Multifacética y deslumbrante: así es Sofía, la niña genio chilena de 11 años que eligió no ir a la escuela

A los 2 años y 8 meses ya sabía escribir. Arma cubos rubik, habla varios idiomas, dibuja, canta, toca varios instrumentos y asombra con sus conocimientos en informática. La vida y los sueños de una mente brillante.

Energía, pasión y una enorme alegría. Eso es lo que transmite Sofía Dorta cuando uno dialoga con ella. Es que, al escuchar hablar de una niña genio, al ver todo lo que ella hace, los congresos y concursos internacionales en los que participa a tan tempreana edad; uno podría esperar encontrarse con una chica cerrada, comprimida por las obligaciones, presionada por todo lo que ya es y por las expectativas que florecen alrededor suyo.

Pero no. Por el contrario, todo en Sofía es luz, expansión, risas, extroversión. Ella disfruta de aprender, de crear; los desafíos son juegos que la divierten.

Con la suerte de contar con una mamá profesora – quien la guía en sus estudios, la apoya y acompaña incodicionalmente – Sofía pudo dejar el banco en un lugar que ya la aburría: la escuela.

Así, optó por estudiar con el sistema alternativo chileno de “home school” (escuela en el hogar), para aprender a su ritmo y contar más tiempo para desplegar sus otras pasiones: la informática, la lingüistica, los idiomas, la música, el dibujo, estudiar teatro y finalizar su página web en la que enseñará programación.

Lucia y su madre
Con su mamá, Rocío. “Ella es a mejor maestra”, dice Sofía
“Ahora ella me pidió clases de actuación”, nos cuenta Rocío, su mamá y maestra. “Creo que le va servir para desenvolverse en sus charlas, pero además ella quiere audicionar en Disney“; y nos explica que concibe la formación de su hija como un proceso integral y que, por eso mismo, da rienda suelta a sus intereses, inquietudes y curiosidad, sin “encasillarla” en una sola actividad.

El resultado es esta chiquilla asombrosa, multifacética y feliz que no descansa en sus cualidades innatas. Sofía, está convencida de que las cosas que consigue son gracias a su perseverancia, esfuerzo, pasión, paciencia y alta tolerancia a la frustración y al error.

En el camino hacia sus sueños, aprovecha los días de sol para llevar los libros de texto al parque y estudiar allí, con disciplina y amor por crear y descubrir cosas nuevas. Así es Sofía.

Estudiando
Sofía estudia en el parque con lo libros de la modalidad “Home School”
— Estás haciendo el colegio desde tu casa, con home school ¿Cómo te está funcionando ese sistema?

— Es muy bueno, la he pasado muy bien porque puedo avanzar a mi ritmo, entonces si ya sé una materia puedo seguir adelante.

— ¿Y tu mamá supervisa todo el proceso, ella tiene otro trabajo o se dedica exclusivamente a tu educación?

— Es profesora

— ¿Y no extrañas la escuela, los compañeros, la maestra?

— No, mi mamá es mi maestra, y es la mejor maestra. (Risas)

Prodigio: A los 2 años y 8 meses, Sofía ya sabía leer
— ¿Cómo es la relación con tu mamá? Quien entonces también es tu maestra, tu coach, tu apoyo.

— Bueno, somos muy unidas. Yo cada vez que tengo una duda le pregunto y ella siempre me ayuda y me apoya cuando necesito ayuda.

—¿Cómo haces para contactarte con chicos de tu edad, con tantas actividades?

— Tengo varios amigos, con algunos vamos al parque, otros viene a casa. Uno de ellos también hace home school.

— Supongo que necesitás mucha organización y autodisciplina para estudiar así

— Sí, sí. Bueno, uno organiza sus tiempos. Ya sé que todos los días tengo que hacer matemática, biología, historia. Luego, damos una prueba final de año. En mi caso no es a final del año, sino en agosto. Es un examen por materia en dos días y con eso se sabe si pasa uno.

—¿Cómo llevas esto de ser “una niña genio”, que te llamen para conferencias con gente grande, participar de concursos en el exterior, hacer notas de prensa? ¿Cómo lo vivís vos adentro de tu corazón?

— Lo he pasado yendo a estos eventos y he descubierto tantas cosas. Por ejemplo, cuando fui a Estados Unidos a Index (la conferencia de desarrolladores de IBM), descubrí muchas nuevas tecnologías y aprendí nuevas cosas, entonces lo he pasado bastante bien.

