su nueva profesión de dibujante e historietista. A través de Multivers9 cuenta historias con dibujos. Las mismas están disponibles libremente para ser leídas en dicho sitio o pueden ser descargadas en formato PDF. (https://multivers9comics.blogspot.com/).

La tabla del libro «Todo Gris».

La mesa de trabajo de Molina.
Compartir

Autor

Raúl Bertone