“No busco popularidad, busco ser honesto al cantar”

La clara intención de plasmar su propia personalidad tanguera. Una impronta, una manera de cantar. Permitiéndose en esta aventura la posibilidad de interpretar frases de tangos que son movilizadores. La letra en un tango es un elemento decisivo, pero lo es también la melodía, la cadencia, la personalidad. Y Alejandro Avalos asume el trabajo del intérprete, de lograr una nueva traducción, que pase por uno. Una búsqueda para encontrarle una mirada distinta. Su mirada. Tratando de pasar el mensaje con la mayor emoción posible.
“Sé que Dios me otorgó un talento para cantar, pero había que trabajarlo, pulirlo, mejorarlo, y justamente es un talento que no debo guardarlo, sino compartirlo y transmitirlo. Llegar al corazón de la gente con esas letras profundas y conmovedoras de poetas inmensos. Más allá de la afinación, del caudal de voz, de las cualidades básicas que tiene que tener un cantor, creo que logro conmover. Esa era mi meta. Y para que eso suceda hay que dar siempre lo mejor. No busco popularidad, busco ser honesto al cantar. El tiempo dirá si fue así, si el público me aceptó. Si bien puedo incursionar en otros géneros –Eco del Llano fue su experiencia en el folclore-, me estremece el tango. Mi pasión, mi gran amor, es el tango”, contó el villeguense, radicado en nuestra ciudad desde hace mucho tiempo.
Por estos días Avalos no puede con tanta emoción. Abrazo de tango es su primer disco solista, salido recientemente del horno, por lo que es momento de comenzar a presentarlo en sociedad. “El título remite a una frase que utilizo para saludar a mis amigos, a la gente conocida, y esa es la intención con el disco, abrazar a todos aquellos que lo escuchen. La idea, el sueño de tener algo hecho de manera profesional nació en octubre de 2016. Si bien había hecho anteriormente algunas cositas, nunca había entrado a un estudio de grabación, como sí me pasó ahora. Lo encaré de manera independiente, sin ningún apoyo, bien a pulmón, y ahí radica también la satisfacción. El trabajo se elaboró en La Hoguera Records de nuestra ciudad, mientras la música pertenece a la orquesta de Jorge Dragone, nacido en Villegas como yo pero viviendo hace varias décadas en Buenos Aires. Tiene una extensa trayectoria, ha sido un privilegio muy grande contar con él”, explicó el cantante en diálogo con Lobo Estepario.

21056132_10203481806523258_7152110850999261766_o

Avalos tuvo un paso por el Coral XX de Setiembre, hasta que cierto día se dejó ganar por la música ciudadana, siendo el maestro Alberto Pelizzari quien insistió para que comenzara a transitar ese camino, lo acompañó en sus primeros pasos y le enseñó los secretos. Avalos fue solista de Pelizzari en la Orquesta de Cámara durante más de cuatro años y a comienzos de 2016 decidió buscar nuevas experiencias. La aventura artística parece, a decir de sus palabras, atarlo con lazos indivisibles al tango como si fueran sensaciones recién amanecidas. Música que en el transcurrir del tiempo ha reflejado la vida misma, y así como un repertorio puede hacer también a las vivencias de quien lo interpreta, Avalos hurga en los clásicos que son el elixir existencial de este rito de goce cultural que es el tango. Que ha unido generaciones desde sus orígenes hasta este presente, aún materializándose en realidades diferentes y modos distintos de ver la relación entre música y vida.
“Para mi primer disco seleccioné varios de mis tangos preferidos, aunque obviamente son muchos más los que me gustan. Puse especial atención en la diversidad, es así que hay tangos que son muy bailables como Buscándote (Lalo Scalise), tangos criollos que en el interior gustan mucho porque describen costumbres y paisajes afines a nosotros, por lo que están Fogón de huella (Gallucci-Yaraví) o Tapera (Hugo Gutiérrez-Homero Manzi), o tangos románticos como Por la vuelta (Tinelli-Enrique Cadícamo) o Cosas olvidadas (Antonio Rodio-José María Contursi), pero también hay valses y dos milongas. Considero que es un disco para escuchar y para bailar. Haber podido concretar este sueño significa mucho para mí, y es un desafío. Significa un comienzo, y si bien es mi primera corajeada, quiero poder seguir creciendo, por lo que tengo proyectos para continuar en este camino”, concluyó.

Foto de portada: Adriana Colombo.

Compartir

Autor

Raúl Bertone