— ¿Nunca lo has sentido como una carga?

— No. Lo disfruto, aprendo y me divierto.

California, febrero de 2018. Sofía participó en Index, el congreso de desarrolladores de IBM
— ¿Cuándo comienzan a descubrir tus cualidades y tu habilidad para aprender?

— Mi mamá me dice que, ya desde bebé, me despertaba y sonreía. Miraba así, como para descubrir el mundo. Ella siempre vio algo especial en mí. Aprendí a leer entre los 2 y los 3 años. Y luego, a los 4 años, empecé a tomar clases de piano con ella, porque es profesora de piano.

— Es impresionante que hayas aprendido a leer tan temprano ¿Cómo fue?

— Bueno, mi mamá me compró un silabario entonces yo veía las letras y primero me las aprendí sola. Cuando ella me bañaba, me tiraba unas letras de goma eva de colores a la bañadera (risas).Entonces, me bañaba con las letras y le decía esto es una “A”, esto es una “B”. Y luego cuando ya me sabía las letras, ahí le empecé a preguntar cómo suena la A con la B, cómo suena la E con la A, cómo suena la I con la N. Era muy preguntona, me dice, le preguntaba tantas veces que aprendí las letras, sus sonidos y entonces .. ya leía.

— ¿Qué cosas te gusta hacer?

— Me gusta mucho aprender. Algo que he descubierto hace poco, y que me encanta, es la lingüística. También me gusta aprender idiomas. Pero la lingüística y aprender idiomas son cosas distintas, así que las hago por separado.

Realidad virtual, inteligencia artificial y robótica, algunas de las tecnologías que atraen
— Sí, diferente de aprender un idioma. Pero hay ciertas similitudes entre la lingüística y otra de tus grandes pasiones: la programación, el código.

— Sí, es cierto. La lingüística es cómo están organizados los idiomas. Me interesa entender cómo la geografía y dónde uno vive, afecta la manera en que hablamos, que es la fonética. Es muy entretenido y me encanta. En cuanto a los idiomas, estoy terminando de aprender esperanto. Ya puedo tener una conversación en esperanto. Además estoy estudiando griego y sueco.

— ¿Y por qué esos idiomas que no son los que más se utilizan? ¿Qué te llamó la atención?

— No sé. A mí me gusta estudiar el lenguaje que me atrape, no el lenguaje que más se hable. Por ejemplo, un día me gustaría aprender japonés pero, honestamente, creo que eso será en un largo, largo tiempo porque es muy complicado… primero el silabario, luego la fonética, luego aprenderse los símbolos japoneses… Pero mi historia con los idiomas es así: primero estaba buscando cosas de latín y no encontré nada, entonces me fui, se me ocurrió que me gustaría poder leer las letras griegas y me puse a estudiar el alfabeto griego, me encantó. Pero a la semana de estudiar griego, comenzaron a llegarme puras notificaciones de “Aprende latín gratis”, ¿no me podrían haber venido antes? Pero esperanto me encanto, es un lenguaje concebido para que todos puedan hablarlo. El concepto es súper interesante, entonces me puse a estudiar desde hace, exactamente… 54 días, porque ayer eran 53. Los tengo contados.

Sofía anima a las mujeres a que vuelven a ser parte de la tecnología “No entiendo qué pasó, si nosotras la empezamos”, se pregunta.
— De la informática ¿Qué te gusta?

— Me gusta poder crear cosas nuevas. Y además siempre me han gustado los sudokus, los cubos de Rubik, me encantan las cosas de lógica, me gustan los nonogramas. Todo lo que es un puzzle (rompecabezas).

— De todas las nuevas tecnologías que se están desarrollando ¿Cuál es la que más te llama la atención, la que más te captura?

— Me gusta bastante el concepto de Kubernetes (un sistema de código abierto para automatizar la implementación, el escalado y la administración de aplicaciones en contenedores). Es que, cuando fui a Index, se mezclaron demasiadas tecnologías distintas juntas, fue demasiado perfecto para mí. La inteligencia artificial obviamente me encanta, hice muchos bots, es muy entretenido. Y bueno, la realidad virtual, claro. Ahí recuerdo que, cuando estaba en Index, había un juego de realidad virtual ¡y era muy adictivo! me quedé jugando demasiado tiempo porque era muy entretenido. Y me di cuenta que puedes crear muchas cosas con realidad virtual o con inteligencia artificial y es muy divertido.

