MEDANO estará respirando tango

Guillermina Gavazza.

Guillermina Gavazza.

En sus letras y música retumba la pasión, la melancolía, la sensualidad, a veces el drama, a veces la algarabía, el llanto, la alegría, la emoción de lo que fue, de lo que pudo haber sido, o de lo que es, de lo que no es, o de lo que será. El tango, la fusión de sonidos y movimientos. La edición trece del ciclo Concertango se presentará este sábado 18 en el Auditorio de MEDANO, de nuestra ciudad. Se trata de un programa de mucha calidad, anunciándose la actuación del dúo «Somos Tango», Guillermina Gavazza, Antonela Alfonso y la pareja de baile conformada por Marina González y Pedro Soria. La velada se iniciará a las 21:00 horas y las entradas anticipadas se pueden conseguir en Musicanoba (calle 20 número 649).
«Somos Tango» está integrado por Rubén “Tachi” Gaich (piano) y Alberto “Toti” Mansilla (bandoneón), dos músicos que muestran una amplia trayectoria en la escena provincial, ganándose el reconocimiento del público. El virtuosismo de Gaich y Mansilla queda expresado en diferentes interpretaciones instrumentales de nuestra música ciudadana, transitando la obra de autores diversos como Aníbal Troilo, Homero Manzi, Mariano Mores o Enrique Cadícamo, por citar algunos. En Gallo ciego, Danzarín, Canaro en París, Quejas de Bandoneón, Inspiración, La Trampera o La Cumparsita, logran un gran lucimiento en la ejecución.
Ambos fueron integrantes del Sexteto del Ángel, formación de proyección internacional, en la que Gaich fue pianista y director musical de la orquesta, mientras el maestro Mansilla actuó en el bandoneón, presentándose en diferentes escenarios nacionales e internacionales. Los dos estuvieron presentes en todas las ediciones de Concertango y en esta ocasión (desde hace un tiempo se presentan con formato de trío) incorpora a sus interpretaciones la voz de María José Carrizo, una de las más reconocidas de la provincia en cuanto a tango se refiere.

Marina González y Pedro Soria.

Marina González y Pedro Soria.

Otras dos excelentes voces femeninas se podrán escuchar en la velada sabatina. La santarroseña Guillermina Gavazza se presentará acompañada por “Tachi” Gaich en piano, Hernán Basso en bajo y Gustavo Rodríguez en percusión; Antonela Alfonso, en tanto, interpretará su repertorio junto al eximio guitarrista piquense Julio Ortíz. En cuanto a González y Soria, se trata de una pareja consolidada en un género que es único entre los bailes, con su contraste entre su sensualidad y la precisión de su geometría. Sensualidad y geometría con frecuencia no se conjugan en la estética. El poder creativo de este par de opuestos, la vitalidad generada por su interacción, se ven en el tango como en ningun otro baile. Y señalan directamente al par fundamental de opuestos que están siempre en el secreto corazón del tango: el hombre y la mujer.

Dos músicos con mucho recorrido

«Tachi» Gaich y «Toti» Mansilla son los referentes de este ciclo. En torno a sus instrumentos (piano y bandoneón) trabaja parte del variado grupo de artistas que participan. Gaich, músico, profesor de piano, compositor y arreglador santarroseño, integró el “Grupo de Jazz Santa Rosa”, con el que visitó ciudades de Europa, entre ellas Alemania, Holanda y Bélgica; recibió premios en New Orleáns (EE.UU). Desde hace 45 años comparte escenarios con figuras de nivel provincial y nacional. Participó, como músico de sesión, con figuras como Alberto Castillo, Roberto Goyeneche, Guillermo Fernández, Claudia Mores, Enrique Dumas, Juan Carlos Granelli, Ängel Cárdenas, Mario Bustos, Jorge Valdéz, Alberto Echague, Hugo Marcel y María Godoy. También, en otros estilos, actúo y grabó con Palito Ortega, Daniel Magal y Mario Echeverría.
Gaich se dedicó a distintas expresiones de la música como jazz, tango, folclore y blues. En La Pampa integró “Sol Naciente”, “Tango Dúo”, “Sur Cuatro”, “Quetral instrumental” , “Acuarela”, como músico y director musical.
Toti Mansilla nació en 1941 y sus primeros pasos fueron en el conservatorio Domingo Amadori, de la ciudad de Bahía Blanca, donde estudió teoría musical. Comenzó a ejecutar piano y bandoneón bajo la supervisión de la profesora Nelly de Rentería. A los 12 años participó en orquestas, y entre los 15 y 20 años fue bandoneonista del grupo “Ritmo de Juventud”. Por cuestiones personales suspendió en 1962 sus presentaciones en vivo, retomando la práctica instrumental en 1996. Participó del 1er festival Internacional de Tango en Viña del Mar, fue segundo bandoneón en “Consonancias”, y actuó en diferentes formaciones como invitado. Se presentó en escenarios de México, Brasil, Italia, Francia (III festival de las Artes en Sinaloa, y 8vo Bienal del Noroeste).
Ambos pertenecieron al “Sexteto del Angel”, formación que registró presentaciones en escenarios del país y de Chile, México, Francia, España e Italia. Grabaron un disco en septiembre de 2002, que incluye interpretaciones de «Naranjo en flor», «Payadora» -del pampeano Julián Plaza-, «El día que me quieras» y un homenaje a Piazzolla en la ejecución de «Adiós Nonino» y «Balada para un loco», entre otros temas.

María José Carrizo, junto a Gaich y Mansilla.

María José Carrizo, junto a Gaich y Mansilla.

Compartir

Autor

Avatar