— Sin embargo, aún nos cuesta que las mujeres, las chicas, se comprometan con la tecnología, con la informática… poder entusiasmarlas..

— Yo no entiendo esto, porque la primera programadora fue mujer. La primera persona en crear un compilador fue una mujer. Una de las 10 personas que trabajó en el lenguaje de programación Fortran(*) fue una mujer y fue una de las más importantes en el desarrollo. Entonces aún no sé en qué momento las mujeres pararon de integrarse tanto a la tecnología, pero está volviendo, y yo las invito a que se metan en la tecnología porque bueno, podemos decir que nosotras la empezamos (risas),en verdad, empezamos muchas cosas de la tecnología.

(*) FORTRAN (contracción de The IBM Mathematical Formula Translating System) Lenguaje informático desarrollado originalmente por IBM para aplicaciones científicas y de ingeniería, que dominó la programación desde el principio y por más de medio siglo.

En index desarrolló un chat bot con inteligencia artificial
— Además es una herramienta riquísima para crear y para dar tantas soluciones. Es un poder para las mujeres.

— Sí, además con distintos lenguajes que hacen distintas cosas, se puede hacer de todo. En verdad quién maneja la tecnología tiene grandes poderes después.

— ¿Cómo relacionas este gusto por el aprendizaje y el razonamiento lógico con tu veta artística y creativa?

— Sí bueno, me encanta crear y me gusta mucho dibujar, me gusta cantar. Estoy por empezar actuación. Entonces, no sé, me gustan muchas cosas distintas.

— ¿Cómo haces para poder hacer todo? O tu día tiene.. ¿56 horas?

— (risas) Un día de 56 horas sería ideal para mí. Sería el día de mis sueños.

La música, otra de sus grandes pasiones
— Y hablando de sueños ¿Cuál es tu sueño Sofía?

— Quiero estudiar en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) y quiero trabajar en Google. Lo que más quiero es hacer un sistema operativo.

— Veo que los tenés sumamente claros, no dudaste ni un minuto.

— Quiero trabajar en Google por todas las innovaciones que han hecho, que me encantan. Quiero ir al MIT porque es uno de los mejores lugares para estudiar informática; además ¡tienen un departamento de lingüística! así que eso también es un bonus para mí. Y lo tercero, porque tengo muy buenas ideas que me gustaría poder aportar en un sistema operativo.

Ahora estoy haciendo mi página, que es para que todos puedan aprender programación. Así que cuando esté lista espero poder aportar para que muchas personas se puedan introducirse a la programación.

Dulce y alegre, Sofia juega y se divierte al aprender
—¿Hay algo más que quieras compartir con nosotros?

— Sí. Que no importa el área y no importa el género. Si siguen sus sueños y cumplen sus metas y se esfuerzan van a lograr cambiar el mundo y cumplir sus metas. Que se animen a hacer realidad todos los sueños que tengan.

— ¿No importa el coeficiente intelectual? En ese caso la voluntad también tiene mucho que ver.

— Es que todo está en la voluntad y en la perseverancia que uno tiene. También en la tolerancia a la frustración. Porque es verdad, por ejemplo en la programación siempre hay errores, todo el tiempo. De hecho se dice que los programadores pasamos el 90% del tiempo en errores y después se acierta en el código, es verdad. Yo creo que eso me dio a mí una gran tolerancia a la frustración y sacó el miedo a equivocarme.

Quiero decirle a los chicos que hay que seguir adelante y no rendirse nunca, aunque tengamos mil errores. Cuando yo hice mi primer curso de programación todos eran errores, pero aprendí de mis errores.

La perseverancia, la paciencia y la tolerancia al fracaso son para Sofía la clave del aprendizaje y la creación
— Sofía y por qué crees vos que hay chicos de tu edad, o mayores, a los que no se les despierta esa pasión por aprender, por estudiar?

— Sí, está bien que jueguen videojuegos, pero no hay que estar jugando todo el rato. También hay tratar de descubrir las pasiones que uno tiene y esforzarse porque eso es lo que termina siendo realmente entretenido y lo que te llena de alegría. Entonces, tal vez les gusta el deporte, o el conocimiento por algo en especial, pero hay que intentarlo, hay que motivarse y ser perseverante.

Fuente: Infobae

Nota: Diario de cultura

Compartir

Autor